S?bado, 18 de noviembre de 2006
Con la lectura del Mensaje al Pueblo de Bolivia concluy? esta ma?ana, 18 de Noviembre, la LXXXIII Asamblea Plenaria de la Conferencia Episcopal Boliviana.

Disc?pulos y misioneros de Jesucristo, para que nuestros pueblos en ?l tengan vida

?Yo soy el Camino, la Verdad y la Vida? (Jn 14,6)



Reunidos en la LXXXIII Asamblea los Obispos de Bolivia, como en anteriores ocasiones queremos compartir con el Pueblo de Dios la experiencia de estos d?as, las reflexiones, los momentos de oraci?n y de comuni?n, y dar una palabra de aliento y esperanza, en este tiempo de Adviento que vamos a vivir, preparando la Navidad.

El Adviento y la Navidad nos invitan a experimentar con gozo el Nacimiento del Se?or, sin dejarnos seducir por el consumismo y la frivolidad que desvirt?an el misterio y la grandeza de Dios con nosotros.

Este tiempo de esperanza tiene un especial significado para nosotros por la preparaci?n a la V Conferencia de la Iglesia de Am?rica Latina y del Caribe y por las evidentes se?ales de cambio que se est?n produciendo en nuestro pa?s.

V Conferencia del Episcopado Latinoamericano y del Caribe

La V Conferencia del Episcopado Latinoamericano y del Caribe, que Dios mediante tendr? lugar en Aparecida (Brasil) en mayo de 2007, con la presencia del Papa Benedicto XVI, es un tiempo de Gracia para nuestra Iglesia. El lema de la Conferencia, ?Disc?pulos y Misioneros de Jesucristo para que nuestros pueblos en ?l tengan vida?, nos interpela y nos convoca a un nuevo esfuerzo en la evangelizaci?n y en la construcci?n del Reino de Dios.

Ser disc?pulo de Jes?s significa poner el valor de la vida, la justicia y las bienaventuranzas como tarea. Disc?pulos y misioneros para evangelizar partiendo con alegr?a a transmitir la novedad de Jes?s que viene a renovar todas las cosas.

Agradecemos a todas las comunidades, movimientos y parroquias el trabajo realizado con el Documento de Participaci?n, e invitamos a seguir acompa?ando el proceso y a orar con la plegaria que el Papa nos ha regalado.

NUESTRA REALIDAD

Como Obispos, es nuestra misi?n y nuestro deber iluminar la conciencia de los fieles a la luz de la Palabra de Dios en los asuntos que afectan a la vida humana, la dignidad de la persona, la paz y el bien de todos. Desde la urgencia de ser disc?pulos tenemos la responsabilidad de anunciar el Reino de Dios y denunciar todo aquello que se opone a la verdad y la justicia. (Cfr Jr 33,16).

Nos congratulamos de los pasos que se est?n dando para la recuperaci?n de los recursos naturales, factor muy importante para el necesario desarrollo del pa?s y su econom?a y que deber? beneficiar de manera especial a los sectores m?s empobrecidos. As? mismo vemos avances en la lucha contra la corrupci?n y animamos a todos a seguir por un camino de austeridad.

Asamblea Constituyente

Superadas las primeras dificultades y tensiones, confiamos en que el di?logo y la concertaci?n sean el esp?ritu de trabajo de los constituyentes. Pedimos que, en el respeto a la Ley de Convocatoria siempre se act?e en el marco legal y constitucional, buscando el bien com?n y que todos los sectores, culturas y pueblos se sientan representados e identificados.

Es necesario que la nueva Constituci?n reconozca los principios y valores humanos y cristianos que han forjado la vida de nuestra patria y siguen vigentes en el coraz?n del pueblo.

Tiempo de cambio

Constatamos que ha comenzado un tiempo de cambio, una nueva etapa en nuestra historia, con la incorporaci?n m?s clara de los sectores sociales empobrecidos y los pueblos originarios a la responsabilidad de gobierno, con la preparaci?n de una nueva Constituci?n, con el empe?o de una mayor identidad y con el deseo de soberan?a en libertad, sin intromisiones antiguas o nuevas que atentan contra la dignidad del pa?s.

Como Iglesia participamos en este proceso con esperanza. Sabemos que ning?n proyecto pol?tico se identifica con el Reino de Dios, que la tarea de los cristianos es apoyar y comprometerse en todo lo que conduce a la justicia y la verdad, y es nuestro deber evangelizar en todo momento y lugar para que el plan de Dios llegue a su plenitud.

