Domingo, 29 de octubre de 2006
Carta a mi querido Te?filo del Padre Antonio Mar?a, del Hogar Santa Rita de El Puerto de la Cruz, publicada en la revista "Como las Abejas", n?mero 29, Septiembre-Octubre.

CARTA A MI QUERIDO TE?FILO

Mi muy querido amigo Te?filo: Paz y bien.

Mi querido amigo Te?filo la verdad que no conoc?a esa faceta tuya como pol?tico.
Como muy bien dices, yo tengo que ser neutral en cuesti?n de pol?tica. Porque, como
es l?gico, en mis parroquias y en nuestros hogares Santa Rita, hay personas de todos los signos y he de ser muy respetuoso con todas ellas.

No hace mucho, yo hice una visita personal a todos y cada uno de los Ilustres Se?ores Alcaldes de los Municipios de Tenerife, y mi misi?n era visitar a la persona que encarnaba ese cargo, independientemente de su color pol?tico. Tengo claro de que detr?s de cada cargo hay una persona, que se merece todo respeto, que sufre y r?e como todos.

He escuchado atentamente cuanto me has dicho. En algunos casos tienes raz?n y en otros, a mi modo de entender, no. Pienso que la pol?tica en s? es una actividad buena y positiva. Alguien ha de tener la responsabilidad de gobernarnos. Creo que es un servicio muy digno, muy complicado, muy dif?cil, y no siempre comprendido, ni valorado.

Nos olvidamos de que detr?s de cada cargo pol?tico hay una mujer o un hombre de carne y hueso, que tiene sangre en las venas, que tiene sentimientos y que quiz?, muchas veces. se sentir? solo y hasta con ganas de echarse a llorar. Muchas veces he dicho, que ser pol?tico es mucho m?s dif?cil que ser un humorista. Tambi?n los c?micos lloran y sienten tristeza y tienen depresiones, abatimientos y sienten la soledad, el abandono y a?n traici?n de amigos como todos los mortales. Por eso la gente exige, exige, reclama, protesta, ponen denuncias, piden destituci?n, organizan manifestaciones y huelgas. Tienes que escuchar de todo y mil halagos no hacen tanto bien, como da?o hace una cr?tica destructiva y. no digamos, cuando se llega al insulto, al enfrentamiento. a la mentira, a la descalificaci?n y a?n a la calumnia. ?Cu?nta gente desagradecida! Haces 100 cosas bien y apenas nadie las tiene en cuenta. Cometes un error, como cualquier ser humano, y se olvidan de todo el bien hecho y, si pueden, te hunden. Esto es injusto y cruel; pero es as?. Esa es la ley de los hombres, no la de Dios que quiere que nunca hagas a nadie lo que no quieres que te hagan a ti.

?Cu?nto tienen ustedes que aguantar, encima que dedican su tiempo a los dem?s! Tambi?n pienso que un pol?tico no tiene que perder a su familia, ni tiene ning?n motivo imperante que le obligue a actuar contra sus principios. S? que no es tan f?cil mantener el equilibrio. Lo que pasa creo yo, es que uno al principio debe definirse, que se sepa qu? clase de persona es que tenga una ?nica personalidad, que no sea hoy negro y ma?ana blanco porque eso descontrola a la gente y entonces no se sabe de qu? parte est?s, pues, el tal pol?tico es siempre una sorpresa. A la hora de formar parte de un grupo pol?tico, pienso yo, que lo m?s razonable y l?gico es que conozcas su ideario y si es compatible con tus principios, tus creencias, la educaci?n recibida antes de tomar una opini?n que te comprometa.

Uno debe ser transparente y s?lido como el granito, y que todo el mundo sepa qui?n eres t? y qu? es lo que piensas y cu?les son tus principios ?ticos y a?n religiosos. Yo pienso que uno debe conocer a una persona en su integridad y no se pueden separar cosas que son fundamentales, en la persona humana. No pueden separarse, como si estuvieran desconectadas. o incomunicadas las distintas partes esenciales de una misma persona. Por ejemplo: Esto es lo cient?fico, esto lo espiritual y esto es lo f?sico. No se puede descomponer ni desintegrar a una persona humana. Claro est? que el pol?tico tiene las siete famosas pasiones como todo el mundo. La soberbia, la ira, la avaricia, la lujuria. etc. y uno tiene que actuar a la contra y no puede dejarse dominar por ninguna pasi?n, que dicho sea de paso, no es tan f?cil.

