Martes, 21 de noviembre de 2006
Plena sinton?a de los obispos canarios ante la inmigraci?n en el primer encuentro p?blico en com?n con motivo de la clausura de la exposici?n de fotograf?as de Borja Su?rez sobre la llegada de inmigrantes a Canarias. (Publicado en "Iglesia Nivariense" NOVIEMBRE-DICIEMBRE 2006 N? 69)


Asistencia, Acogida, Integraci?n


Daniel Barreto


Con motivo de la clausura de la exposici?n de fotograf?as de Borja Su?rez sobre la llegada de inmigrantes a Canarias, el Instituto Superior de Teolog?a de las Islas Canarias y el aula Manuel Alem?n de la Universidad de Las Palmas organizaron el pasado jueves 28 de septiembre en la Casa de la Iglesia de la ciudad de Las Palmas de Gran Canaria una conferencia-coloquio con la participaci?n de Francisco Casses Andreu, Obispo de Canarias, y Bernardo ?lvarez Afonso, Obispo de San Crist?bal de La Laguna.

Los obispos, en este primer encuentro p?blico com?n, que adquiere por significado hist?rico, expresaron la plena sinton?a de sus posiciones ante la inmigraci?n africana a Canarias y Europa as? como la unidad de las dos di?cesis Canarias frente cualquier acontecimiento. Ante m?s de 300 personas, tras un an?lisis de datos y estad?sticas sobre la procedencia de los extranjeros que se instalan en Canarias y de la llamada al sentido cr?tico ante los medios de comunicaci?n y sus intereses econ?micos, los obispos ex-pusieron las claves esencia-les de la posici?n cristiana ante el fen?meno de la inmigraci?n.

Ya la entra?a jud?a del cristianismo, sobre todo en su vertiente prof?tica, ense?aba el mandato divino y sagrado de hacerse cargo de "la viuda, el hu?rfano y el extranjero" como modo en que el creyente hace a Dios presente en el mundo. Esa es la tarea definitoria decisiva del fiel del Antiguo Testa-mento y, elevado a misi?n universal, la tarea esencial del cristiano. Seg?n Monse?or Casses Andreu, al menos en Europa, la viuda y el hu?rfano est?n relativamente bien atendidos. "Nos queda, sin embargo, el extranjero", dijo el obispo. La responsabilidad y hospitalidad del necesitado m?s all? de los cuarenta d?as que permanecen en los centros de internamiento son tareas ineludibles para los cat?licos.

Asimismo, los obispos de Canarias criticaron el enfoque predominante en el trata-miento de la inmigraci?n. No s?lo en lo que respecta a la xenofobia o el rechazo al extranjero, sino especialmente pusieron en guardia frente al discurso aparentemente bienintencionado que defiende la necesaria mano de obra inmigrante para mantener la econom?a de las sociedades opulentas de consumo. Pues en ese punto de vista, que calcula cu?ntos se necesitan para los trabajos indeseables o realizados en condiciones de "neoesclavitud" y cu?n-tos se expulsan, las personas que vienen de fuera son tratadas como mercanc?a. Se atenta as? contra la dignidad humana.

Tanto Casses como ?lvarez coincidieron en se?a-lar las injustas reglas de la econom?a mundial, que han condenado a ?frica a la pobreza y el olvido. Atendiendo a su experiencia personal en Burkina-Fasso, Monse?or Casses puso el acento sobre lo que significa literalmente "morirse de hambre". Las situaciones de neocolonialismo europeo e internacional sobre ?frica son las verdaderas causas de la inmigraci?n desesperada.

En ese sentido, los obipos indicaron que son pocos en los medios de comunicaci?n los que se percatan de lo que est? en juego esencialmente: el futuro de ?frica. ?frica y su pobreza son el tema principal que debe ocupar en este contexto al cristiano. Mientras se habla de la huida en cayucos de j?venes de pa?ses secularmente saqueados, la prensa de Canarias celebra que las Islas se conviertan en "cabeza de puente" europea y norteamericana de las nuevas formas de explotaci?n empresarial. Dos desembarcos, el del inmigrante en Canarias y el del empresario en ?frica, que no est?n desvinculados.

?lvarez Afonso destac? que la Iglesia llevaba m?s de 90 a?os celebrando el d?a del emigrante y que la acci?n de la Iglesia en su atenci?n y acogida se realizaba siempre de modo prioritario en las v?as de acci?n de las parroquias. El obispo de La Laguna destac? la necesidad urgente de formarse sobre la realidad africana, luchar contra la ignorancia que rodea ?frica, por ejemplo a trav?s de la revista Mundo negro. En ese acercamiento urgente a ?frica, se hace central la solidaridad y la cooperaci?n religiosa, social y espiritual con el Islam, lo cual implica tambi?n se?alar las posibilidades que tienen los pa?ses isl?micos de co?laborar en la erradicaci?n de la pobreza en el norte de ?frica.

A continuaci?n se abri? el debate con los asistentes, que profundizaron en varios aspectos de la cuesti?n, entre ellos: la necesidad de que en los centros de acogida se d? un trato digno a los inmigrantes, la urgente reivindicaci?n de la igualdad de condiciones laborales de los extranjeros, el derecho de los pobres a no emigrar, la distinci?n entre multiculturalismo e interculturalidad, las maneras de participar desde las parroquias en el apoyo y socorro de los inmigrantes, la denuncia prof?tica ante las instituciones civiles, la sensibilizaci?n y concienciaci?n social, etc.

Las di?cesis canarias daban muestra con este encuentro que las pautas fundamentales de la acci?n que llevan realizando hace muchos a?os a favor de los m?s necesitados, la viuda, el hu?rfano y ahora especialmente el extranjero, marcan el camino adecuado. La consigna de todo cristiano ante la inmigraci?n, seg?n Francisco Casses, es la defensa de la dignidad humana y el rechazo militante de cualquier forma de exclusi?n practicando la "asistencia, la acogida y la integraci?n".
Publicado por verdenaranja @ 22:45  | Migraciones
Comentarios (0)  | Enviar
Comentarios