Viernes, 06 de octubre de 2006
Ante la llegada constante a nuestras costas de tantas personas procedentes del Continente Africano y el fallecimiento de tantas otras en su intento de alcanzarlas, los responsables del Area de Pastoral Social de la Di?cesis de Tenerife, valoramos los pronunciamientos de nuestro Obispo y de los distintos Organismos Diocesanos sobre este tema, as? como las actuaciones de nuestras Parroquias en esta l?nea y ofrecemos, a toda la Comunidad Diocesana, las siguientes aportaciones con el fin ayudarnos a tomar una postura que quiere ser coherente con nuestra fe en Jesucristo.

ALGUNAS CONSIDERACIONES PREVIAS:

? Ante la situaci?n de tantas personas que lo arriesgan todo, incluso la vida, para conseguir mejorar su vida, tenemos que acercarnos "descalzos", porque toda realidad humana es sagrada.
? No podemos pensar, hablar ni afirmar nada acerca de esta realidad, desde la simplicidad o el desconocimiento de la misma y de las causas que la han motivado.
? El fen?meno de las migraciones no es nuevo, tampoco en Canarias, ni desaparecer?. La situaci?n de pobreza extrema en que viven los habitantes de Africa subsahariana es la causa ?ltima de los movimientos migratorios desde este Continente hacia Europa.
? El Pueblo de Dios experiment?, en su propia historia, tener que migrar a otras tierras para mejorar sus condiciones de vida. El Se?or nos manifiesta c?mo nos debemos comportar con los "forasteros"."No molestar?s ni oprimir?s al emigrante porque ustedes fueron emigrantes en Egipto" (Ex 22,20)
? La Doctrina Social de la Iglesia es clara y contundente en este sentido. Defiende el derecho que tiene toda persona a disponer de unas condiciones para vivir con dignidad en su propia tierra, sin tener que emigrar y, tambi?n, el derecho a emigrar.
? La Iglesia siempre ha estado presente junto a las personas y a los pueblos empobrecidos contribuyendo a su desarrollo integral.
LA REALIDAD ACTUAL NOS INVITA A LOS CAT?LICOS A TOMAR CONCIENCIA Y A UNA NUEVA FORMA DE VIVIR Y DE RESPONDER:
? Es necesario "ponernos en el lugar de los que se arriesgan a emprender la marcha hacia el Norte", intentando comprender sus derechos y sus razones, sin defender nuestra posici?n privilegiada que nos parece que se ve amenazada.
? Hacer una lectura creyente de esta realidad, vi?ndola como una llamada del Se?or.
? Orar intensamente al Se?or para que ilumine las conciencias y la inteligencia, moviendo los corazones de los responsables inmediatos de gestionar estos hechos con justicia.
? Ser creativos a la hora de buscar-ofrecer posibilidades y de abrir oportunidades para compartir los huecos existentes, tanto en Canarias, como en el resto del Estado Espa?ol y en Europa, acogiendo, integrando y posibilitando una vida m?s digna a los que llegan.
Respetar la ley fundamental de la Creaci?n: "el destino universal de los bienes creados", siendo conscientes de que los recursos naturales mundiales son escasos.
? Cambiar nuestro estilo de vida, consumiendo menos, de modo m?s responsable, compartiendo solidariamente nuestros bienes.
Ser conscientes de que la soluci?n real a medio y largo plazo de esta situaci?n es un cambio en las reglas del comercio internacional "global".
? Promover que se tomen medidas adecuadas que contribuyan a la desaparici?n de las causas que generan la desigualdad.
? Comprometernos en la defensa y en la promoci?n de los "Derechos Humanos" y sociales de todas las personas, con la misma fuerza, sean del pa?s que sean.
? Buscar y utilizar medios adecuados que nos ayuden a ser coherentes con las exigencias del Evangelio en este tema.

La Laguna a 25 de septiembre de 2006
Comentarios