Martes, 17 de octubre de 2006
Art?culo publicado en el Programa de Semana Santa de 1989 en la iglesia de San Marcos de Ycod de los Vinos, Tenerife, escrito por el investigador e historiador Eduardo Espinosa de los Monteros y Moas.


"ORIJEN Y COLOCASION DE
LA STA. IMAGEN DE ANGUSTIAS"



Por Eduardo Espinosa de los Monteros y Moas


El capit?n Don Marcos de Torres (1) tuvo la gloria, como dice en su testamento, de traer consigo de Nueva Espa?a en el a?o 1746 la imagen de Nuestra Se?ora de las Angustias, que mand? esculpir en la capital de aquel reino en el a?o 1741.

En agosto de 1747 dirigi? un memorial al obispo de las islas en que pidi? que le concediera licencia para construir una ermita en que colocarla en una hacienda que ten?a por debajo del pueblo, en el sitio que llamaban Camino del Molino de la Escalera (2), alegando que su erecci?n redundar?a en mayor culto y devoci?n a la imagen y en beneficio espiritual de todos aquellos fieles que viv?an en las inmediaciones pues en los d?as de precepto cumplir?an con el de oir misa. el cual se quebrantaba a menudo por algunos que por su mucha pobreza y desnudez no iban a o?rla a los conventos y a la iglesia parroquial.

Su Iltrma. provey? que los beneficiados informasen si era conveniente su erecci?n en un terreno tan cercano a las dem?s iglesias o si, con motivo de ella, los fieles de aquel contorno dejar?an de ir a la parroquial para oir la explicaci?n del Evangelio y de la doctrina cristiana, caus?ndosele un perjuicio.

El doctor Don Francisco Jos? de Vergara y el licenciado Don Jos? Antonio de Le?n y Vergara dijeron que su fundaci?n producir?a fruto a los fieles de aquel barrio pues sin el sonrojo y rubor que tra?a consigo su pobreza acudir?an a oir misa los d?as de precepto, siendo cierto que la mayor parte de ellos no asist?an y estaban presentes a las conventuales y a las que se celebraban el la parroquia por dicho motivo y si algunas familias o?an la del alba por tener trajes, otras se quedaban en sus casas por carecer de ellos, lo cual obviar?an teniendo una ermita tan a la mano, de cuya edificaci?n no se originar?a ning?n da?o a la iglesia parroquial, antes un bien porque se extender?a el culto y la veneraci?n a la Sant?sima Virgen y aumentar?a la devoci?n cristiana.

En virtud de lo expuesto por los beneficiados, el obispo le di? su consentimiento para que pudiera levantarla a sus expensas en el paraje que mencionaba en su petici?n, con las condiciones de que estuviera siempre sujeta a la jurisdicci?n del ordinario y se?alase bienes para cuidar de su permanencia y de la de los ornamentos necesarios para celebrar misa en ella.

Por la escritura de dotaci?n de la ermita, que hizo diez d?as despu?s de haber sido dado el auto episcopal, impuso y asign? para siempre jam?s tres ducados de a once reales cada uno sobre todos los bienes que ten?a y tuviere en adelante y con singularidad sobre un cercado de vi?a con lagar y arboleda que po?se?a en El Miradero con objeto de que los patronos los invirtiesen en restauraciones del edificio y en reponer los manteles del altar y dem?s cosas que se deteriorasen con el tiempo, haciendo depender su cobro de la necesidad de gastarlos en dichas reparaciones por cuanto su intenci?n era que estuvieran siempre ciertos y seguros y que la Sant?sima imagen estuviera con el aseo, compostura y adorno que le correspond?a.

Adem?s, condedi? facultades a los beneficiados y al vicario para que percibiesen los r?ditos ya devengados y mandasen a poner otra vez la ermita y el altar en estado de estimaci?n que antes ten?an, siempre y cuando que hubiere necesidad de componer los menoscabos que hubieran padecido y el patrono no lo hiciera, volviendo ?ste, luego que se terminase al aderezamiento, a cuidar de todo.


