Lunes, 11 de septiembre de 2006
10 Sep. 06 (ACI).- El Papa Benedicto XVI asegur? en Baviera que para lograr una coexistencia pac?fica es necesario que cada uno vea a Dios como el centro de todo y de ?nuestras vidas personales?. Record? que la Virgen Mar?a es la mejor maestra en este desaf?o.

Antes de terminar la multitudinaria Eucarist?a que presidi? en Munich, el Pont?fice presidi? el rezo del tradicional ?ngelus dominical.

En su reflexi?n, record? qu? necesario es ? tanto para las vidas de los individuos como para una coexistencia serena y pac?fica con los dem?s- ver a Dios como el centro de todo lo que hay y el centro de nuestras vidas personales?.

En este sentido, record? que el ?ejemplo supremo? de esta actitud es Mar?a. ?En su vida terrenal, ella fue la Mujer que escuch?, la Virgen cuyo coraz?n se abri? a Dios y a los dem?s. Los fieles comprendieron esto desde los primeros siglos del Cristianismo, y por eso acudieron a ella en todas sus necesidades y problemas, implorando su ayuda e intercesi?n ante Dios?.

?Como testimonio de esto, aqu? en nuestra patria Baviera hay cientos de iglesias y santuarios dedicados a Mar?a. Son lugares a los que numerosos peregrinos llegan en todo el a?o, confi?ndose a su amor y preocupaci?n maternal?, indic?.

Asimismo explic? que ?aqu? en Munich, en el coraz?n de la ciudad, se erige el Mariens?ule (Columna de Mar?a), ante el cual, exactamente hace 390 a?os, Baviera fue solemnemente confiado a la protecci?n de la Madre de Dios. Y ayer, en ese mismo lugar, implor? una vez m?s la bendici?n de la Patrona de Baviera para esta ciudad y esta tierra?.

Asimismo, se refiri? a la visita que ma?ana har? la ciudad de Alt?tting, donde tendr? ?el gozo de inaugurar solemnemente la nueva Capilla de la Adoraci?n que, precisamente en ese lujar, es un elocuente signo del papel de Mar?a: ella es y sigue siendo la asistenta del Se?or que nunca se pone como centro, pero que desea guiarnos hacia Dios, para ense?arnos un estilo de vida en el que Dios es reconocido como el centro de todo lo que hay y el centro de nuestras vidas personales?.
Comentarios