Viernes, 06 de octubre de 2006

El ayuntamiento ha sufragado este aparato por un importe de 41.000 euros, lo que permitirá que no se deterioren los valiosos fondos que posee el centro como, por ejemplo, la partida de José de Anchieta. Según la alcaldesa, Ana Oramas, es un archivo importante para conocer mejor la historia de las Islas Canarias.


(EL DÍA, 6 - X.D.BARBUZANO. La Laguna) La alcaldesa de La Laguna, Ana Oramas, y el obispo de Tenerife, Bernardo Álvarez, visitaron ayer el Archivo Histórico Diocesano de Tenerife, con motivo de la dotación del centro de un moderno climatizador, que le ha costado al consistorio 41.000 euros y garantizará la conservación de cara al futuro de los valiosos documentos que se conservan y que datan desde el siglo XVI. En la visita también estuvieron presentes la concejal de Patrimonio Histórico y del Plan Especial de Protección del Casco, Julia Dorta, y el director del archivo, Miguel Ángel Navarro Mederos.

El gerente de la empresa encargada de la instalación del climatizador, Jaime García de Haro, explicó que el aparato controla las condiciones de temperatura y humedad (21 y 60 grados, respectivamente) de las diversas estancias donde se custodian los fondos más importantes del archivo.

El obispo de la Diócesis de Tenerife, Bernardo Álvarez, destacó que "el archivo técnicamente está muy bien instalado, siendo utilizado por unas 140 personas al mes por parte de investigadores y toda clase de ciudadanos. El archivo está haciendo un gran servicio público, guardando y protegiendo un importante patrimonio documental de la Isla". También se refirió a la "iniciativa, sensibilidad e inquietud" del anterior obispo, Felipe Fernández, a la hora de restaurar y ampliar la antigua casa donde hoy se ubica el Archivo Diocesano de Tenerife.

La alcaldesa, Ana Oramas, dijo que el Archivo Diocesano y el Archivo Histórico Municipal de La Laguna "son los archivos más importantes de Canarias". Con respecto a su contenido, destacó la conservación de documentos de la valía de la partida de nacimiento del beato José de Anchieta, los planos de los conventos de Santa Catalina y Santa Clara, o los documentos sobre repartición de tierras o partidas de nacimiento, de gran interés, según añadió, "para conocer mejor la historia no sólo de las Islas Canarias sino, además, de América".

Para la mejor conservación de la documentación, Oramas señaló que en su día el ayuntamiento colaboró en la restauración de la casa que ocupa el archivo, de la que resaltó su sofisticado sistema contraincendios, lo que, según informó, "nos dio tranquilidad el día en que se quemó el Obispado, ya que sabíamos que si el fuego se hubiese extendido la documentación estaba a salvo no sólo por los medios para luchar contra el fuego, sino por encontrarse los legajos dentro de una sala de hormigón armado perfectamente aislada del exterior.

Una mujer ejemplar

En el recorrido por el archivo, la sorpresa vino dada ante la presencia de una mujer de 81 años llamada Rosario García que, cansada de estar sola en su casa de Santa Úrsula y gracias al párroco de su pueblo, se siente muy útil limpiando las páginas de los antiguos legajos. "Me encuentro -dijo- muy contenta y satisfecha al quitarle el polvo que tienen estos documentos. Los mayores no deben encerrarse en sus hogares, sino salir a la calle, ya que todavía somos útiles a la sociedad".

El Archivo Histórico Diocesano conserva documentación generada por la Diócesis Nivariense entre los siglos XIX y XX y la documentación anterior, correspondiente a las cuatro islas de la citada diócesis que fue transferida desde Gran Canaria con motivo de la erección del Obispado de Tenerife en 1819. Comprende 1.589 unidades de instalación, formadas por 59.568 unidades documentales implementadas en la base de datos del archivo.

Los documentos provienen de fondos como, por ejemplo, los de la Diócesis Canariense, obispo García Ximénez, obispo Fray Albino, obispo Bartolomé García Ximénez, Sociedad Benéfica La Caridad de La Orotava, Escuela Universitaria de Formación del Profesorado María Auxiliadora de Santa Cruz de Tenerife, Propagación de la Fe, capilla del antiguo Hospital del Tórax, Padre Flores, Casa de Ejercicios de Santa Cruz de Tenerife y Seminario Diocesano, que han sido donados para su conservación, o una importante colección microfilmada de registros sacramentales de las parroquias de la Diócesis, de consulta restringida y previa cita.

La antigüedad de los documentos se remonta al año 1530, como es el caso de los que provienen de la antigua iglesia de Los Remedios de La Laguna.

La alcaldesa, Ana Oramas, propuso hacer en el Archivo Diocesano exposiciones temáticas, dado el interés que despiertan en la población.


Comentarios (0)  | Enviar
Comentarios