Lunes, 02 de octubre de 2006
Testimonio de ?ngela de la Comunidad "Nuovi Orizzonti"


?ngela



Hace poco tiempo, el Padre Ljubo me pregunto si estaba dispuesta a compartirles mi historia. Y les puedo garantizar que no es f?cil. Pero cuando se experimenta el amor de Dios, se aprende que no se puede guardar para uno mismo. Yo llevo 10 a?os viviendo esta forma de amor. Llevando el amor a quienes no conocen el amor de Dios. La comunidad nace en 1984 de Chiara Amirante, que comienza a llevar la palabra de Dios a los puntos de muerte de la ciudad de Roma. Tantos j?venes que no conoc?an la palabra de Dios le ped?an "Clara s?canos de este infierno".
Yo llevo 10 a?os, tengo 38 a?os y cuando entr? a la comunidad no cre?a absolutamente en Dios. Cre?a que los sacerdotes y las religiosas se hac?an sacerdotes y religiosas por la falta de trabajo. Ve?a una Iglesia que solo daba reglas. Una Iglesia que prohib?a todo. Pero hab?a una pregunta que me hacia: "Si es verdad que Dios es amor, por qu? en el mundo hay sufrimiento?". Y con el sufrimiento tuve contacto apenas nac?. Porque mi papa y mi mama me abandonaron en un hospital reci?n nacida. Viv? mis primeros 6 a?os de vida en un orfanato. Dos meses despu?s de mi adopci?n el instituto fue clausurado por maltrato a menores. Yo hab?a conocido todo menos el amor. Y cuando un ni?o no conoce el amor es dif?cil que de adulto sepa dar amor. Crec? rebelde. En la escuela era instrumento de santificaci?n para los profesores. Un d?a iba a la escuela y dos me suspend?an.
A los 18 anos eres mayor de edad en Italia, asi que me fui de casa. Pude hacerlo porque ten?a un trabajo, una ocupaci?n. Yo soy una ex chef internacional de cocina. Comenc? a trabajar en Italia y el resto de Europa. El dinero empez? a ser el Dios de mi vida. Entre m?s tenia, mas quer?a tener. Pero a fin de mes no quedaba nada. Todo lo que pertenece al mundo de la afectividad era un desastre. Ten?a novios en base a la estaci?n del a?o. Por lo tanto, ten?a un novio para la estaci?n invernal y otro para el verano. Y me dec?a, por lo pronto yo el coraz?n no lo meto. Pero cada vez era una herida m?s que dejaba al coraz?n muy lastimado.
Finalmente me enamoro de una persona que todas las madres de familia so?ar?an para su propia hija, inteligente, bueno, perfecto. Pero ten?a un peque?o defecto: era un cat?lico, un cat?lico convencido. Y empez? a hablarme de Dios. Y le dije: "Escucha Luca las relaciones de 3 no funcionan, somos tu y yo y punto. Dios debe estar fuera". El fingi? seguirme la corriente. Despu?s de 2 a?os, una noche viene a mi casa y me dice: escucha ?ngela habl? con mi padre espiritual porque tengo intenci?n de casarme contigo. Yo lo observ? un poco perpleja pero por un solo motivo, porque no sabia qu? era un padre espiritual. Y le respond?: "Vamos al registro de la ciudad, una cita, dos firmas y estamos casados". Y me dijo: "No para mi es importante el sacramento del matrimonio. Nos dan la posibilidad de efectuar un matrimonio mixto donde tu declares ser no creyente pero yo puedo casarme contigo dentro de la Iglesia". Entonces mi siguiente pregunta fue: "Y esto cuanto cuesta?". "Nada". Por lo tanto pens?, no cuesta nada, la imagen no la pierdo, puedo hacerlo. Puse una condici?n: "Tu organiza la boda".
El comenz? a organizar la boda, pero de repente se enferma, se enferma gravemente... Despu?s de una serie de an?lisis, nos dicen que debido a una transfusi?n de sangre hab?a contra?do el HIV, tenia SIDA, sentencia ni un a?o de vida. Y ah? entro en contacto con la primera verdad de mi vida. Porque yo con el dinero hasta ese d?a hab?a comprado todo y a todos. Pero una sola cosa no pod?a comprar y esta era la vida. Y para mi fue una derrota. Luca parti? para el para?so 4 d?as antes del matrimonio. Y ah? se me derrumba el mundo? Recuerdo la tarde del funeral, yo estaba en una playa y dije: "Dios si tu existes yo te destruyo, pero si tu no existes pasare mi vida dici?ndole al mundo que no existes". Y ah? comenz? mi guerra con Dios.