CONSTRUCCION DE LA ERMITA
Y DEL RETABLO DE NUESTRA SE?ORA


La primera f?brica se hizo en el a?o 1746. La imagen de La Virgen se coloc? en ella el 22 se septiembre del mismo a?o, sin estar hecho todav?a el retablo, del cual fu? autor Laureano Verde, vecino de El Realejo de Abajo. La segunda en el a?o 1749.

Parece que se pens? darle m?s extensi?n en el a?o 1751 pues en un instrumento p?blico otorgado por Juan Dom?nguez Ayamonte se dice que ?ste renunci? las decursas de una capellan?a que le estaban debiendo en calidad de heredero del presb?tero Don Matheo Dom?nguez Ayamonte en Nuestra Se?ora de las Angustias a fin de que se pudiera alargar se ermita y todos los fieles pudieran reverenciarla.

La sacrist?a, en cuyo traspatio hizo el fundador una escalera de piedra con pasamano de tea, y la tribuna, a la que se iba desde el patio de la casa por un pasadizo cuyo suelo estaba cubierto con losas de Belmonte. se extendieron en el a?o 1757, el mismo en que el maestro Isidoro Guti?rrez, vecino de Garachico. ejecut? el campanario de canter?a en el cual se coloc? una campana fundida en la ciudad de Puebla de los Angeles.

El sepulcro, cuya losa de m?rmol con letras de bronce mand? traer el fundador de G?nova en el a?o 1756. se hizo en el 1758 y se blason? en el 1760. La pila de m?rmol para agua bendita, tra?da de C?diz, se sent? en ella en el mes de octubre del a?o 1759 y en los propios mes y a?o se concluy? la hechura del retablo, el cual cost?, con la cama y el mantenimiento de Laureano Verde, noventa y cinco pesos. sin contar el vidrio grande y los dem?s cristales de que se compone la vidriera del nicho de la Virgen y las dos pinturas. una de Nuestra Se?ora de Candelaria con guanches y otra de la Divina Pastora, que se pusieron en el retablo en la misma fecha.

El enlosado de la ermita, desde el sardinel hasta la puerta de la calle, los pelda?os de canter?a de ?sta y la guarnici?n de la losa sepulcral y piedra de m?rmol en que est?n esculpidas las armas de Torres se terminaron el 3 de agosto de 1760 y el enlosado del sardinel, para el que se emplearon ochenta y nueve y media losas de m?rmol. en el mismo mes del a?o 1762.

Las ?ltimas obras que se ejecutaron fueron el escudo mariano de canter?a, que se coloc? en la fachada el 21 de septiembre de 1775, y la canal de desag?e, la cual se encabez? en el mes de abril del a?o siguiente.

"LA HERMITA DE ANGUSTIAS EN EL LUGAR
DE YCOD"


La imagen, de una vara de alto, ten?a siempre al cuello un rosario de oro y en el dedo una sortija de esmeraldas hecha en Campeche. La diadema de plata dorada que ci?e su cabeza y la daga del mismo metal cubierto asimismo con oro fueron hechas en Guate-mala. Ten?a tres vestidos, uno de tis? de oro para su d?a y dos de lampazo de plata y oro; y dos mantos uno de lampazo azul y oro para su fiesta y otro de persiana para dentro del nicho. La luna de plata en cuyo dorado se gastaron cinco adarmes de oro, se hizo en enero del a?o 1760. Las andas con su sol de madera, hechas en Santa Cruz, se platearon en el a?o 1772.

La l?mpara de plata, el c?liz, la patena, el platillo y unas vinajeras de plata labrada de realce y doradas y una cucharita para servicio de dicho c?liz fueron hechos en la Puebla de los Angeles; y las buj?as de plata, que se reemplazan por otras de peltre a fin de reservarlas para su fiesta, en la ciudad de San Crist?bal de La Habana.

