Mi?rcoles, 27 de septiembre de 2006

El Padre Antonio se dirige a los Alcaldes y Concejales de las Islas Canarias invitándoles a la bendición de la "Primera Piedra" del Centro para la enfermedad del Alzheimer.


A los Ilustres Señores Alcaldes-Presidentes, e Ilustres Señores Concejales de las Corporaciones de los Excmos. Ayuntamientos de las islas Canarias

A todos mi saludo de Paz y Bien.

El domingo día 29 de octubre de 2006, si Dios quiere, a las cinco de la tarde, el Excmo. Señor Obispo de Tenerife, Don Bernardo Álvarez Alonso, bendecirá la "Primera Piedra", de un edificio emblemático dedicado a Residencia para personas afectadas de la enfermedad del Alzheimer, un Centro de día para los mismos, y a un tiempo, unido a éste, un Centro de Estudio y de Investigación para dicha enfermedad.

Hoy, a una fecha un tanto distante en el tiempo, hemos querido anunciarles esta noticia tan esperada y tan pensada, para que apunten en su agenda este día histórico. Lo hacemos extensivo a tantos Ilustres Señores, y a todos los Cabildos de nuestras Islas Canarias y al Gobierno de Canarias, porque queremos ofrecer esta obra a la Comunidad Autónoma, con las ideas claras de que somos una institución benéfica, sin ánimo de lucro, deseosa de dejar para la historia de Canarias una grandiosa obra nacida de una necesidad palpitante: la atención específica a las personas afectadas por la enfermedad del Alzheimer. Son muchos los que en estos momentos están trabajando actualmente para hacer "algo que pueda beneficiar a estas personas". Lo nuestro es sencillamente, una idea más. También queremos subirnos al barco de los que ya han emprendido este viaje sin retorno.

Queremos sumar fuerzas, y ofrecer este magnífico complejo, con todos los adelantos que existan en estos momentos, para paliar, en parte, este grave problema que nos afecta a todos, porque, al decir el doctor Alayón, todos somos candidatos en potencia a tener esta enfermedad galopante y, de momento, sin curación, y que afecta a la parte más digna del ser humano: su inteligencia, y por tanto, a su libertad.

No somos originales. No somos los primeros. Hemos visitado, personalmente, el arquitecto de la obra, don Fernando Hernández García, el contratista don Miguel González, el doctor Evelio García, el Ilustre Señor Alcalde del Puerto de la Cruz, don Marcos Brito Gutiérrez, donde estará ubicada esta obra y un servidor. Hemos ido en dos ocasiones a visitar el edificio que están terminando de levantar en Vallecas, Madrid, patrocinado por la Fundación Reina Sofía, destinado a los enfermos de Alzheimer y un Centro de Investigación, para dicha enfermedad.

Nos pusimos en contacto desde Tenerife, con el Palacio de la Zarzuela. Hemos de dar las gracias infinitas a todos los responsables de esa bonita obra. Nos han abierto las puertas y nos han tratado con mucho cariño, facilitándonos todos los conocimientos y criterios y la filosofía que han utilizado a la hora de realizar esta obra. Muchas gracias, pues, a las personas con quienes hemos contactado en la Zarzuela, empezando por el Excmo. Señor don Alberto Aza Arias, y luego, el arquitecto e ingenieros que están ejecutando las obras. No han visto en nosotros unos copiadores de ideas, ni una competencia. Han querido sencillamente ayudarnos, y no han guardado ningún secreto profesional, como haría un envidioso. Al contrario, nos hemos encontrado con personas responsables de la Fundación Reina Sofía que han creído en nuestra obra, sabedores que la obra que están haciendo en Vallecas, no es suficiente para todos los casos que existen. Y aquí, estamos muy lejos de Madrid.