Primero me acerqu? a varias filosof?as. Todo lo que era la New Age y Reiki. Pero no encontraba nada de la presencia de Dios. Hasta que un d?a una colega de trabajo me dijo que tal vez necesitaba ir a psicoterapia. Pens?: he probado todo, pruebo tambi?n esto. Y comenc? a ir un d?a a la semana, dos d?as, tres d?as, cuatro veces por semana. La psicoterapia se convirti? en mi droga. No tenia la facultad de decidir nada de mi vida. Poco despu?s la doctora me dice: sabes, ?ngela, tal vez necesites hipnosis porque tenemos que entrar a lo m?s profundo de tus heridas. Le dije que si. Desafortunadamente no estaba en grado de tomar ninguna decisi?n.
Desafortunadamente esta doctora era una sacerdotisa de una de las sectas sat?nicas m?s importantes de Italia. Ah? pasare dos a?os de mi vida. Dos a?os que me llevaron a perder mi dignidad de mujer, mi dignidad de ser humano. Solo el poder, solo el tener. Llegue a alcanzar la muerte del alma. La noche de Navidad de hace 10 a?os, durante un rito, me dicen que hay una ciudad en Italia en la que puedo ir yo como l?der, pero me dicen que tengo que demostrar mi pertenencia, mi afiliaci?n. Y me dicen: "En Roma hay una joven, de nombre Chiara, que ha fundado hace poco tiempo una comunidad. Esta muy protegida por la Iglesia y para nosotros es un obst?culo. Si tu verdaderamente quieres pertenecer a nosotros y tener el poder, debes hacer una cosa: destruye Nuovi Orizzonti y mata a Chiara". Y acept?.
Parto para Roma la noche del 5 de Enero. Eran las 8 de la noche y Chiara estaba cenando. Toque la puerta de la comunidad. Estaba segura de aquello que har?a. Chiara cuenta siempre que en ese momento en su coraz?n escucho la voz de Maria que le dec?a: "Abre tu la puerta que es una hija m?a que tiene una gran necesidad". Chiara se levant? y abri? la puerta y cuando abri? la puerta hizo una sola cosa. Me abraz? y me dijo: "Finalmente estas en casa". Es el abrazo que cambia mi vida. Un abrazo indeleble que lleg? a mi coraz?n. Chiara me llevo a su recamara y hablamos un poco. Le entregu? el arma y le dije: "Chiara para mi ya no hay esperanza". Y me respondi?: "Si. Si hay esperanza porque el amor ha vencido a la muerte. Porque un hijo dio la vida por ti. Y Jes?s te ama". Le dije: "Chiara yo los conozco. Tengo pocos minutos. Ellos me mataran a mi y te mataran a ti". "No ?ngela, no lo har?n. Porque Maria te quiso en esta casa".
Llamaron a un sacerdote pues obviamente la primera cosa por hacer era una buena confesi?n. Debido a las actividades en las que estaba involucrada no me pudieron dar la absoluci?n inmediatamente. Escribieron a la Santa Sede, a la Doctrina de la fe, mi historia. Y un cierto cardenal Ratzinger en pocos d?as respondi?: "Hoy la Iglesia esta de fiesta porque un Hijo ha regresado a casa". Con un permiso muy especial la noche del 27 de Enero, en la capilla de las hermanas de la Madre Teresa en Roma, pude recibir la comuni?n, pude consagrar mi coraz?n al Coraz?n Inmaculado de Maria, y pude hacer votos de pobreza, obediencia, castidad y la alegr?a de Cristo Resucitado. Y ah? comenz? mi camino. Mi camino de sanacion. Donde ninguno hab?a conseguido sanar ciertas heridas, solamente el amor de Jes?s.
Pero hab?a todav?a una herida que no hab?a podido sanar, y era la falta de una madre? porque me faltaba? Me faltaba cuando en Navidad todas la madres telefonaban y yo no recib?a una llamada. Y entonces un d?a Chiara me env?a a abrir un centro de ayuda a la vida. Un centro para j?venes madres y menores en riesgo. Me fui con el entusiasmo de abrir una casa. Pero despu?s de poco tiempo, empec? a recoger un grito de dolor. Madres que hab?an dado a luz en c?rceles, que no sab?an leer ni escribir, hab?an firmado ciertos documentos y una vez dado a luz el ni?o, les era arrebatado. Y entonces me dec?an: "sabes, hoy tendr?a un hijo, pero est? en alguna parte, tiene 8 a?os, nunca lo he visto". Comenc? a recoger el grito de dolor de mujeres que hab?an abortado y me dec?an: "Sabes hoy tendr?a un hijo pero lo asesin?".
