Lunes, 02 de octubre de 2006
1 de Octubre

(ACI).- Miles de peregrinos rezaron el ?ngelus Dominical con el Papa Benedicto XVI, quien desde su residencia en Castelgandolfo invit? a los fieles a rezar en familia el Rosario, oraci?n del cristiano que avanza en el peregrinaje de la fe.
En la introducci?n a la oraci?n mariana el Papa se detuvo en ?dos aspectos que, en la comunidad eclesial, caracterizan? el mes de octubre: ?la oraci?n del Rosario y el compromiso por las misiones?.
Haciendo referencia a la pr?xima celebraci?n de la fiesta de la Virgen del Rosario, afirm? que era como si ?la Virgen nos invitase a redescubrir la belleza de esta oraci?n, tan simple y tan profunda?.
Record? tambi?n al Siervo de Dios Juan Pablo II, quien fue ?un gran ap?stol del Rosario: lo recordamos de rodillas con la corona entre las manos, sumergido en la contemplaci?n de Cristo, como ?l mismo invit? a hacer con la Carta apost?lica Rosariun Virginia Mariae?.

El Papa defini? el Rosario como ?oraci?n contemplativa y cristoc?ntrica, inseparable de la meditaci?n de la Sagrada Escritura. Es la oraci?n del cristiano que avanza en el peregrinaje de la fe, en el seguimiento de Jes?s, precedido por Mar?a?.
Asimismo, manifest? el deseo que se recite ?el Rosario durante este mes en familia, en las comunidades y en las parroquias por las intenciones del Papa, por las misiones de la Iglesia y por la paz en el mundo?.
?La misi?n de la Iglesia ?prosigui? el Pont?fice- es la prolongaci?n de la misi?n de Cristo: llevar a todos el amor de Dios, anunci?ndolo con las palabras y con el concreto testimonio de la caridad?.
Citando las Palabras de San Pablo: ?El amor de Cristo nos impulsa? pidi? que ?cada cristiano pueda hacer propias estas palabras, en la gozosa experiencia de ser misionero del Amor ah? donde la Providencia lo ha puesto, con humildad y valor, sirviendo al pr?ximo sin segundos fines y tomando de la oraci?n la fuerza de la caridad alegre y operosa?.
Finalmente record? que junto a San Francisco Javier, la patrona universal de las misiones es ?Santa Teresa del Ni?o Jes?s, que ha indicado como v?a ?simple? a la santidad el abandono confiado en el amor de Dios?.
A continuaci?n el Pont?fice salud? en diversas lenguas a los presentes y concluy? impartiendo su Bendici?n Apost?lica.
Comentarios