Lunes, 13 de noviembre de 2006
"Tu Familia es una peque?a Iglesia, tu Iglesia una gran Familia"


1.- ?Por qu? y para qu? un D?a de la Iglesia Diocesana?

Porque nos permite tomar conciencia, revivir y celebrar una dimensi?n fundamental de nuestra identidad cristiana: Que somos cristianos no aislada o individualmente sino constituyendo Iglesia, es decir, la comunidad de los seguidores de Jesucristo. En cada Di?cesis, los cat?licos formamos visiblemente la gran familia de los hijos de Dios bajo el cuidado y la gu?a del Obispo que, en comuni?n con el Papa y con la Iglesia universal, representa a Jesucristo "cabeza y pastor de la Iglesia". Como sucede en toda familia, dependemos unos de otros y, por tanto, todos contribuimos ?para lo bueno y para lo malo? en la vida de la di?cesis a la que pertenecemos. Cuanto m?s ponemos de nuestra parte mejor ir?n las cosas y todos salimos beneficiados. Por el contrario, si nos desentedemos, la Di?cesis pierde vitalidad.

Por eso, con la celebraci?n del D?a de la Iglesia Diocesana se pretende despertar la conciencia de los cat?licos y provocar en ellos una llamada a la responsabilidad para que, en coherencia con su fe de creyentes en Jesucristo y seg?n sus posibilidades, se comprometan m?s seriamente en la vida y la misi?n de la Iglesia, tanto con su dedicaci?n personal como con su aportaci?n econ?mica para el sostenimiento de las obras apost?licas y sociales de Iglesia, que en definitiva son obras de todos y para todos.

2.- ?Se trata de una jornada con un exclusivo objetivo econ?mico?

Ni muchos menos. Es cierto que esta Jornada tiene, tambi?n, la finalidad de buscar recursos econ?micos; por eso se hace una colecta en todas las Iglesias y se invita a los fieles a realizar donaciones extraordinarias o a comprometerse con una cantidad fija mensual o anual para el sostenimiento de la Iglesia, pero el D?a de la Iglesia Diocesana mucho m?s que eso. Lo econ?mico es importante porque es necesario, pero no es lo m?s importante.

En la Iglesia el dinero no es un fin, sino un medio al servicio de la misi?n evangelizadora, del culto y de la caridad. La Iglesia no recauda dinero para acrecentar su capital y enriquecerse, sino para realizar su misi?n que, como es claro y evidente, en buena parte depende de los medios que tenga para realizarla. La construcci?n y mantenimiento de templos y salones parroquiales, las obras socio-caritativas, el sostenimiento de los sacerdotes y las casas parroquiales, el seminario, el Instituto de Teolog?a, etc. ser?an imposibles sin medios econ?micos.

3.- Desde su alta responsabilidad, ?C?mo definir?a el estado de salud de esta di?cesis?

Su pregunta me permite completar la respuesta anterior. El D?a de la Iglesia Diocesana no es s?lo un d?a para recaudar fondos, sino para poner de manifiesto que "la Iglesia somos todos", no simplemente porque estemos bautizados, sino porque de modo efectivo, d?a y a d?a, con nuestro "ser" y "hacer" la construimos visiblemente tal como aparece a la vista de todos, con sus celebraciones y fiestas en las que participan miles de fieles, con sus estructuras y servicios, su organizaci?n y su acciones pastorales, y ?como no citarlo?con miles de personas (laicos, sacerdotes, religiosos y religiosas?c), la mayor?a de ellas poco o nada remuneradas, que se entregan generosamente al servicio de los dem?s en diferentes servicios y ministerios.

Por eso, sin triunfalismos, pues se debe a Dios y no a nosotros, pero s? con satisfacci?n, me atrevo a decir que en nuestra Di?cesis Nivariense hay muchos signos de vitalidad cristiana y ?aunque ha descendido, por ejemplo, la asistencia a misa, sobre todo por parte de los j?venes? qui?nes hoy participan en la vida de la Iglesia lo hacen con mayor convicci?n, coherencia y compromiso, gracias a que poseen una mayor formaci?n religiosa.

