S?bado, 07 de octubre de 2006
JUSTICIA Y PAZ

REFLEXI?N ORACI?N ANTE LA INMIGRACI?N DE ?FRICA EN CAYUCOS A NUESTRAS COSTAS


INTRODUCCI?N

A la compleja realidad de hombres y mujeres, incluso ni?os, que arriesgan todo incluso su vida por un sue?o, un sue?o parecido al sue?o de Dios: sentarse a la fiesta, compartir los bienes, mejorar la vida, ?VIVIR!, nos plantea muchos interrogantes como personas humanas y como cristianos:

- ?Qu? mueve a una persona a pagar m?s de 1000 ? para jugarse la vida en una patera o en un cayuco, dejando todo y buscando un futuro incierto?
- ?Merece la pena arriesgar todo para vivir con tantas dificultades?
- ?Es cierto todo io que nos dicen los medios de comunicaci?n sobre la inmigraci?n?
?Los que llegan en esas circunstancias son delincuentes, sucios, no respetan unas leyes justas? ?Por qu? no esperan a conseguir los papeles para venir?
?Por qu? muchas mujeres ejercen la prostituci?n?...
?Cu?ntos dejan su vida en el trayecto?....

Ante esta realidad, tenemos que acercarnos descalzos, despojados de estereotipos y prejuicios preconcebidos. Tenemos que acercarnos con un respeto sumo a las personas, sin enjuiciarlas porque to9da realidad humana es tierra sagrada. No podemos pensar, hablar, afirmar... desde la simplicidad y el desconocimiento.

Antes de continuar, vamos a hacer silencio, pidiendo al Se?or que nos ayude a descalzarnos, a despojarnos de nuestras ideas, de nuestras seguridades e inseguridades, para acercarnos a esta realidad desde su mirada. iQu? El nos ayude a ponernos unas gafas nuevas para intuir cu?l es su mirada y acercarnos a esta realidad con ella, no con la visi?n que nos da el sistema socio econ?mico con sus intereses que nos tiene atrapados.


MINUTOS DE SILENCIO

Canto:

1. ?QU? CONOZCO y QU? PIENSO?

Comunicaci?n de experiencias (por parte de alg?n inmigrante Comentarios

? Proclamaci?n de Jerem?as 9,22-23

"No se glor?e el sabio en su saber, no se glor?e el soldado de su valor, no se glor?e el rico de sus riqueza; quien quiera gloriarse que se glor?e de esto de conocer y comprender que soy el Se?or, que en la tierra establece la lealtad, el derecho y la justicia y se complace en ello?.

NOTICIAS: INSENSIBILIDAD

La actuaci?n de Jes?s con los leprosos es muy reveladora. En realidad, las fuentes no hablan propiamente de ?curaciones?. Los leprosos no le piden que los cure, sino que los ?limpie?: que los libere de esa barrera que los excluye de una convivencia digna con los dem?s. Y Jes?s act?a siempre de la misma manera: se compadece de su sufrimiento, extiende su mano, los toca y los libera de la exclusi?n.

El gesto de Jes?s es intencionado. No est? pensando s?lo en la curaci?n del enfermo. Su actuaci?n es una llamada a toda la sociedad. Hay que construir la vida de otra manera: los leprosos pueden ser tocados, los excluidos han de ser acogidos. No hemos de mirarlos con miedo sino con compasi?n. Como los mira Dios.

Lo peor que hay en estos momentos en el mundo es la indiferencia de los pa?ses ricos ante el sufrimiento de los pueblos excluidos de una convivencia digna. ?La indiferencia ante el sufrimiento hace m?s da?o que la violencia que causa sufrimiento?.

Nos da miedo el mundo violento que estamos generando. Nos inquieta la llegada imparable de los inmigrantes. Nos asusta la ?rebeli?n de los pobres?. Pero es nuestra insensibilidad ante el hambre y la impotencia de tantos millones de seres humanos la que hace posible que su sufrimiento siga avanzando lentamente hacia la violencia.

Nos creemos ?civilizados?, ?dem?cratas?, ?honestos? y no s? cu?ntas cosas m?s porque no somos violentos y terroristas, pero con nuestra insensibilidad ante el sufrimiento de los hambrientos estamos sembrando como nadie el germen de una violencia imprevisible.