Por la noche cuando llegaba frente a Jes?s para entregarle todo este dolor. Empec? a escuchar una cosa en mi coraz?n: "?ngela, si hoy tu existes es porque tu madre dijo s? a la vida". Cuando se experimenta la misericordia de Dios, la primera cosa que se aprende es a no juzgar. Y yo no ten?a ning?n derecho de juzgar a mi madre. Porque si una madre llega a abandonar a un hijo es porque hay un gran dolor.
La ley italiana permite obtener informaci?n del propio origen. Encontr? a mi madre. Comenz? a telefonearme y un d?a me sugiri? conocernos personalmente. El 2 de Junio de 2004 part? para la ciudad donde ella viv?a para encontrarla. Y hab?a dos partes de m?. Estaba la parte humana que dec?a finalmente podr? llamar a alguien mam?. Pero hab?a una parte operativa que me dec?a ?ngela no sabes qu? puedes encontrar all?. Mi error es que venci? la parte humana. Pero el hombre propone y Dios dispone? porque pocos minutos despu?s de encontrarnos, con una mirada que yo no le deseo ni a mi peor enemigo me dijo: "Tu para mi no has existido hasta ahora, no existes hoy, sal de mi vida". Yo no s? qu? siente una madre cuando un hijo dice no al amor, pero les puedo decir lo que siente un hijo cuando una madre le dice no al amor?
Fue un gran dolor, regrese a Roma con Chiara y le dije: "Pero yo qu? le hecho de malo a Jes?s, trabajo para ?l, por qu? no me puede ayudar?" y Chira me respondi? con una frase de Santa Teresa de ?vila a mi pregunta de por qu? Jes?s me trata asi, me contest?: "Sabes ?ngela a sus amigos los trata asi". Y Santa Teresa hab?a respondido: "ahora entiendo por qu? tienes tan pocos amigos"?
Chiara me dijo: "escucha ?ngela tienes 20 d?as de vacaciones, hay un lugar al que puedes ir. Este lugar es Medjugorje, toma tus vacaciones y ve all?". Era el periodo del aniversario. Y pens?: yo a Medjugorje no voy. Mejor me pagas las vacaciones a Croacia que tiene un mar estupendo y un d?a voy a Medjugorje. Pero yo no voy a ir a meterme en las piedras, las colinas, el calor... Y ella me dijo: "te recuerdo que tienes un voto de pobreza y un voto de obediencia. Y tanto por obediencia vas a Medjugorje". Asi que vine a Medjugorje.
Llego a Medjugorje. Y me daban pena los peregrinos. Porque dec?a: al menos ellos podr?an ir al mar y no van. Yo estoy obligada a estar aqu?. Los primeros 10 d?as no quise saber de nada. El onceavo d?a, cerca de la tienda verde, pasa la vidente Marija me saluda y me invita a una aparici?n. Y de golpe, ri?ndome, le contesto: "escucha Marija la Virgen tiene que venir a m? porque yo no me muevo". Me observ? un poco sorprendida y me dice: "de todas formas vienes".
Era al d?a siguiente en el Oasis de la Paz, estaba lleno de gente. Yo llego a las 6:20 p.m. y hab?a gente que llevaba 2 o 3 horas esperando. Y yo dec?a: para qu? llegar tan temprano, de todas formas no la veo. Llego al Oasis, pasa Marija, me toma por el brazo y me lleva con ella dentro de la capilla del Oasis. Y empieza la aparici?n. Me hizo arrodillarme, ella estaba al lado de m?. Yo ve?a a todos los peregrinos, y dec?a: "?qu? buenos, como rezan!", pero mi coraz?n estaba cerrado.
Por otro lado pensaba, no se pod?a estar al lado a un personaje como Marija y no verse afectado. De repente la observaba y ve?a que mov?a sus labios de vez en cuando, y en ese momento ?saben cu?l era mi preocupaci?n? ?Pero ella con la Virgen habla en italiano o en croata?. 15 d?as despu?s le hice esta pregunta y me dijo que hablaba en croata.
Pero en cierto momento sucedi? una cosa, y se lo dice la persona m?s racional que existe. Empec? a sentir un calor en el cuerpo, era un calor que me envolv?a, era como si algo me abrazara, pero lo m?s incre?ble era como si fuera un transplante de coraz?n y subrayo la palabra transplante porque no era un coraz?n reparado, era un coraz?n nuevo?