Es por tanto nuestro deseo de invitarles también a ellos, en su día, a ver esta obra que nace con vocación de obra de nuestras Islas Canarias; pero con proyección Europea. Estamos en contacto con investigadores procedentes de la Universidad de Lobayna, de Lyon, de Londres y de nuestra Universidad de La Laguna, y abiertos a cuantos investigadores, científicos, catedráticos de cualquier lugar del planeta, que quieran tomar parte en este proyecto.

Está claro que nosotros no somos, ni mucho menos, la solución a este doloroso problema, ni queremos acaparar todos los recursos, ni pretendemos conseguir que alberguemos en este nuestro edificio todos los enfermos de nuestras islas. Somos simplemente, una "pequeña gota de agua" de ese gran océano que será en los próximos años esta enfermedad.

No estoy solo en este empeño, ni pretendo ser protagonista de nada. Alguien tenía que empezar a mover la primera ficha. La suerte está ya echada. Llevamos más de un año dándole vueltas a esta idea y dando pasos hacia delante. He medido mis fuerzas; pero son tantas y tantas las personas que me empujan, que sería un pecado grande contra Dios y contra la historia el que yo, por comodidad, o por no querer complicarme la vida, o por la inseguridad a los posibles recursos que necesitamos para llevar a cabo y mantener esta obra, que, de momento es sólo un proyecto, me parara. "En mi cabeza", ya está la obra con gente dentro y trabajando con mucha ilusión, un grupo de jóvenes investigadores que aporten, su ciencia en beneficio de toda la humanidad.

¿Qué tenemos en estos momentos?

1°.- Un terreno de cerca de 96.000 m2 en un lugar privilegiado de nuestras Islas Canarias por su clima, en Las Dehesas del Puerto de la Cruz, rodeado de platanera. Un lugar tranquilo, sin ruidos, con una atmósfera limpia, sin chimeneas industriales, separado de la carretera general y cerca de los Centros Hospitalarios, Bellevue y Tamaragua. A cuatro minutos del Servicio de las ambulancias medicalizadas del 112. Tenemos en nuestro terreno un lugar ya elegido para un helipuerto. Estamos ubicados casi a la misma distancia, entre el Hospital Universitario o el Hospital de La Candelaria y el futuro Hospital del Norte.

2°.- Hemos constituido una nueva Fundación "hija" de la Fundación Canaria Hogar Santa Rita, denominada "Fundación Canaria para el Alzheimer Santa Leonor y Santa Rita": formada por un numeroso grupo de fundadores llenos de ilusión y de entusiasmo, a quienes ni yo mismo puedo parar. Es una Fundación que nace completamente viva y que ha comenzado a moverse ya.

3°.- Cuento con el respaldo de nuestro Señor Obispo don Bernardo Alvarez, que me prometió rogar a la Virgen de Candelaria en la Santa Misa del día 15 de agosto para que me ayude. Ya hemos recibido su bendición y la confirmación para bendecir la "Primera Piedra" el 29 de octubre de 2006.

4°. Nos sentimos apoyados "moralmente", de momento, por todas las Autoridades actuales del gobierno, Cabildo y Ayuntamiento del Puerto de la Cruz, donde estamos situados y en donde se levanta esta obra: don Adán Martín, don Ricardo Melchior, don José Manuel Bermúdez, don Paulino Rivero, doña Cristina Valido, don Marcos Brito, entre otros.

5°. Nos sentimos especialmente ayudados por Dios y su providencia, ya que ha decidido que continuemos vivos, en estos momentos. He aprendido del doctor Martín Luter King, que "si supiera que mañana se me acaba la vida, aún hoy plantaría un árbol". Por eso quiero utilizar mi vida hasta el mismo momento en que el Padre quiera concedérmela, o también yo quede incapacitado por esta enfermedad, llamada "Alzheimer". Por eso hemos querido poner en circulación una nueva edición de "Los cheques del Cielo" que ha sido el medio a través del cual, nuestro maravilloso Dios tanto nos ha ayudado, fundamentándonos en que Dios es bueno y, por tanto, ha hecho buenos a los hombres.