Constructores del di?logo y la verdad

La confrontaci?n y el resentimiento s?lo conducen a la frustraci?n, divisi?n y debilidad nacional. Hoy, m?s que nunca, es necesario que entremos en la din?mica del di?logo entre los pueblos, las fuerzas pol?ticas, los sectores sociales, las regiones y las culturas.

Es urgente promover la transparencia y la verdad que nos hacen libres y que deben prevalecer frente a la mentira que se ha generalizado en nuestra convivencia social. Mentira que hace del doble discurso una tarea pol?tica y que deriva tantas veces en corrupci?n como algo cotidiano de la vida.

Dignidad de la Familia

Cuando estamos asistiendo a un deterioro progresivo de la familia, es oportuno una vez m?s reafirmar su dignidad por ser c?lula b?sica y fundamento de la sociedad, fuente de la vida y del amor. Son muchas las causas que est?n combati?ndola: hedonismo, pobreza, desempleo, violencia, machismo y, de una manera particular el ?xodo de tantos bolivianos que est? ocasionando la ruptura de muchas familias y la falta de protecci?n y abandono de muchos de nuestros ni?os y j?venes.

Educar para la libertad

Ante las dudas e incertidumbres que vivimos en el tema educativo, reafirmamos lo que dec?amos en el mes de marzo:

?El Estado cumple su funci?n social en la medida en que garantiza el ejercicio de los derechos sociales. Entre ellos, particularmente deben tenerse en cuenta el derecho a la educaci?n, a la salud y a la seguridad social.

Los padres son los primeros y principales responsables de la educaci?n de sus hijos y tienen el derecho de elegir la que sea m?s conveniente para ellos. Por tanto, es deber del Estado colaborar a los padres en esa tarea.? (Construyamos una Bolivia para todos No. 29).

Es necesario que la educaci?n sea tarea de todos y llegue a todos, que sea una educaci?n en los valores fundamentales de la persona: la libertad, la dimensi?n religiosa y la necesaria responsabilidad social.

Tierra

Otro tema candente que suscita hoy nuestra atenci?n es el de la tierra.

Es un principio ?tico y cristiano la justa distribuci?n de la tierra que Dios cre? para todos, que es fuente de riqueza y alimento de los seres humanos, madre fecunda para todos. Las leyes han de propiciar este principio sin beneficiar solo a unos pocos y respetando el derecho de los pueblos y las personas que trabajan la tierra.

Un pa?s, bendecido por Dios con un territorio grande y hermoso, no deber?a ser lugar de confrontaci?n entre los pueblos y menos entre hermanos. Los abusos han de ser corregidos y todos han de tener posibilidad de trabajar la tierra y vivir de ella, cuidando la ecolog?a en el respeto de las leyes propias de la naturaleza.

Valores humanos y cristianos

Exhortamos a todos a revalorizar nuestra dignidad superando las dificultades de nuestra historia reciente y recuperando los valores humanos y cristianos que han marcado lo mejor de ella. En los ?ltimos a?os se han incrementado asesinatos, robos, atracos, violaciones de menores, toma de rehenes, grupos de ?pandillas? organizados para la delincuencia, linchamientos y violencia de todo tipo.

Sigue siendo un problema grave de nuestra sociedad el alcoholismo y m?s recientemente la drogadicci?n. Igualmente vuelve a adquirir caracteres alarmantes el narcotr?fico.

Creemos que la causa fundamental de todo ello reside en el abandono de los valores ?tico-morales, en la p?rdida del respeto a la dignidad de cada persona; en una palabra, el resultado de habernos alejado del Dios de la vida.

En el esp?ritu de la Navidad que nos disponemos a celebrar y con la confianza en Dios que vive entre nosotros, que ha puesto su tienda en el coraz?n del pueblo, reavivamos nuestra esperanza siendo disc?pulos y misioneros de Jesucristo en un mundo desgarrado por el miedo, la pobreza y la crisis de valores.

Que la sant?sima Virgen Mar?a, la primera disc?pula, que esper? el nacimiento del Dios hecho hombre con inefable amor de madre, interceda ante su Hijo para que ?l conceda a nuestra patria un nuevo nacimiento de paz, cimentada en la verdad, la justicia, la solidaridad activa y la libertad.

Noviembre 2006

LOS OBISPOS DE BOLIVIA
Publicado por verdenaranja @ 23:28  | Hablan los obispos
Comentarios (0)  | Enviar
Comentarios