Mi?rcoles, 27 de septiembre de 2006
Colocamos a continuaci?n la carta del Padre Antonio Mar?a, Presidente de la Fundaci?n Santa Rita de El Puerto de la Cruz, perteneciente a los menes Julio-Agosto, publicada en la Revista "Como las Abejas".

Querido amigo Te?filo:

Serenamente y con mucho respeto he le?do y rele?do tu carta. Es realmente una terrible historia. Mucho m?s dif?cil de vivirla que de contarla. Me he quedado, pasmado, sin saber, ni qu? decir, ni c?mo arrancar. ?Ser? posible que haya tanta ingratitud? ?C?mo es posible que se olviden tan pronto, todo el bien que les has hecho! ?Qu? puedo decirte yo! Est? claro, que no puedes quedarte estancado, ni abatido, ni que pares el reloj de tu vida. La vida contin?a en el mejor de los sentidos. Tienes que levantarte desde las cenizas.
T? siempre has sido un luchador. En otros tiempos, antes de conocer a tu esposa, tampoco ten?as nada y t? comenzaste desde "cero", hasta tener varios negocios, gracias, tambi?n quiz? a la pericia de tu esposa, que era una negociante nata. Quiz? es verdad lo que dijiste acerca de tus sobrinos, que cre?as que con dinero lo solucionabas todo y descuidaste su amistad. Siempre ocupado en los negocios, no reservaste un tiempo para conversar "de nada" con tu familia y realmente, ve?an en ti como un "productor de dinero" y nada m?s. Sin darte cuenta, te dejaste manipular y tu cre?as que te quer?an. Es lamentable tener que decirte que ya es tarde.
Es evidente que no te quieren, ni les importa que t? est?s arruinado y lo mismo que pasa con tus sobrinos, te pasa con tus famosos "amigos". La vida real es muy fuerte y uno no acaba de aprender a pesar de los patinazos que nos damos. Ahora. por lo menos, has descubierto las consecuencias de los "amores interesados" y t? que presum?as precisamente de tener "muchos amigos" y de ser una persona muy importante y muy admirada. ?Mira a d?nde ha ido a parar todo! ?Qu? desilusi?n! ?Verdad? Ha quedado totalmente desmantelado todo el tinglado de tus relaciones personales y resulta que no hab?a nada debajo. Todo era pura fantas?a y se ha desvanecido como las "burbujas de jab?n".
Pero t? naciste para grandes cosas y no te puedes quedar ah?, parado, acoquinado. Tu no eres de esa clase de gente, T? est?s hecho de un material especial y te levantar?s, seguro, desde la nada. No te quedes ah? con los brazos cruzados, como si se hubiera parado ya el reloj de tu vida. T? a?n eres joven y te sobran rejos para recomenzar, sabiendo ahora, con quien cuentas: "con nadie", digo mal, cuentas con la ayuda de Dios. que, por cierto, apenas lo mencionas, como si no existiera o estuviera al margen de tus problemas. Apenas mencionas un poco de la peque?a llama de fe que a?n te queda y recibida de la buena de tu madre. Parece que Dios est? ausente de tu vida.
Tienes que recobrar tu fe de ni?o, aquella fe tan bonita de tu "Primera Comuni?n". Demuestra que eres capaz de salir adelante, que tienes br?o para ello, aunque est?s desencantado y te sientas defraudado de tu propia familia. Tienes que recuperarte y levantarte sobre dos pilares s?lidos. Cuenta con Dios aunque te parezca que no existe, y con tus propias cualidades. Ati nunca se te han "ca?do los anillos", para meterle mano, a lo que sea. No tengas miedo a las rizas burlonas.
Me gustar?a, mi amigo Te?filo, que no les des el gusto a todos aquellos que, aunque no te lo digan, puede ser que hasta se alegren de tu desgracia. As? es la vida en este "valle de l?grimas", mi buen amigo. Puede ser que cuando le levantes y empieces a crecer econ?micamente, vuelvan a aparecer en escena todos aquellos que ahora han desaparecido y hasta te dir?n, que han sentido mucho lo que te ha pasado; pero que "no quer?an molestarte" y que prefer?an "no interrumpir tu dolor" por la desaparici?n de tu esposa y mil cosas m?s y volver?n a aparecer "los aduladores" si se huelen que otra vez te van bien las cosas. Todo esto es as?, aunque te huela a f?tido o a perros muertos. ?rboles m?s grandes han ca?do. No eres t? ni el primero, ni el ?ltimo en pasar por tantas humillaciones. Tranquilo. El tiempo va borrando lo malos momentos. T?, mira para adelante, aunque te caigan las l?grimas y est?s tragando muchos nudos.
Pienso que ahora has de tener mucho cuidado, para saber d?nde pones tus pies, para caminar por tierra firme. Pienso que has de avanzar lentamente, sin prisas, en silencio, escarmentado de tantos palos recibidos y quiz? un tanto desconfiado de los nuevos "amigos" que ir?n apareciendo. Ahora, ya sabes a qu? atenerte. Plant?ate bien tu vida. Piensa qu? vas a hacer y a d?nde quieres llegar, y con quien puedes contar, si es que puedes contar con alguien.
