Jueves, 19 de octubre de 2006
Reflexi?n para sacerdotes (Curso 2006-2007)



S?ntesis del ministerio de Pablo

"Mi gloria y mi orgullo est? en haberme dirigido a vosotros siempre con la gracia de Dios y no con saber humano. Vosotros sois mi gloria y yo soy vuestra gloria"( 2 Cor 1,12-14).

Misterio pascual

El ministerio de Pablo es la manifestaci?n del misterio pascual. Pablo, que ha sido transformado plenamente por la muerte y la Resurrecci?n de Cristo, transmite este misterio que produce la vida: "La muerte act?a en nosotros, m?s en vosotros la vida (2 Cor 4, 10).

La comunidad, una carta de Cristo

"Vosotros sois mi carta, escrita en vuestros corazones, conocida y le?da por todos los hombres. Evidentemente sois una carta de Cristo, redactada por ministerio nuestro, escrita no con tinta, sino con el Esp?ritu de Dios vivo; no de tablas de piedra, sino en las tablas de carne del coraz?n"( 2 Cor 3,1)La comunidad es la carta; quien escribe es Cristo; la tinta, el Esp?ritu Santo; y el redactor, Pablo.

Tesoro en vasijas de barro

Pablo sintetiza el esp?ritu con que ejerce el ministerio: "Llevamos un tesoro en vasijas de barro" (2 Cor 4,7). La grandeza y el esplendor de la misi?n que le ha sido confiada est?n sustentados por la debilidad y la flaqueza de la carne.

Circunstancias azarosas

Las circunstancias azarosas con las que se encuentra Pablo son muy variadas: se le achaca no cumplir la palabra dada, le acusan de voluble, ponen en entredicho la persona y la doctrina del ap?stol.
De estas circunstancias azarosas Pablo deduce algunas caracter?sticas que no deben faltar en todo ministerio apost?lico.

Consuelo en la tribulaci?n

El ministro es consolado para consolar a los dem?s. El regalo del consuelo que Dios le hace tiene como finalidad consolar a los dem?s. El ministerio del ap?stol es un ministerio de consuelo: "? Bendito sea Dios, Padre de misericordia y Dios de toda consolaci?n, que nos consuela en todas nuestras tribulaciones para poder nosotros consolar a los que est?n en toda tribulaci?n, mediante el consuelo con que nosotros somos consolados por Dios! " ( 2Cor 1,3-4)

Frente a los superap?stoles

Frente a estos predicadores Pablo se defiende ardientemente. En alg?n momento siente pudor por la dura defensa que est? haciendo de s? mismo, y la llama necedad, desvar?o, pidiendo disculpas por ello: "?soportad mi desvar?o" (2 Cor 11,2). Se defiende a s? mismo y defiende a la comunidad como a una novia: "celoso estoy de vosotros con celos de Dios; pues os tengo desposados con un solo esposo para nresentaros cual casta virgen a Cristo" ( 2 Cor 11,2).

PARA LA REFLEXI?N INDIVIDUAL


Sobre las circunstancias de nuestro ministerio:

- ?En qu? circunstancias se encuentra hoy el ejercicio de nuestro ministerio?
- Nuestras dificultades provienen de :? un ambiente cultural adverso? ?una comunidad afectada por este ambiente? ?unos colaboradores, agentes de pastoral, con grandes dificultades? ?un presbiterio cansado y afectado por el ambiente? ?estar situados con incertidumbre e inseguridad ante la misi?n a realizar? ?por secularizaci?n interna que se da en la Iglesia'
Ante las dificultades presentes: ?mi caridad pastoral se fortalece o se debilita?

Sobre nuestra realidad humana:

El soporte humano de nuestro ministerio: ?C?mo es??Cu?les son nuestras debilidades: de orden fisico, psicol?gico, moral? ?Cu?les nuestros recursos humanos favorables a la realizaci?n del ministerio? ?C?mo act?a la Resurrecci?n de Cristo sobre mi vasija de barro? ?Tengo la experiencia de sentirme poderoso cuando me encuentro d?bil? ?En qu? momentos me encuentro especialmente consolado? ?Ejerzo el ministerio del consuelo, con qu? personas: enfermos, abandonados? ?Tengo conciencia de haber rechazado a alguien? ?Ofrezco inquietud y desasosiego en lugar de paz? ?Me siento como el amigo de la novia, a la que defiendo porque ha sido desposada por Cristo?

?Nos sentimos nosotros los amigos de la novia, exhortando a nuestras comunidades para que no se dejen enga?ar por falsas acusaciones, noticias o interpretaciones? ?Hemos sufrido en alguna ocasi?n por nuestra comunidad: en qu? ocasiones y circunstancias? ?Se parecen a las de Pablo?

LECTURA DE LA PALABRA DE DIOS (2 Cor 1, 1-11)

Pablo, ap?stol de Jesucristo por la voluntad de Dios, y Timoteo, el hermano, a la Iglesia de Dios que est? en Corinto, con todos los santos que est?n en toda Acaya; a vosotros gracia y paz de parte de Dios, Padre nuestro, y del Se?or Jesucristo.
?Bendito sea el Dios y Padre de nuestro Se?or Jesucristo, Padre de las misericordias y Dios de toda consolaci?n, que nos consuela en toda tribulaci?n nuestra para poder nosotros consolar a los que est?n en toda tribulaci?n, mediante el consuelo con que nosotros somos consolados por Dios!
Pues, as? como abundan en nosotros los sufrimientos de Cristo, igualmente abunda tambi?n por Cristo nuestra consolaci?n. Si somos atribulados,, lo somos para consuelo y salvaci?n vuestra; si somos consolados, lo somos para el consuelo vuestro, que os hace soportar con paciencia los mismos sufrimientos que tambi?n nosotros soportamos. Es firme nuestra esperanza respecto de vosotros pues sabemos que, como sois solidarios con nosotros en los sufrimientos, as? lo ser?is tambi?n en la consolaci?n.
Pues no queremos que lo ignor?is, hermanos: la tribulaci?n sufrida en Asia nos abrum? hasta el extremo, por encima de nuestras fuerzas, hasta tal punto que perdimos la esperanza de conservar la vida. Pues hemos tenido sobre nosotros mismos la sentencia de muerte, para que no pongamos nuestra confianza en nosotros mismos, sino en Dios que resucita a los muertos.
El nos libr? de un mortal peligro, y nos librar?; en ?l esperamos que nos seguir? librando, si colabor?is tambi?n vosotros con la oraci?n a favor nuestro, para que la gracia obtenida por intervenci?n de muchos sea por muchos agradecida en nuestro nombre.
Publicado por verdenaranja @ 22:33  | Espiritualidad
Comentarios (0)  | Enviar
Comentarios