Pero, al mismo tiempo, no dejo de reconocer que, tambi?n aqu?, como en otros lugares de Espa?a y Europa, estamos padeciendo los efectos del secularismo y materialismo de la sociedad actual, que se traducen en una creciente indiferencia religiosa o en la pervivencia de costumbres religiosas, pero sin formaci?n en la fe y, por tanto, sin incidencia en la vida de la personas. Hoy tenemos grandes dificultades para transmitir la fe que hemos recibido. Este es nuestro principal problema o reto

4.- ?C?mo anda de recursos humanos y materiales la di?cesis de San Crist?bal de La Laguna? ?Cu?les son las necesidades m?s apremiantes de esta di?cesis?

La Iglesia es una instituci?n a la que se pertenece libremente y depende en gran medida de la disponibilidad y generosidad de sus fieles. Cuando un cristiano tiene una fe viva, coherente y responsable, ve la Iglesia como algo propio y se siente moralmente obligado a poner todo lo que buenamente puede, y a veces m?s (su tiempo, sus bienes, su inteligencia?c), para la Iglesia resplandezca por la santidad de sus fieles. Personas as? hay muchas en nuestra Di?cesis; son el mejor recurso y el mejor rostro de Iglesia que tenemos. No obstante, pese a la generosidad de tantos, seguimos teniendo carencias, tanto de vocaciones al sacerdocio y a la vida consagrada, como personas que colaboren en catequesis, c?ritas, asistencia a enfermos, etc., para hacer frente a todas las necesidades.

En cuanto a recursos materiales, todas las propiedades que tenemos est?n al servicio del culto, la formaci?n, el servicio a los pobres?c En muchos casos cubren las necesidades de determinadas zonas, pero en otros lugares, especialmente en las nuevas zonas poblacionales del ?rea metropolitana y del sur de Tenerife, aunque ya est?n en marcha algunos proyectos, estamos necesitados de estructuras de equipamiento religioso y de asistencia socio-caritativa. A esto hay que unir el continuo gasto que supone el mantenimiento de los templos, salones y casas parroquiales, centros asistenciales, etc. Sin olvidar que una buena parte de nuestra Catedral est? en ruinas y que tenemos que reconstruir el Obispado, obras ?stas que si bien ser?n en parte subvencionadas por las instituciones p?blicas, suponen tambi?n un gasto extraordinario para la Di?cesis.

Sin embargo, con ser todo lo anterior muy importante, por encima de todo las necesidades m?s apremiantes de la Di?cesis tienen que ver con la formaci?n y madurez en la fe de una gran mayor?a de cristianos que se llaman as? mismos "creyentes no practicantes", a lo que se une la necesidad de transmitir la fe a las nuevas generaciones con lenguaje actual, cre?ble y eficaz.

5.- En pocas palabras, cu?l ser?a su mensaje fundamental para este D?a de la Iglesia Diocesana?

El mismo mensaje que se contiene en el lema de este a?o: "Tu Familia es una peque?a Iglesia, tu Iglesia una gran Familia". Si todos los cat?licos nos sentimos parte de la Di?cesis, igual que nos sentimos parte de nuestra propia familia, muchas cosas pueden mejorar en nuestra vida personal y en toda la comunidad diocesana. Si consideramos a la Iglesia como algo nuestro, entonces, nos preocupan de verdad sus problemas y necesidades y trabajamos para que las cosas vayan bien. Si en la Iglesia falta autenticidad y hay necesidades de todo tipo es porque muchos cristianos somos d?biles en nuestra fe y en consecuencia no sentimos la Iglesia como algo propio.

Lo que la Iglesia es ante el mundo depende de todos los cristianos. Nosotros somos la Iglesia, nosotros somos su imagen visible. Esta convicci?n debe suscitar en todo cristiano la voluntad de ser miembros vivos y activos de la Iglesia, es decir, ayudar a su crecimiento con nuestro testimonio de vida, con nuestra prestaci?n personal en sus tareas y con nuestra aportaci?n econ?mica.

+ Bernardo ?lvarez Afonso

Obispo Nivariense
Publicado por verdenaranja @ 23:19  | Habla el Papa
Comentarios (0)  | Enviar
Comentarios