Hab?a dos atriles, uno de carey solo y otro de esta materia y hueso: dos cruces, una de ?bano y otra de Jerusal?n de ?bano y n?car, que estaban puestas en el altar; un misal malt?s y otro antuerpiense, cuatro faroles de vidrio plateados para los d?as de Nuestra Se?ora, un frontal de madera pintado y dorado, cuatro casullas, una de tela blanca y plata, otra de tela morada y oro, otra de damasco blanco y otra de tafet?n del mismo color; un pa?o de p?lpito de damasco blanco con galones y flecos de oro; cirios, hacheras, blandones, etc.

Los lienzos de la Sagrada Familia, Nuestra Se-?ora del Carmen con San Agust?n, San Marcos y Santo Tom?s se pusieron en la ermita en el mes de octubre del a?o 1759. El ?ltimo se coloc? encima del p?lpito, donde est? todav?a. El fundador los valor? en quince pesos, cinco m?s que el que se?al? a cada una de las tablas en que est?n pintadas Nuestra Se?ora de la Candelaria y la Divina Pastora, "por estar ya usados".

Los ?ltimos que se colocaron fueron el de Nuestra Se?ora de Guadalupe, pintura mejicana adornada con una moldura de charol encarnada y oro, la cual se situ? sobre la puerta de la ermita en el mes de Julio de a?o 1773, y el de Fray Juan de Jes?s, que lo fue en el a?o 1777.

EL ORATORIO


En un aposento de la casa, separado de los de uso dom?stico, ten?a un oratorio donde se dec?a misa rezada todos los d?as, a excepci?n de los solemn?simos de Pascua de Resurrecci?n, Pentecost?s, Natividad, Corpus Christi y otras festividades eclesi?sticas que se hac?an de a?o en a?o. Torres obtuvo el breve apost?lico para ponerlo en su casa el 17 de mayo de 1747 y fue remitido por el Obispo de Canarias, a quien le hizo manifestaci?n del mismo a fin de que tuviera efecto, al beneficiado rector de Ycod el 14 de agosto del a?o mencionado con objeto de que en su presencia se probara con testigos la noble sangre del obtentor y la consolaci?n espiritual de oir misa en su casa diariamente, causas impulsivas de la concesi?n de la gracia.

Los declarantes fueron Don Salvador Afonso de Asilla, el teniente de capit?n Don Miguel Luis Afonso y Dom?nguez, Don Nicol?s de la Corte Montes de Oca y Torres, el capit?n Don Manuel P?rez R?jo y Don Luis Martel de Vargas. En cuanto a la primera raz?n que, al tenor del buleto, inclin? al Papa a dictar su resoluci?n, manifestaron que el pretendiente descend?a de Gaspar de Torres, oriundo de Lisboa donde sirvi? a S.M. ejerciendo el empleo de capit?n de corazas, el cual vino a la isla en tiempo de la conquista trayendo con ?l a una hija suya llamada Mar?a de Torres, que cas? en Ycod con Juan Mart?n, hombre limpio y de nacimiento correspondiente al suyo, y lo entronc? con el solar de Alzola por cuanto era hermana entera de una bisabuela del capit?n Don Lucas de Alzola y Angulo, Marqu?s de Fuente y Palmas, y del maestre de campo del regimiento de Ycod Don Bernardo Agust?n de Alzola y Angulo (3), emparent?ndose por la misma l?nea con otras personas de esclarecida nobleza como lo eran Don Nicol?s de la Corte y el doctor Don Juan de la Corte y Montes de Oca y Torres (4); que era sobrino de Don Ventura de Torres, el cual di? en Espa?a bastante lustre a su casa por haber sido sargento mayor de batalla y casado con una se?ora muy noble, seg?n hab?a trascendido a esta isla; que por ser una persona principal hab?a casado con una nieta del capit?n Don Antonio Alfon?so de Gallegos Soto y Albarnaz, familiar del Santo Oficio de la Inquisici?n y regidor perpetuo de la isla: y que su madre ven?a asimismo de linaje de nobles.

Por lo que toca a la segunda dijeron que el con-ced?rsele oir misa en su propia habitaci?n ceder?a en su beneficio espiritual por cuanto llegar?a un d?a que ni el pretendiente ni su madre, ?sta por sus muchos a?os y aqu?l por el malestar que experimentaba a causa de los muchos viajes que hab?a hecho a Am?rica, podr?an asistir y estar presentes en las que se dec?an en las iglesias.