Tambi?n me est?s diciendo que est?s cansado ya de tener mandato en la pol?tica y que casi son doce a?os apartados de tu carrera como m?dico y lo que es peor, tambi?n has abandonado a tu familia y as? transcurre tu vida vertiginosa. Que s? tienes que ir a Madrid, que otra vez a Bruselas, que tienes una semana toda llena de reuniones, con aquel grupo de vecinos, con diferentes asociaciones, que tienes un pleno, que tienes la reuni?n de una consejer?a, que el pr?ximo Martes tienes reuni?n con la comisi?n, que te invitaron a la inauguraci?n de un local, o tienes que acompa?ar a los familiares de un difunto, o asistir a la procesi?n de una fiesta, que comes much?simas veces fuera de tu casa, que apenas tienes tiempo f?sico para estar con tu familia y un largo etc. que se va agudizando con los a?os y, no digamos, si te metes en el cap?tulo de los vicios. Que hoy un cortado, ma?ana, un whisky, pasado la degustaci?n de un buen vino y tienes tiempo para todo, menos para tu familia, y se va creando en ti un enorme desorden y un terrible vac?o, que no te lo llena ni Dios, y por abandonar, hasta has abandonado a Dios. ?Qu? incongruencia! De ese tema ni se menciona. Da como verg?enza hablar de Dios. Por si se r?en. Hasta a ese punto podemos llegar. ?Es de locos!

Vamos a ir por partes. De todos modos esto es sencillamente un consejo. Me da la impresi?n de que todav?a est?s a tiempo de recomponer tu historia, porque si ya lo das todo por liquidado. no hubiera valido la pena ni que te hubieras molestado en escribirme.

Primero tienes que irte un buen d?a t? s?lo a un lugar tranquilo. aunque sea dentro del monte y llevarte un cuaderno y un bol?grafo y ponerte a revisar tu vida y a organizarte, poniendo de primero lo que es primero, que es sin duda tu familia, y salvarla a toda costa, sin tener que dejar de momento la pol?tica. Ser humilde, y no dejarte llevar del orgullo personal, o de tu soberbia que tambi?n la tienes, aunque no te guste que te lo digan. la vanidad personal, la ambici?n del poder y de buscar c?mo hundir al contrario. a cualquier precio. Saca a tu mujer, como te dicen tus hijos. Organiza tu tiempo y tienes que ser fiel a tus promesas. Nunca mientas a tu mujer, nunca la enga?es, porque todo al final se sabe, y un d?a, se acabar? tu mandato y te vas a quedar m?s solo que la una, y los que t? cre?as amigos, a?n compa?eros de partido, te abandonar?n. y no contar?n en nada contigo. Te vas a sentir como un in?til y posiblemente te puede ocurrir que los que cre?as amigos a lo mejor eran unos meros aduladores. que engordaban tu vanidad halag?ndote con piropos que no sent?an, simplemente porque ten?an intereses personales.

Pienso que debes reestructurar tu horario y la semana tiene 168 horas. No le des a tu familia ?las sobras?. Es tu familia la que m?s te va a durar y hazlo pronto antes de que sea tarde. Hay muchos acontecimientos a los que debes invitar a tu esposa y no por puro aparentar, sino que se d? cuenta, que ella es lo m?s importante en tu vida, juntamente con tus hijos. Busca, como sea, aunque sea una vez por semana, almorzar o comer juntos, con el m?vil apagado, desconectado por unas horas de tu vida pol?tica. Inter?sate, por la vida de tus hijos, por sus estudios. por su porvenir, por sus amigos. Tienes que tener un tacto enorme, para que no se enfr?e en modo alguno, el amor familiar, y no hablemos del cap?tulo de tu vida religiosa porque entonces s? que no terminar?amos. Ya hablaremos en otra ocasi?n m?s despacio. Yo no soy qui?n para decirte si doce o diecis?is o cuatro a?os son muchos o pocos a?n para estar al servicio del pueblo. Es cuesti?n de vocaci?n: pero creo yo que no a un precio tan alto, que destroce para siempre tu familia, a tus principios morales y religiosos, o tu carrera profesional.

