Mi?rcoles, 13 de septiembre de 2006
13 Sep. 06 (ACI).- En el quinto d?a de su estad?a en Baviera, el Papa Benedicto XVI se dirigi? a la reci?n renovada Bas?lica de ?Nuestra Se?ora de la Vieja Capilla? de Ratisbona para bendecir el nuevo ?rgano del templo donde resalt? el valor de la m?sica sacra y la necesidad de la activa participaci?n en la liturgia para realizar la comuni?n eclesial y capacitarnos para la transformaci?n del mundo en Cristo.

Basado en las ense?anzas del Concilio Vaticano II, el Santo Padre destac? que tanto la m?sica sacra como el canto ?son m?s que un embellecimiento del culto?, pues ?ellos mismos son parte de la acci?n lit?rgica?. ?La solemne m?sica sacra con coro, el ?rgano, la orquesta y el canto del pueblo no es un agregado que enmarca o hace agradable la Liturgia, sino un importante medio de participaci?n activa en el culto?, dijo.

Al referirse al ?rgano, ?el rey de los instrumentos musicales, porque retoma todos los sonidos de la creaci?n y da resonancia a la plenitud de los sentimientos humanos?, el Pont?fice se?al? que este instrumento es capaz de ?dar resonancia a todas las experiencias de la vida humana? y, trascendi?ndola, ?nos dirige a lo divino?, pues sus ?m?ltiples posibilidades? nos recuerdan ?la inmensidad y la magnificencia de Dios?.

M?s adelante, Benedicto XVI hizo una analog?a entre el instrumento musical y la comunidad eclesial. En aquel, ?los numerosos tubos y registros deben formar una unidad. Si de una parte u otra algo se bloquea, si un tubo est? desentonado, en un primer momento esto es tal vez perceptible solamente a un o?do entrenado. Pero si m?s tubos no est?n bien entonados, entonces se obtienen desentonaciones y la cosa se vuelve insoportable. Tambi?n los tubos de este ?rgano est?n expuestos a cambios de temperatura y a factores de agotamiento?.

?Es esta una imagen de nuestra comunidad?, apunt? el Papa. ?Al igual que una mano experta debe afinar constantemente el ?rgano, tambi?n en la Iglesia, teniendo en cuenta la variedad de dones y carismas, necesitamos encontrar siempre de nuevo, mediante la comuni?n en la fe, la armon?a en la alabanza a Dios y en el amor fraterno. Cuanto m?s nos dejemos transformar por Cristo en la liturgia, tanto m?s seremos capaces de transformar el mundo, irradiando la bondad, la misericordia y el amor de Cristo por los dem?s", explic?.

Finalmente, el Santo Padre expres? su deseo de que cuantos acudan a la Bas?lica, ?experimentando la magnificencia de su arquitectura y su liturgia, enriquecidos por la solemne m?sica y la armon?a de este nuevo ?rgano, sean guiados al gozo de la fe?.

Despu?s del acto de bendici?n, Benedicto XVI se dirigi? en forma privada a la casa de su hermano, Mons. Georg Ratzinger, en la misma ciudad de Ratisbona.

Por la tarde, el Santo Padre visitar? con su hermano el cementerio de Ziegetsdorf, donde est?n sepultados sus padres y su hermana Mar?a, y rezar?n tambi?n en la antigua iglesia de San Jos?. Posteriormente se dirigir? con su hermano a su casa de Pentling.

Para leer el discurso completo del Papa Benedicto XVI, ingrese a: http://www.aciprensa.com/benedictoxvi/viajes/alemania06/documento11.htm
Comentarios