El altar del oratorio, donde estuvo puesta la imagen de la Virgen antes de ser colocada en la ermita, estaba adornado con un frontal de damasco blanco con puntas de oro. El c?liz, la patena, las vinajeras y el platillo de plata labrada de realce y cubierta con oro, hechos en Puebla de los Angeles; el atril de hueso y carey y la cruz de Jerusal?n de ?bano y n?car, que estaban guardados en la ermita desde el a?o 1751 por lo menos. y un ara de m?rmol blanco, un misal, un alba bordada y su correspondiente amito y una casu?lla de lampazo verde y oro guarnecida de lo mismo, que lo estaban desde el a?o 1816 cuando menos, es-tuvieron primero cuidados y custodiados en el oratorio, en el cual se conservaba hasta entrado el siglo XIX un crucifijo, con la cruz y el apoyo de ?bano, hecho en la ciudad de M?xico; un Ni?o Jes?s con corona de plata dorada colocado en una peana de cristal y un San Antonio de Padua puesto en una basa dorada hechos en M?xico; una Santa Clara de madera estofada y un San Marcos igual.

NOTAS

(1) Torres era hijo de Marcos Gonz?lez de Torres y de Lugarda Francisca Borges. Cas? primero con Do?a Magdalena Fern?ndez de Lugo y Gallegos, hija del capit?n Don Sebasti?n M?ndez Monta?es y de Do?a Juana Fern?ndez de Lugo y -Alfonso de Gallegos, y despu?s con Do?a Clara Magdalena de Chirinos y Ascanio, hija de Don Juan ladeo Chirinos y Palazi?n y de Do?a Isabel de Ascanio y lercaro, Marqueses de Fuente y Palmas.
(2) La hacienda, que fue adquirida por Pedro de Ponte en el a?o 1549 y lindaba antiguamente con el camino que iba al r?o y al ingenio del Adelantado y por otra parte con la vi?a de Fernando Guonarteme y el camino que se dirig?a a la torre y al molino de La Escalera, la compr? al teniente coronel Don Gaspar de Ponte Xim?nez, vecino de Garachico y poseedor del v?nculo instituido por el primero, el 12 de abril de 1736.
(3) Las declarantes confundieron a Mar?a de Torres con otra del mismo nombre, cuyos padres desconocemos, que cas? con Juan Mart?n, uno de los primeros de Ycod en estimaci?n e importancia seg?n Marte) de Vargas. Mar?a de Torres naci? de una uni?n il?cita de Gaspar de Torres, un jud?o converso portugu?s que comerci? con g?neros vendibles en la costa de Africa y ultimamente en Ycod, y cas? con otro portugu?s llamado Diego Manso. Era media hermana de Ana Rodr?guez d? Montes de Oca, mujer del capit?n Diego Mart?n de Angulo, y de Leonor de Torres, mujer de luan de Alzola, hijas leg?timas de Gaspar de Torres y de In?s de Montes de Oca. Los primeros son los bisabuelos del capit?n Don Lucas de Alzola, que cas? en el a?o 1685 con Do?a Magdalena Franiel del Corral, Marquesa de Fuente y Palmas; y del maes?tre de campo Don Bernardo Agust?n de Alzola, padre del teniente corona) Don Nicol?s de Alzola y Angulo, citado asimismo por los testigos.
(4) Don Nicol?s de la Corte y el presb?tero Don Juan de la Corte Montes de Oca y Torres eran descendientes de Don Francisco Hern?ndez de los Socas y de Do?a Leonor de Torres, hija es?puria de Gaspar de Torres, uno de los hijos de Gaspar de Torres y de In?s de Montes de Oca.
Libros 2.259, f. 401; 2.348, f. 73 v; 2.575, f. 284 v; 2.579, f. 418; 2.580; 2.588, f. 920; 2.591, f. 79; 2.680, f. 320 y 1.624, f. 111 v. del Archivo Hist?rico Provincial de Santa Cruz de Tenerife.

Comentarios (0)  | Enviar
Comentarios