Nosotros vamos a lo nuestro. Nos preocupa la peste aviar, pero no las cien mil personas que mueren cada d?a a causa del hambre. Es normal. Las aves nos pueden contagiar, pero los hambrientos mueren en silencio, excluidos de la Gran Sociedad. No son un peligro para nadie.

? Otro mundo es posible ?. As? reza el lema de Manos Unidas para la Campa?a contra el Hambre en el Mundo. Es cierto. Pero depende de que crezca nuestra sensibilidad ante los que sufren.

2. ?QUE DIGO Y QU? HAGO?:

Monici?n

Est? muy claro en la Sagrada Escritura la experiencia del pueblo de Dios de ser migrante y los criterios que debemos tener para la acogida a los forasteros. S?lo recogemos ahora un texto de Juan Pablo II, a este respecto, de su Mensaje para la Jornada Mundial de las Migraciones de 2004. Aqu? aparecen algunos de los criterios que debemos tener en cuenta, tanto para definirnos, cuando hablamos, como para nuestro modo de actuar. Juan Pablo II afirma que "existe el derecho a emigrar y el derecho a no emigrar"

? Derecho a no emigrar:

?crear condiciones concretas de paz, en lo que concierne a los emigrantes y refugiados, significa comprometerse seriamente para salvaguardar ante todo el derecho a no emigrar, es decir, a vivir en paz y dignidad en la propia patria?.
?Gracias a una atenta administraci?n local y nacional, a un comercio m?s equitativo, a una solidaria cooperaci?n internacional, hay que ofrecer a todo pa?s la posibilidad de asegurar a sus habitantes, adem?s de la libertad de expresi?n y de movimiento, la posibilidad de satisfacer sus necesidades fundamentales?

El Papa mencion? ?la comida, la salud, el trabajo, la casa, la educaci?n, sin las cuales mucha gente se ve en la obligaci?n de emigrar por la fuerza?.

? Derecho a emigrar:

?existe tambi?n el derecho a emigrar?. ?El fundamento de este derecho es el destino universal de los bienes de este mundo?. Cita Enc?clica Mater et magistra, #30 y 33.

?Corresponde obviamente a los gobiernos reglamentar los flujos migratorios en el pleno respeto de la dignidad de las personas y de las necesidades de sus familias, teniendo en cuenta las exigencias de las sociedades que acogen a los inmigrantes?

Monici?n:

Ante la dificultad que supone enfrentarnos ante una realidad nueva no podemos perder de vista que no hemos sido llamados porque tengamos, en nuestras manos la fuerza y la capacidad para cambiar las cosas. La Palabra de Dios en la carta de San Pablo a los Corintios nos interpela:

"Observen, hermanos, quienes han sido llamados; no muchos sabios en lo humano, no muchos poderosos, no muchos nobles; antes bien, Dios ha elegido a los locos del mundo para humillar a los sabios, Dios ha elegido a los d?biles del mundo para humillar a los fuertes, a los plebeyos y despreciados del mundo, ha elegido Dios, a los que nada son, para anular a los que son algo. Y as? nadie podr? engre?rse frente a Dios. Gracias a El ustedes son de Jes?s, el Mes?as, que se ha convertido para ustedes en sabidur?a de Dios, en justicia, y consagraci?n y rescate".

- Silencio
- peticiones espont?neas
- Canto: HOMBRES NUEVOS


3. ?QU? PROPONGO?

a) Aportaci?n de propuestas que vemos como posibles compromisos personales y comunitarios ante el tema.

b) Del Comunicado de Justicia y Paz en la Asamblea Europea a celebrar este mes en Belfast

