Mi?rcoles, 15 de noviembre de 2006
15 Nov. 06 (ACI).- Despu?s de haber meditado la semana pasada sobre lo que San Pablo escribi? acerca del lugar central que el Se?or Jes?s ocupa en la vida de fe, el Papa Benedicto XVI medit? hoy sobre lo que ense?a del Esp?ritu Santo, resaltando que para el Ap?stol la tercera persona de la Sant?sima Trinidad influye no solo sobre la acci?n del cristiano sino sobre su mismo ser.

?San Pablo, en sus cartas no se limita a explicar solamente la dimensi?n din?mica y operativa de la tercera persona de la Sant?sima Trinidad, sino que analiza su presencia en la vida del cristiano, que caracteriza su identidad m?s profunda. En otros t?rminos, Pablo reflexiona sobre el Esp?ritu mostrando su influjo no solamente sobre el actuar del cristiano sino sobre su mismo ser", dijo el Santo Padre durante la Audiencia General en la Plaza de San Pedro.

El Pont?fice record? las palabras de Pablo: "No hab?is recibido un esp?ritu de esclavos para recaer en el miedo, hab?is recibido un esp?ritu de hijos adoptivos", y subray? que "el cristiano posee, incluso antes de actuar, una vida interior rica y fecunda que le hace establecer una relaci?n filial con Dios. Nuestra dignidad m?s grande es la de ser no solo imagen, sino hijos de Dios" y este hecho "nos invita a transformar este don objetivo en una realidad subjetiva determinante para nuestra forma de pensar, de actuar, de ser".

M?s adelante, el Papa resalt? que "Pablo nos ense?a tambi?n que no existe una oraci?n verdadera sin la presencia del Esp?ritu Santo, que es como el alma de nuestra alma, la parte m?s secreta de nuestro ser, desde donde se eleva a Dios incesantemente una oraci?n".

"Otro aspecto t?pico del Esp?ritu Santo ?continu? es su conexi?n con el amor. El Esp?ritu Santo nos introduce en el ritmo de la vida divina, que es vida de amor y como por definici?n el amor une, esto significa ante todo que el Esp?ritu es creador de comuni?n dentro de la comunidad cristiana".

Al final de su meditaci?n, el Papa dijo que el Esp?ritu ?es un don de Dios como garant?a de nuestra herencia futura" y "su acci?n orienta nuestra vida hacia los grandes valores del amor, de la alegr?a, de la comuni?n y de la esperanza".

Concluida su catequesis, el Santo Padre salud? a los visitantes de lengua espa?ola, en especial a los fieles de diversas parroquias de M?xico y a la delegaci?n de la Academia Militar de la Armada Ecuatoriana, as? como a los dem?s peregrinos de Espa?a y Latinoam?rica. ?Os animo a ser d?ciles a la acci?n del Esp?ritu Santo, que infunde el amor en los corazones para que pod?is identificaros cada vez m?s con Cristo nuestro Se?or?, concluy?.
Comentarios