Jueves, 07 de septiembre de 2006
Comentario al Evangelio (Lc 5, 33-39) del viernes de la vig?simosegunda semana del Tiempo ordinario, perteneciente el libro "Ens??ame tus caminos" de Guillermo Guti?rrez.


Lo antiguo y lo nuevo. Tambi?n la conducta de Jes?s es-taba sometida a cr?ticas. Porque se hac?a todo a todos y alternaba en banquetes con los pecadores, algunos sufr?an el esc?ndalo asc?tico-doctrinal del ayuno: ?Por qu? no ayuna?
Hay tiempo para todo. Hay tiempo para trabajar y tiempo para descansar, tiempo para re?r y para llorar. Nadie asiste a un banquete para hacer penitencia ni participa en una fiesta para llorar. Mientras Jes?s est? presente es tiempo de fiesta, que es tiempo de alegr?a. Cuando desaparezca habr? llegado el tiempo de luto con llanto y ayuno. De esta manera la Iglesia, que recomienda la penitencia en ciertos tiempos lit?rgicos, celebra en otros la alegr?a de la Navidad o de la Pascua.

A la acusaci?n de no guardar el ayuno pudo preceder un altercado dial?ctico entre los disc?pulos de Jes?s y los del Bautista. Representaban dos concepciones distintas de la espiritualidad, dos humanismos. La asc?tica de Juan representa lo antiguo, la de Jes?s lo nuevo. Un traje nuevo se hace viejo y hay que retirarlo; de manera an?loga no es posible conservar el vino nuevo en odres viejos. Lo f?cil, ense?a Jes?s, es instalarse en la rutina, aunque ?sta sea buena. Lo mejor consiste en la adaptaci?n a las exigencias de cada momento.

Tras estas sencillas comparaciones late una permanente sabidur?a. Jes?s invita a la renovaci?n haciendo ver las incompatibilidades entre lo nuevo y lo viejo, entre los usos antiguos de la Antigua Alianza y la Nueva.

El Vaticano II insisti? en la necesidad de la renovaci?n. Pero el concilio queda ya muy atr?s y hay que verter su esp?ritu de renovaci?n en las nuevas circunstancias cambiantes. Surgen a diario nuevas y es inevitable renacer y renovarse cada d?a, teniendo en cuenta evitar que los parches nuevos desgarren las adquisiciones viejas
Publicado por verdenaranja @ 22:55  | Espiritualidad
Comentarios (0)  | Enviar
Comentarios