Lunes, 04 de septiembre de 2006
El prelado nivariense, Bernardo ?lvarez, reflexion? ayer en su preg?n sobre el sentido religioso de las celebraciones y fiestas y especialmente acerca de la dimensi?n hist?rica y divina de Cristo, que en este municipio est? representada en la imagen tra?da de Madrid en 1661 por el capit?n Tom?s Pereira.


(EL D?A, 4 - IX. Tacoronte) El obispo de la Di?cesis Nivariense, monse?or Bernardo ?lvarez Afonso, pronunci? ayer el preg?n de las Fiestas del Sant?simo Cristo de los Dolores de Tacoronte en la Casa de la Cultura. Un acto que marca el comienzo de las solemnidades de este municipio norte?o y al que asistieron las primeras autoridades civiles y militares de la regi?n y de la provincia, actuando como anfitriones el alcalde, Herm?genes P?rez, y el concejal de Fiestas, Fernando Meneses, quienes destacaron la dimensi?n religiosa de las fiestas y glosaron la figura de Bernardo ?lvarez, quien cumple hoy un a?o de su toma de posesi?n como prelado de Tenerife.

El acto inaugural de las fiestas se complet? con el tradicional taponazo, el concierto de la Banda de M?sica y la degustaci?n de turrones y vinos en la plaza mayor.

El prelado nivariense centr? su discurso en el sentido religioso de las diferentes celebraciones, pero muy especialmente en torno a la personalidad hist?rica y divina de Cristo. Puso de relieve que las Fiestas de Tacoronte giran en torno al culto a la sagrada imagen del Sant?simo Cristo de los Dolores. Una imagen que representa a Cristo, que "aqu? se nos muestra victorioso".

Aludi? al hecho de que el sentido de las fiestas est? ?ntimamente vinculado a las caracter?sticas de la imagen del Cristo que se venera en Tacoronte desde hace 345 a?os, que se representa de mil maneras y cada talla toca un aspecto, y se refiri? al comentario del historiador tinerfe?o Jes?s Hern?ndez Perera en torno a esa imagen que caus? una gran sensaci?n jam?s conocida entre las que llegaron a la Isla en el siglo XVII. Esa imagen lleg? a Tacoronte en 1661 procedente de Madrid de la mano del capit?n Tom?s Pereira, que era recaudador de rentas del rey. Una talla que romp?a con todas las representaciones existentes en la ?poca en el Archipi?lago.

El prelado nivariense se?al?, entre otras cosas, que "sin fiestas no se puede vivir, cuando falta la celebraci?n la vida pierde favor y sentido. La fe y la vida, el culto y la vida se necesitan mutuamente. Hoy se suele decir por personajes p?blicos que la fe y las creencias, la religi?n, son un asunto privado, como si en la vida del ser humano pudiera haber algo que no se exprese p?blicamente"

El obispo a?adi? que "si algo caracteriza y da valor y cimiento a las creencias, o las convicciones es que conforman un modo de entender y organizar la propia vida, as? como la posibilidad de comunicar y compartir con otros sin ninguna limitaci?n eso que uno siente y cree".
Comentarios (0)  | Enviar
Comentarios