Martes, 26 de septiembre de 2006
Art?culo del periodista Francisco Ayala publicado en "Familia Hospitalaria", REVISTA DE LA CL?NICA SAN JUAN DE DIOS, perteneciente al n?mero 64 y 65, A?O XXII, 2006.

SAN JUAN DE DIOS Y CANARIAS


Cuando los Hermanos de la Orden Hospitalaria llegan a un sitio y se establecen, parece corno si S. Juan de Dios, el fundador, no s?lo los acompa?ara, sino que ?l mismo lo dejara todo hecho antes de marcharse a nuevas fundaciones. Conozco Casas de la Orden en casi toda Espa?a y en parte de Am?rica, desde la Madrile?a de Ciempozuelos hasta Venezuela y Argentina. Todas han nacido de la misma manera, simplemente, a partir de nada material y s?lo con el entusiasmo y la voluntad de un pu?ado de religioso, casi siempre pocos, que inician sus campa?as siguiendo el ejemplo del Fundador, quien, en la Orden, daba la mayor categor?a y encargaba el m?ximo trabajo a los limosneros, a los que les dignifica y les enorgullece pedir limosna para ayudar a los que lo necesitan. Yo recuerdo, de jovencillo, abrir la puerta de mi casa, en la calle Duggi, a los Hermanos, que siempre ven?an con su h?bito y su especie de mochila, para recoger las d?divas. Tambi?n. Tocaban los Hermanos en las puertas de las sociedades y las instituciones oficiales y la respuesta siempre era generosa. Ha sido siempre extender esta obra a todo el Mundo. Curiosamente, la ?ltima vez que el Padre Piles, el superior general, estuvo de visita en la Casa de Tenerife, me cont?, en una entrevista que le hice, que ahora mismo la novedad es haber abierto un nuevo establecimiento de acogida en la parte norte de Siberia, donde m?s fr?o hace y son grandes las necesidades del pueblo. Me supongo a los Hermanos, con gruesos abrigos sobre los h?bitos, pidiendo limosna de habit?culo en habit?culo, que all? deben de ser como los hogares de los esquimales. Y me gustar?a llegar hasta arriba, a tantos kil?metros del mundo conocido, para satisfacer mi curiosidad de comprobar si aquella Casa es como la de Maracaibo, las peruanas de Iquitos, de Lima o de Arequipa y hasta la misma de Ciempozuelos, por estar instalados en esta localidad de Madrid, donde resid?a entonces la sede de la Provincia Sur de la Orden y estar el mayor y m?s sorprendente sanatorio psiqui?trico que he visto en mi viuda. Era entonces responsable de la Provincia nuestro apreciado colaborador, el Padre Fernando Lorente, actual capell?n del Hospital de la Orden en Tenerife. Y es precisamente el P. Fernando el que escribe en el n?mero 63 de la revista "Familia Hospitalaria", en ?l dirige y realiza, donde el Padre Fernando publica un breve texto, con numerosos grabados, que titula "Las Islas Canarias y los Hermanos de S. Juan de Dios", de donde recojo datos de este ladrillo. El n?mero de la revista, que ampara la actividad de los meses septiembre-diciembre, se est? distribuyendo a?n y recoge acontecimientos como la inauguraci?n de los cinco nuevos quir?fanos del Hospital, las Bodas de Oro del hermano Salustiano Rodr?guez, la ordenaci?n episcopal del nuevo prelado nivariense, monse?or Bernardo ?lvarez, y una breve rese?a hist?rica de la llegada de los Hermanos de S, Juan de Dios en la ?ltimas d?cadas del siglo XIX a estas Islas, la obra de los establecimientos que ha fundado en Tenerife y la Ciudad de S. Juan de Dios de Las Palmas con la labor de la lucha contra la poliomelitis, que pr?ctica-mente erradic?. Y de rehabilitaci?n y de ense?anza en Gran Canaria. Recoge la revista tambi?n m?s informaci?n sobre la actualidad cl?nica y art?culos de varios colaboradores.
Francisco Ayala.

Comentarios (0)  | Enviar
Comentarios