Tienes que tomar tus decisiones, con responsabilidad. Para uno echarse a perder no hace falta ni cuatro a?os. En un a?o puede uno echarse a perder, o corromperse, y en veinte a?os y m?s ser fiel uno a s? mismo a su vocaci?n y a sus principios. Lo que pasa es que uno debe tener personalidad y que los dem?s sepan qui?nes somos y que somos capaces adem?s, de reconocer que nos hemos equivocado, y de poner los medios para rectificar.

Luego tienes que tener cuidado con las alabanzas, los elogios, a?n de los periodistas o de la televisi?n porque los mismos que hoy te alaban porque venden bien la noticia, ma?ana te pueden hundir y decir todo lo contrario si es que ahora lo que se vende es tu descalificaci?n. Recuerda al mismo Jesucristo. Hace unos dos mil a?os los mismos que el Domingo de Ramos echaban los mantos en el suelo y gritaban con palmas en las manos y llenos de alegr?a ?Viva viva? a los pocos d?as, el viernes Santo dec?an ?fuera, fuera, crucif?cale, crucif?cale?. Y los mismos que le vieron resucitar muertos, multiplicar los panes, devolver la vista a los ciegos y el o?do a los sordos luego le escupieron le insultaron y lo terminaron crucificando, desnudo como un delincuente como aquellos famosos ladrones, compa?eros de castigo.

As? es la vida. mi amigo Te?filo, as? es la vida. Por eso no te puedes fiar. Tienes que pisar tu orgullo personal, bajarte del burro pedir perd?n a tu familia y en especial a tu buena esposa. que creo que todav?a puedes recuperar y a?n pedir perd?n a tus hijos, aunque tengas que agachar tu cabeza y arrodillarte ante ellos, como principal culpable de la infelicidad que reina en tu casa. No pasa nada ?nunca es el hombre tan grande como cuando esta arrodillado? dec?a una vez un personaje muy famoso.

Por eso, mi buen amigo Te?filo siento tener que decirte que no le eches la culpa a la pol?tica. El enemigo est? dentro de ti. Es cuesti?n de no estar buscando culpables. sino t? mismo act?a ya. Ayer, ma?ana puede ser tarde. Todos nos podemos equivocar, claro que lo que te ha pasado a ti, es que no has frenado a tiempo. Han pasado muchos a?os y te has ido alejando. Pienso que a?n es posible rehacer tu vida. Depende de ti. Dios te ayudar? a superar este terrible socav?n en tu vida si tienes la humildad y el coraje de ped?rselo. Es cuesti?n de que des un paso al frente sin miedo. No te quedes ah?, parado y con los brazos cruzados. No pierdas el tiempo en mirar para atr?s ni para recrearte en tus logros, ni para angustiarte de tus desaciertos. No vale la pena. El puro hecho de seguir vivos en este planeta Tierra, ya de por s? es maravilloso. Una ?ltima palabra, mi buen Te?filo. por favor, tr?tame bien a mi Dios. No lo mandes al ?cuarto de los trastos?. Dios sigue siendo el personaje m?s importante y exclusivamente necesario en tu vida, aunque t? lo ignores o le hayas relegado al ?ltimo lugar en tu agenda si es que, al menos, todav?a conservas algo de aquella etapa inocente de tu vida, cuando un d?a hiciste tu ?Primera Comuni?n?. Adi?s amigo Te?filo, hasta siempre. Nunca es tarde.
Antonio Mar?a Hern?ndez y Hern?ndez
Publicado por verdenaranja @ 22:39  | Cartas a Te?filo
Comentarios (0)  | Enviar
Comentarios