Martes, 10 de octubre de 2006
EN LA PERSONA DE MONS. J. P. FOLEY

Le?do por Mons. Enrique Planas 10/10/2006

SECRETAR?A DE ESTADO

Vaticano, 28 de septiembre de 2006



Se?or Arzobispo:

1. Me complace transmitir el cordial saludo de Su Santidad Benedicto XVI a los participantes en el Congreso Mundial de Televisiones Cat?licas, que se celebra en Los Negrales, Madrid, del 10 al 13 de octubre, organizado por el Consejo Pontificio para las Comunicaciones Sociales, con la generosa colaboraci?n de la archidi?cesis de Madrid. Este saludo se hace extensivo a quienes lo siguen por Internet y otros medios de comunicaci?n social. Su objetivo es favorecer el encuentro, el di?logo y la cooperaci?n entre las numerosas entidades eclesiales que producen o emiten programas televisivos en diversas partes del mundo. Sean ellas grandes o peque?as, casi todas est?n haciendo un gran esfuerzo para mantenerse activas y eficientes, tratando de cumplir su misi?n de comunicar el Evangelio y sus valores con el lenguaje audiovisual de nuestro tiempo.

2. El medio televisivo llega a un incalculable n?mero de personas, culturas y naciones, que se ven unidas por el lenguaje audiovisual. Actualmente se da una mayor posibilidad de crear instituciones capaces de difundir sus productos a trav?s de las nuevas redes de comunicaci?n. Todo ello ?fruto de la maravillosa creatividad del ser humano (cf. Decr. Inter mirifica, 1)? debe aprovecharse como una importante ocasi?n para defender la dignidad de cada persona, promover la paz, la solidaridad, la unidad y la comuni?n en el conjunto de la familia humana. A este respecto, el amado Papa Juan Pablo II impuls? a la Iglesia en esta direcci?n con su Carta apost?lica El r?pido desarrollo (24 de enero 2005), que se ha escogido como lema del presente Congreso.

Este encuentro es en s? mismo un signo de la oportunidad de dicha Carta, y se ofrece como una ocasi?n muy propicia para el di?logo interpersonal, el conocimiento directo entre participantes de todo el mundo que, unidos en una misma comuni?n eclesial, se esfuerzan por responder a los desaf?os que la sociedad contempor?nea plantea a los disc?pulos de Cristo. Esa experiencia viva de la comuni?n en el Se?or y con los Pastores de la grey es el fundamento de todas las formas de cooperaci?n y servicios comunes que puedan impulsarse a partir de este Congreso.

3. La Iglesia se plantea ahora no ya si debe usar los medios de comunicaci?n, sino c?mo hacerlo para cumplir mejor y fielmente el mandato misionero de Cristo y ser as? sol?cita en sus respuestas a los retos y necesidades del tiempo actual. La multiplicidad de iniciativas, en tantas de las cuales se evidencia un impulso del Esp?ritu Santo, aconseja ahora una mayor colaboraci?n entre ellas y un verdadero esfuerzo por elevar su calidad profesional, de modo que se facilite un di?logo m?s vivo entre la Iglesia y el mundo. A este respecto, cada instituci?n aporta elementos peculiares al conjunto de la voz cat?lica en el mundo medi?tico. Es necesaria, pues, una gran unidad entre la Santa Sede y los Episcopados para animar y sostener estas instituciones televisivas ?y las que surjan en el futuro?, orient?ndolas de modo que sean fieles a su identidad cat?lica y conserven a la vez la diversidad de estilos, sensibilidades y caracter?sticas culturales propias. En este cometido se ha de favorecer una continua renovaci?n pastoral y un cambio de mentalidad (cf. El r?pido desarrollo, 7), que se apoya en una profunda confianza en el Se?or, vivo y presente en su Iglesia en todos los momentos de la Historia.

4. La labor pastoral de la Iglesia, que busca ante todo el trato directo y el bien de las personas concretas que encuentra en su camino, debe ser complementada y reforzada a trav?s de una presencia capilar y arm?nica en los medios de comunicaci?n social. ?stos presentan y propagan modelos de cultura y estilos de vida, inciden poderosamente en las preferencias y opiniones de las personas y los grupos, as? como en las tomas de decisiones en los diversos ?mbitos. En este sentido, las nuevas formas de comunicaci?n en red ofrecen un marco muy favorable para una participaci?n m?s activa del p?blico en el conjunto de los medios, fomentan la inclusi?n de los sectores menos favorecidos y se adaptan de un modo particular a la experiencia de comuni?n que est? en el coraz?n mismo de la Iglesia. Por ello, es necesario impulsar, sin temor a la tecnolog?a, con esperanza y fe intr?pidas, una presencia alegre, creativa y profesional en la televisi?n. Hemos de ser cooperadores de la verdad para ofrecer as? la Buena Nueva del Se?or en los m?ltiples formatos del lenguaje audiovisual, dando tambi?n testimonio de la belleza de la Creaci?n.

Al confiar a la poderosa intercesi?n de la Virgen Mar?a, Estrella de la Nueva Evangelizaci?n y de Santa Clara, Patrona de la Televisi?n, el buen desarrollo de este Congreso, con la esperanza de obtener abundantes frutos para la vida de la Iglesia y del mundo, el Santo Padre imparte complacido a todos los congresistas la implorada Bendici?n Apost?lica.

Cardenal Tarcisio Bertone
Secretario de Estado de Su Santidad

(Congreso Mudial de Televisiones Cat?licas)
Comentarios