Viernes, 17 de noviembre de 2006
Art?culo sobre SAN FRANCISCO JAVIER publicado en "Misioneros Javerianos" Bolet?n mensual de informaci?n misionera de Octubre 2006, a?o XLIII, n? 426.

ENTRE NOSOTROS
compartiendo una ilusi?n
CONFIANZA Y ALEGR?A


Francisco se dedica a la evangelizaci?n superando dificultades, peligros, abando?nos, incomprensiones y rechazos. Todo lo vivi? con serenidad y lo super? gracias a dos constantes presentes de su vida: una gran CONFIANZA EN DIOS y la ALEGR?A que experimenta por su trabajo misionero y por los riesgos y peligros que tiene que afrontar.

Francisco, desde su conversi?n y su entrega en las manos del Se?or, se caracteriza por una confianza absoluta, ciega, sin resquicios, en Dios. Javier est? completamente seguro de que si se entrega al cumplimiento de la volun?tad de Dios, a servirle, El nunca le fallar?.

Javier escribe

?Se espantan mucho todos mis devotos y amigos (le hacer un viaje tan largo y peligroso. Yo me pasmo m?s de ellos, en ver la poca, f? que tienen, pues Dios nuestro Se?or tiene mando y poder sobre las tempestades del mar de la China y Jap?n... y es poderoso sobre todos los vientos. Tiene Dios nuestro Se?or poder.y mando sobre los ladrones del mar. Como Dios nuestro Se?or tiene poder sobre todos ?stos, de ninguno tengo miedo...?

?Mucha diferencia hay del que conf?a en Dios teniendo todo lo necesario, al que conf?a en Dios sin tener ninguna cosa, priv?ndose de lo necesario, pudi?ndolo temer, por m?s imitar a Cristo. Yas? hay mucha diferencia de los que tienen, fe, esperanza y confianza en Dios,. fuera de los peligros de muerte, a los que tienen fe, esperanza y confianza en Dios, cuando por su amor y servicio, de voluntad se ponen en peligros casi evidentes de muerte...?

La alegr?a

Francisco muestra, a lo largo de toda su vida, una alegr?a y un gozo profundo. Una alegr?a y un gozo que nace, a pesar de todo, de la satisfacci?n que le da su trabajo, de que algunos de los que le escuchen se con-viertan, de encontrar campos nuevos para evangelizar.

En diversas ocasiones Francisco escribe:

?Tengo gran esperanza, y est? toda en Dios nuestro Se?or, que en Jap?n mu?chos se har?n cristianos. Experimento mucha consolaci?n interior al hacer este viaje..., en efecto, tengo una grand?sima confianza en Dios en que en esos lugares nuestra santa. fe crezca mucho?.
?En Santo Tom?India, he encontrado un mercader, habl? can ?l de las cosas de Dios. Y,fue Dios el que le hizo sentir que exist?an otras mercanc?as con las cuales ?l no hab?a aun camerci.ado, de modo que abandon? nave y mercanc?as... habi?ndose decidido ?l a vivir en pobreza por toda la vida, sirviendo a Dios nuestro Se?or?.
?Cuando termino en una aldea me marcho a otra, de este modo voy de lugar en lugar haciendo cristianos, y esto con muchas consolaciones, m?s grandes de las que pudiera expresaros por carta o explicaros de persona?.

Nuevos creyentes

La alegr?a de Francisco es inmensa cuando hay personas que abrazan la fe cristiana, que se convierten, que aman al Se?or y se sienten amadas por El, que comienzan a recorrer el camino de la Salvaci?n, esa Salvaci?n que Francisco quiere para todos.

As? se expresa en algunas de sus cartas:
Desde el Jap?n escribe que ?las fatigas de trabajar can gente educada, deseosa de conocer la ley con la que podr?. salvarse, lleva consigo una grand?siana alegr?a. A Yarnaguchi... eran tantas las persones que ven?an a escuchar y discutir que me pare-ce poder decir que en mi vida no he tenido nunca tanta alegr?a y gozo espiritual?.
?El placer de ver la alegr?a de los cristianos no me hac?a sentir las fatigas corporales. Por otra parte, ve?a lo que trabajaban ellos en discutir y persuadir a los paganos a fin de que se hicieran cristianos?.

Testigo y maestro

El DOMUND de este a?o nos propone a Javier como testigo y maestro de la misi?n. Un hombre lleno de amor a Dios y al mundo, alegre, entusiasta, entregado, confiado plenamente en el Se?or, preocupado por los pobres, sencillo, cercano..., en definitiva un hombre de Dios hermano de todos que entrega su vida para que los dem?s la tengan en Dios.

P. Luis P?rez Hern?ndez s.x.
Publicado por verdenaranja @ 22:48  | Espiritualidad
Comentarios (0)  | Enviar
Comentarios