Martes, 03 de octubre de 2006
2 octubre 2006 ZENIT publica el mensaje que ha enviado el cardenal Tarcisio Bertone, secretario de Estado, a los participantes en el Encuentro Continental de Pastoral Mariana que se celebr? en M?xico del 27 de septiembre al 1 de octubre.


A los participantes en el Encuentro Continental de Pastoral Mariana

Con ocasi?n de la celebraci?n del Congreso Continental de Pastoral Mariana que tiene lugar en la Ciudad de M?xico, me es grato transmitir el cordial saludo de Su Santidad Benedicto XVI a cuantos participan en ?l con el prop?sito de fomentar la devoci?n mariana en los pa?ses de Latinoam?rica y El Caribe, para que ello redunde en una toma de conciencia m?s profunda de lo que significa ser verdaderos disc?pulos de Cristo y testigos de su Evangelio.

Esas queridas tierras est?n sembradas de insignes santuarios y lugares dedicados a la Sant?sima Virgen Mar?a, bajo diversas advocaciones, meta de multitudes que acuden en peregrinaci?n para manifestar su afecto, implorar su ayuda y consuelo en las dificultades de la vida o sentir m?s de cerca su protecci?n en las vicisitudes personales, familiares y sociales. Mar?a est? ciertamente muy dentro del coraz?n de las gentes de cualquier condici?n y esto es una muestra del profundo sentido religioso, al que la Iglesia est? llamada a prestar una especial atenci?n pastoral.

A la devoci?n mariana se une tambi?n el arte con que Mar?a ha guiado y contin?a guiando a todos sus hijos hacia Jes?s, como cuando en las Bodas de Can? dijo a los siervos abatidos que recurrieron ella: ?Haced lo que ?l les diga? (Jn 2, 5). Es como una pedagog?a de la fe en Cristo impregnada de dulzura, del ?ntimo conocimiento de Jes?s y de la naturaleza humana, as? como de la propia y particular?sima misi?n que ella tiene en el plan divino de salvaci?n. Por ello, la Sant?sima Virgen, la que ?ha cre?do? (cf. Lc 1, 45) y ha seguido con total entrega y fidelidad los pasos de su Hijo y de la incipiente Iglesia, ha sido llamada ?Estrella de la Nueva Evangelizaci?n? por su capacidad de atraer, orientar y animar a cuantos desean conocer a Jes?s y ser fieles disc?pulos suyos en la tarea de hacer crecer el Reino de Dios.

Con estos sentimientos, el Santo Padre se une a la fervorosa invocaci?n a nuestra Madre del cielo para que contin?e velando por todos sus hijos en Am?rica Latina y El Caribe, e interceda para que ese Encuentro Continental produzca abundantes frutos, a la vez que imparte de coraz?n a todos los congresistas la Bendici?n Apost?lica.

Vaticano, 26 de septiembre de 2006.

Cardenal Tarcisio Bertone
Secretario de Estado de Su Santidad

[Texto original en espa?ol]
Comentarios