Mi?rcoles, 04 de octubre de 2006
Comentario al Evangelio, Lc 9,51-56, del martes de la Vig?simosexta Semana del Tiempo Ordinario, publicado en el libro ?Ens??ame tus caminos? de Guillermo Guti?rrez

El rechazo de Dios. La inhospitalidad de los samaritana es mucho m?s que un episodio local. Rivalidades ancestrales enfrent ban a jud?os y samaritanos en mala vecindad. Con hostilidad ya cont ban, sin duda, Jes?s y los suyos a su paso por la regi?n, pero la cosa d: bi? revestir caracteres tan hirientemente despectivos que encendi? c?lera de los ?Hijos del trueno? que ped?an rayos de fuego contra elle
La perspectiva del tiempo ampl?a los horizontes de este episodio 1e cal. Jes?s echa en cara a los vengativos disc?pulos no conocer el esp?ri por el que se deben regir. Y los samaritanos hostiles ignoran qu? es que en realidad rechazan, quiz? una de las grandes oportunidades de vida. Al rechazar a Jes?s dejan pasar de largo a Dios y sin Dios todo cat?strofe. Jes?s sigue su ruta a Jerusal?n para morir por todos, tambi? por los samaritanos que le rechazan.
Queda condenado el uso de m?todos violentos. La violencia se e~ tiende como respuesta al mal con el mal. El evangelio invita a una s peraci?n de las reacciones primarias: el mal se vence con la pr?cticad bien, el error con la verdad, el odio con el amor. La no-violencia no p de identificarse con la inhibici?n, que es desentenderse o retirarse de lucha, en tanto que el evangelio es partidario de un compromiso activ+ vencer el mal con la pr?ctica del bien. El mal provoca reacciones de m: la violencia engendra violencia. Al igual que el fatalismo, la violen nace y se desarrolla en mentes pobladas de pocas ideas fijas, que se pr tenden defender violentamente a falta de argumentos. No es signo superioridad. Es un signo de sinraz?n.
M. L. King escribi? su ?Dec?logo de la no-violencia? cuyo primerp cepto pide: ?Reflexionar cada d?a sobre las ense?anzas y vida de Jes?s`
El octavo precepto propone: ?Dominarme contra toda manifest ci?n de violencia de los pu?os, de la lengua y del coraz?n?.
Publicado por verdenaranja @ 10:50  | Espiritualidad
Comentarios (0)  | Enviar
Comentarios