Venga, empieza ya, a vivir tu fe en Dios, que tienes un tanto apagada. Tienes que sacudir la apat?a y saber que todav?a puedes hacer grandes cosas. La vida "es bella", aunque encierre tantos sinsabores. Hay que caminar, sin perder el paso, aunque caminemos con las piernas temblando y casi "cay?ndonos o cojeando". Lo importa es que acertemos a estar en el camino verdadero. T? no haz venido a este planeta por casualidad, ni por fatalidad, ni tampoco puedes ver como una desgracia lo que te ha pasado con tu esposa, y a?n el mismo fracaso en tus negocios, y el desamor de tu misma familia y la desilusi?n de tantos que t? cre?as que eran amigos tuyos, y resultaron ser "amigos de los que t? ten?as'. Que todo esto te sirva para escarmentar y no fiarte tanto de tu poder econ?mico, ni de tu val?a personal, ni de tu prestigio de empresario renombrado. Todo esto es fugaz. Porque, ya ves, a d?nde ha ido todo a parar. Ojal? todo esto te sirva tambi?n para acercarte m?s a Dios, que lo tenias un tanto marginado y confiabas mucho en ti y en tus negocios. T? te cre?as que ese "chollo" no se te iba a acabar nunca.
Te hab?as construido la casa de tu felicidad pensando mucho en tu familia y con tus antiguos amigos; pero era una casa levantada sobre la arena y cuando ha llegado la tempestad, se ha reducido todo a ruinas y no ha quedado "piedra sobre piedra". ?Qu? cruel y desconcertante es la vida! ?Verdad? Tienes que ir poco a poco, paso a paso; pero no vayas deprisa, no sea que des un paso para adelante y dos para atr?s. Debes de estar preparado para lo que se te viene encima. No te importe pasar por la humildad de un arruinado ?qu? mas da! Lo que importa es el ahora. Empieza sin amigos, con las puertas de los bancos cerradas. Es curioso. Los bancos que antes a?n te conced?an p?lizas de cr?dito millonarias, a?n sin aval, ahora no te prestan ni un euro.
Me cuentas que el otro d?a, el banco, por hacer una operaci?n que dur? solo cinco d?as te cobraron mil cien euros. Rabiando te pareci? una verdadera estafa y exclamaste: esta es una de las consecuencias de ser un desgraciado. Antes entrabas en las entidades bancarias y todos te saludaban con una sonrisa y efusivamente y el Director siempre estaba listo para recibirte y ahora ni pidiendo audiencia, te hacen caso.
Esos, son amigo Te?filo, los contrastes de la vida y Dios ha permitido esta prueba tan dura, para que te des cuenta que "don dinero", "do?a influencia", "do?a persona de negocios" y "don cargo p?blico", son "aves de paso", que hoy est?n y ma?ana desaparecen.
Sin embargo, mi amigo Te?filo, aunque ya me haya alargado un poco. no puedo pasar por alto otros fallos gordos, que has cometido en lo que me cuentas. Acu?rdate, mi querido amigo, las palabras que el ?ngel le dijo a la Magdalena y acompa?antes cuando fueron al cementerio y vieron el sepulcro de Jes?s vac?o. "No busquen entre los muertos al que est? vivo". Me has hablado de dos personas importantes para ti y que idolatrabas cuando estaban vivos en este mundo. Se trata de tu esposa y de tu Santa madre, que ambas, "retornaron" a la Casa de Padre Dios, en el Cielo.
Apelo, pues, a ese hilito de fe, que a?n te une al buen Dios. Sin m?s te afirmo con contundencia que tanto tu madre como tu esposa, ambas reconocidas como buenas personas ante Dios y ante el pueblo, est?n vivas. No han muerto. Sencillamente han "retornado", han vuelto a la casa de Padre Dios, desde donde un d?a salieron para venir al planeta Tierra a cumplir su misi?n. Acaso cuando tu hablas con un Santo, d?gase por ejemplo con Santa Rita, ?Hablas con una muerta? Pues, con esa misma fe, aunque ninguna de las dos est?n canonizadas por la Iglesia, debes hablar con ellas. Puedes estar seguro que son dos de los grandes aliados que tienes en ese lugar que est? por encima de las estrellas: el Cielo. S?. El Cielo aunque a tantos no le suene a nada.
Tu madre y tu esposa eran dos personas muy religiosas, que no perd?an nunca su misa y su comuni?n y a mi modesto modo de entender, tu esposa, con esa dolorosa y larga enfermedad que le llev? al sepulcro, creo que tuvo suficiente purgatorio en la Tierra y lo mismo tu madre que aunque nunca estuvo enferma, al final en pocos d?as un c?ncer en el p?ncreas, y sin perder nunca su conocimiento, pas? de este mundo al otro.
Entonces c?mo me hablas t? de muertas. si es que creemos en las palabras que un d?a dijo Jes?s a todos: "el que crea en m? aunque haya muerto vivir? para siempre". Yo personalmente hablo mucho con mi madre y ya hace m?s de veinte a?os que parti? de este Mundo rumbo a Casa del Padre, donde creo firmemente que est?. Y cr?eme, mi buen Te?filo, que a?n no estoy loco, y de momento. no estoy afectado por la enfermedad del Alzheimer. Rehace, pues, tu vida. Pon en grande y encuadernadas las fotos m?s bonitas de estos seres queridos y col?calas en sitios visibles para ti, para que te ayuden a recordarlas. vivas, como realmente est?n y veras cu?nto te van a ayudar. Te lo digo por experiencia . Adelante, pues, que tu fe en Dios salga m?s reforzada. A sonre?r de nuevo, que todav?a t? puedes hacer mucho bien. aunque sea escarmentado. Est?s vivo, mi amigo Te?filo. Esto es se?al de que Dios te sigue queriendo y que adem?s cuenta contigo. A Dios. Ya seguiremos conversando del tema, m?s adelante.

Antonio Mar?a Hern?ndez Hern?ndez
Publicado por verdenaranja @ 15:36  | Cartas a Te?filo
Comentarios (0)  | Enviar
Comentarios