? En primer lugar, es necesario "ponernos en el lugar de los que se arriesgan a emprender la marcha hacia el Norte" y responder a la pregunta: ?qu? har?a yo de estar en su lugar?, intentando comprender sus derechos y sus razones. Y no "defender nuestra posici?n privilegiada que nos parece que se ve amenazada". Es preciso reforzar la empat?a.
? Ser creativos a la hora de buscar y ofrecer posibilidades y de forzar oportunidades para compartir los huecos existentes, tanto en Canarias, con en el resto del Estado Espa?ol y en Europa, y para forzar la creaci?n de otros nuevos huecos donde se pueda acoger, integrar y posibilitar una vida m?s digna a los que llegan.
? Para respetar la ley fundamental de la creaci?n: "el destino universal de los bienes creados", debemos tomar conciencia de que los recursos naturales mundiales son escasos para que todos los habitantes del Planeta consuman al ritmo de los que vivimos en el Norte. Esto nos llevar? a un cambio de estilo de vida, consumiendo menos y de modo m?s responsable.
? Que cuando manifestamos que asumimos y nos comprometemos con la Declaraci?n Universal de los Derechos Humanos", no sea s?lo para los ciudadanos de nuestro Estado. 5er coherentes en la defensa de estos "Derechos" y de los derechos sociales es comprometernos en que sean respetados y promovidos para todos los ciudadano, porque decimos que son "universales".
? Denunciar las causas de tanta injusticia. Apostar, intuir, buscar alternativas creativas y, a la vez, realistas a las situaciones cercanas de atentado a los Derechos Humanos que experimentamos, sin perder de vista las causas profundas que generan estas situaciones y su dimensi?n global. Sin caer en la contradicci?n, personal y socialmente, de colaborar, primero, con nuestro modo de vivir y con nuestros razonamientos para que la pobreza aumente y luego tranquilizarnos colaborando para resolver los casos cercanos.

4. ORACI?N COMUNITARIA

(Podemos elegir la que mejor responda a las personas que est?n. Terminar con el rezo del Padrenuestro con las manos cogidas)

? POEMA: El hombre que se parece a ti Ren? philambe (Camer?n) 1942

He llamado a tu puerta. He llamado a tu coraz?n. En busca de una buena cama. En busca de un buen fuego. ?por qu? me rechazos? , ??breme, hermano!.

?Por qu? me preguntas si soy de ?frica, si soy de Am?rica, si soy de Asia, si soy de Europa? ??breme, hermano!.

?por qu? me preguntas por la longitud de mi nariz, el tama?o de mi boca, el color de mi piel, y el nombre de mis dioses?. ??breme, hermano!.

Yo no soy negro, Yo no soy rojo, Yo no soy amarillo, Yo no soy blanco, Yo solo soy un hombre, una mujer, un ni?o. ??breme, hermano! ?breme tu puerta, ?breme tu coraz?n,

Porque soy una persona humana,
El hombre, la mujer de todos los tiempos, de todos los cielos, que se parece a ti.

? Bienaventuranzas de la tolerancia

DICHOSO quien sabe mirar a los otros con los ojos de un amigo, y acoge a cada persona sin prejuicios de cultura, religi?n o raza.
DICHOSO quien se empe?a en vivir en armon?a con sus familiares, vecinos, compa?eros, extranjeros, superando las inevitables dificultades propias de las relaciones humanas

DICHOSO quien no guarda rencor, no da importancia a palabras y gestos desagradables, y no obliga a otros a vivir seg?n sus criterios.

DICHOSO quien comunica con dulzura, escucha las razones de los dem?s, sobre todo, la de los mas d?biles.

DICHOSO quien es tolerante consigo mismo y convive serenamente con sus propias limitaciones y con las de los dem?s.

DICHOSO quien estimula al bien, para construir un mundo en el que cada uno pueda sentirse a gusto.
DICHOSO quien acoge el valor de las diferencias que caracterizan a cada hombre y cada mujer de nuestro planeta, porque esas diferencias muestran el "Nombre" con el que Dios llama a cada uno de nosotros.

DICHOSO quien cultiva en su coraz?n un sue?o que, dejando salir los colores de nuestra diversidad, ver? aparecer en el cielo un gran arcoiris, en se?al de fraternidad y de paz, que vestir? de luz y de fiesta al mundo.

? Oraci?n trinitaria por los derechos humanos

Padre de todos: te damos gracias porque todos, mujeres, hombres y ni?os, nacemos libres e iguales en dignidad y derechos. Ay?danos a vivir en tu presencia como hermanos y hermanas.

Se?or Jes?s: llegaste entre nosotros como uno m?s y no te aceptamos. Todav?a hoy, en muchos pa?ses, a multitud de nuestros hermanos y hermanas se les niegan sus derechos humanos. T? sigues siendo crucificado en ellos. Perd?nanos y s?lvanos.

Esp?ritu Santo: luz de nuestros corazones, ven y ens??anos la sabidur?a que nace de nuestra dignidad de hijos e hijas de Dios. Danos poder para crear un mundo donde quepamos todos. Ya que nacemos seres libres, haz que permanezcamos libres hasta que retornemos a ti. Te lo pedimos por Jesucristo Nuestro Se?or. AMEN.
Publicado por verdenaranja @ 0:54  | Liturgia
Comentarios (0)  | Enviar
Comentarios