6°.- También hemos puesto en circulación esa manera tradicional, con que tantas Fundaciones o Asociaciones benéficas han funcionado, que son las cuotas voluntarias de los "Socios Protectores". Son diferentes las maneras que tenemos los hombres, para dejar huellas bonitas en nuestro paso por el planeta tierra, colaborando en la construcción de un mundo mejor y una vida más bella. ¡Ay de aquel que nunca hizo nada, ni colaboró en nada, ni puso el hombro en nada, ni se comprometió con nada, ni con nadie! ¡Qué pena de persona! Qué lamentable que "sólo haya ocupado un lugar en el espacio" como cualquier cuerpo sólido, Por eso hoy. en esta carta, le invitamos a que se suba a nuestro barco, a realizar esta aventura, que, sin embargo, sabemos cuál es su destino, un destino final hermosísimo y reservado para usted, que es sin duda una joya de persona. He repetido muchas veces, que yo creo en la persona y que detrás de cualquier cargo está una persona. Y que ese cargo funciona en una dirección u otra dependiendo de la persona que lo ostente. Todo lo material, lo tenemos un día que dejar: dinero, casa, joyas y hasta el reloj de pulsera. Sólo nos llevaremos con nosotros todo el bien que hayamos hecho y las facturas que no hayamos cobrado en este Mundo. También, un día, hemos de dejar el cargo de responsabilidad que ahora mismo tenemos y otro ocupará nuestro sillón. Valgámonos de nuestra influencia actual para dejar algo digno a la posteridad. Busquemos el bien común. No le importe a usted, que sea un sacerdote el que le está invitando, Qué más da. Soy sencillamente un canario que ama a su tierra, a su gente y en definitiva a todo ser humano. Sea de donde sea. Yo me siento un ciudadano del Mundo. Hasta ahora sobradamente he recibido más que lo que he dado.

Por último, hemos de dar gracias, a las empresas "Corona e Hijo", en el desmonte, y a la empresa "Jumisa", constructora, que nunca nos han agobiado, que tantas facilidades siempre nos han dado, poniendo unos precios muy especiales para nosotros. Gracias don Paco, Gracias Miguel y Juan, Gracias a tantos proveedores, difícil de enumerar, los que siempre han tenido y tienen una consideración excepcional con nosotros y también a esa multitud de bienhechores que siempre han estado ahí apoyando, cuyos nombres el buen Dios conoce, aunque sea el Padre Antonio quien aparezca en pantalla.

Sin darnos cuenta estamos, en estos momentos, escribiendo una gloriosa página para la historia de la humanidad. Ya tenemos el desmonte hecho, y todo listo en cuestión de permisos, proyecto visado, la empresa que va a ejecutar la obra y un equipo increíble de voluntarios para que el día 29 de octubre de 2006 a las cinco de la tarde, en el terreno de la Fundación Canaria Hogar Santa Rita II en Las Dehesas, el Señor Obispo don Bernardo Alvarez, bendiga la "Primera Piedra". Ya no hay vuelta atrás. El cronómetro ya se ha puesto en marcha. Invitamos a esa solemne "Bendición histórica" a todas las autoridades del Gobierno de Canarias, los Cabildos y Ayuntamientos de nuestra provincia y aún de la provincia hermana de Gran Canaria.

Finalmente, hemos decidido visitar personalmente para hablar de este proyecto para el Alzheimer, y los posibles convenios con todos los Ilustres Señores Alcaldes-Presidentes de los diferentes Ayuntamientos de Tenerife, en principio, que por supuesto, tengan a bien el recibirnos.

Le esperamos. Reserve este día en su agenda: nunca mire, quien es el que dijo algo. sino más bien qué es lo que dijo. No tenga en cuenta quien hace esto u otro, fíjese más bien en qué es lo que hace, aquella o aquellas otras personas.

En Las Dehesas, Puerto de la Cruz,.
Antonio María Hernández Hernández


Comentarios (0)  | Enviar
Comentarios