Termina la aparici?n, y yo continuaba repiti?ndome, ?ngela no ha pasado nada. Y entre m?s lo dec?a mejor me sent?a. Marija se levanta e hizo lo que hace siempre, explica lo que ha sucedido. Delante a todos dice: "He presentado a la Virgen todas las intenciones de oraci?n, la Virgen ha orado por ustedes, los ha bendecido" y despu?s delante a todos me observa y me dice: "La Virgen hace suyo el dolor que llevas, pero a partir de hoy s?lo Ella ser? tu Madre".
Marija de mi historia no sabia absolutamente nada. Sal? de la capilla, Marija me toma por el brazo y nos vamos a casa. Y a?n sin convencerme le hago una pregunta: ?Marija, estabas ah?, t? en la capilla me viste? y ella sonriendo me respondi?: "yo no pero la Virgen s?". Y desde aquel d?a he sentido a Maria en mi vida.
He descubierto que cada vez que tengo el rosario en las manos es Maria quien me toma de la mano. Aquella tarde aprend? otra cosa, que era cierto que hasta ese d?a hab?a trabajado para Dios. Pero que Maria quer?a que trabajara con Dios. Y otra cosa bell?sima es que si yo quer?a llegar a ser santa, deber?a tomar a Maria como modelo de santidad. Y para un car?cter como el m?o no era f?cil. No era f?cil vivir la obediencia de Maria. No era f?cil vivir la humildad de Maria. No era f?cil vivir el silencio de Maria. El silencio de Maria bajo la cruz. Maria estaba bajo la cruz.
Fue una experiencia bell?sima. Porque descubr? que el dolor, puede ser transformado en amor por la humanidad. Cuando el Padre Ljubo me llam?, a trav?s de Chiara, porque si hoy yo les hablo es porque me han autorizado a hacerlo, me imagino en el para?so. Me imagino la Sant?sima Trinidad, con Maria, y los santos. ?Cuantos se est?n formando en este momento!
Porque si aquella tarde yo dije que Dios no existe, despu?s de 12 a?os puedo decirles que Dios existe. Por 8 a?os, viv? en el silencio. Viv? escondida. Pero hace 2 a?os, durante un capitulo general de la familia salesiana, Chiara y otras personas importantes me pidieron contar mi historia. Al principio tuve miedo. Pero cuando aprendes que la vida no te pertenece a ti, que la vida es un regalo..., hice este pacto con Jes?s: "Jes?s te ruego, si mi vida, mi historia, sirve a un solo joven a encontrar tu misericordia, dar? mi vida por esto".
Queridos J?venes: no tengan miedo al sufrimiento. El sufrimiento existe. El mundo nos ense?a que no existe. El mundo nos ense?a a cubrir el sufrimiento. Pero Jes?s nos ha ense?ado a vivirlo con ?l. Lo que tiene clavado a Jes?s a la cruz no son los clavos sino el amor especial que tiene por cada uno de nosotros? Les ruego, como dec?a San Francisco, no permitan que el amor de los amores no sea amado. Llevemos el amor de Dios a todo el mundo. La Madre Teresa dec?a: somos gotas en el mar, pero tantas gotas hacen un oc?ano.
Queridos J?venes: como dec?a San Pedro, yo no tengo oro ni plata. Queridos J?venes: todo lo que tengo me llega de la Providencia, ni siquiera este rosario, me lo han dado. Queridos J?venes: yo no tengo nada. A diferencia de San Pedro, yo no hago milagros. Pero les puedo decir una cosa: que hay un Dios que ha dado la vida. Que hay un Dios que nos ama. Que debemos experimentar la alegr?a. La alegr?a de Cristo resucitado. Ese pedazo de pan que nosotros adoramos, ese pedazo de pan con el que nos nutrimos. Ah? est? realmente el cuerpo de Jes?s. Y lo digo con un gran dolor, porque los satanistas creen m?s que nosotros que ah? est? el cuerpo de Jes?s. Nosotros tenemos que empezar a creer. Tenemos que empezar a vivir a Jes?s. San Pablo dec?a, no soy yo quien vivo, es Jes?s quien vive en m?.
Entonces j?venes, ya saben donde est? la verdadera libertad. Est? en una sola palabra, la verdadera libertad est? en la obediencia. Y lo repito, no escapen al sufrimiento. Ll?venlo con Jes?s, y entonces ese sufrimiento se transformar? en amor. Me despido con una frase de Edith Stein. Cuando Edith Stein se convirti? le preguntaron: ?por qu? te convertiste a la religi?n cat?lica? Y ella respondi?: "Porque busqu? el amor y encontr? a Jes?s".





Comentarios (0)  | Enviar
Comentarios