Mi?rcoles, 06 de diciembre de 2006
El padre Fernando Lorente no hace reflexionar en las contradicciones que caracterizan al hombre de hoy, en su art?culo semanal de los mi?rcoles en EL D?A, en la secci?n CRITERIOS.


Luz en el Camino Fernando Lorente, o.h. *



Algunas preguntas


Son bastantes los estudios que vienen publicando sobre la sociedad actual. Y en todos ellos, seg?n afirman algunos de sus comentaristas, insisten en las contradicciones que caracterizan al hombre de hoy en todos los niveles sociales y culturales. Por eso, no resulta extra?o que cada vez sean m?s los que, sin acertar tal vez a formular con claridad su malestar, andan buscando un sentido nuevo a su vida. Nadie puede poner en duda lo que ha venido creciendo, y de manera positiva, el nivel cultural, al menos se dispone de m?s medios que nunca para poder recibir una formaci?n m?s amplia. Disponemos de mayor informaci?n. Y, sin embargo, son cada vez m?s los que se sienten desprovistos de razones convincentes para dar un sentido a la vida.

?Qu? le falta a nuestra cultura? ?Qu? es lo que necesitamos para aprender a vivir?

Tampoco se puede dudar del crecimiento de los contactos entre las personas y la relaci?n entre los pueblos. Es admirable c?mo hoy es posible una comunicaci?n r?pida y eficaz por toda clase de medios. Pero, al mismo tiempo, parece que el hombre de nuestro tiempo es cada vez menos capaz de entablar relaciones de verdadero amor y de aut?ntica amistad.

?Qu? es lo que hace tan dif?cil la relaci?n profunda entre las personas?

Tambi?n debemos estar muy satisfechos de que la sociedad actual est? muy equipada que nunca para luchar contra el dolor, la enfermedad y el mal en general. Pero, no es menos cierto el testimonio de personas que se sienten cada vez m?s d?biles para enfrentarse al sufrimiento y contrariedades de la vida.

?Qu? es lo que ha debilitado la consistencia interior de las personas?

Las personas de nuestros d?as pueden satisfacer necesidades y deseos que hace unos cuarenta a?os eran impensables para muchas de ellas. Hoy, cada vez son mayores las posibilidades de viajar, divertirse, cultivar toda clase de aficiones art?sticas y culturales.

?Por qu? crece el n?mero de personas profundamente insatisfechas?

Son numerosas las contradicciones, pero con ?stas bastan para darnos cuenta de c?mo se despiertan en nosotros graves interrogantes como ?stos:

?En qu? no estamos aceptados? ?Qu? es lo que falla?

Estas no son preguntas forzadas. Es el planteamiento realista de toda persona que quiere vivir su vida a fondo.

Hace unos a?os que el m?dico psiquiatra, Enrique Rojas, en su libro "El hombre light", con mucha oportunidad nos recordaba que la vida se nos presenta a todos como un problema que hay que ir resolviendo d?a a d?a. Y c?mo en cualquier problema, lo importante es plantearlo bien. Este ser? el mejor modo de enfocarlo y resolverlo con acierto. No pocas personas sienten que su verdadero problema comienza ah?. Intuyen que no tienen la vida bien planteada. Les falta coherencia interior, af?n de superaci?n, proyecto, sentido, exigencia personal. Cada persona es responsable de buscar el camino acertado en la vida. Lo que caracteriza al cristiano es que, al dise?ar su vida, al darle un sentido y al vivirla, tiene como punto de referencia clave a Jesucristo. Sigamos reflexionando buscando m?s luz y m?s esclarecedora para respuesta plena a las preguntas que hemos enumerado.

El tiempo se mide generalmente por Cristo. Un acontecimiento hist?rico -y toda existencia humana lo es- se enmarca en una fecha que est? "antes" o "despu?s" de su nacimiento. Pero la l?nea divisoria de este "antes" o ese "despu?s",m?s que por la geograf?a o la historia pasa por el campo del propio coraz?n. Vivir para el ego?smo es vivir antes de Cristo; vivir para el amor es vivir despu?s de ?l. La oraci?n de Adviento, y la de todos los tiempos lit?rgicos, consiste en pedir que nuestro vivir sea cada vez menos "antes" y cada vez m?s "despu?s"de ?l. No nos cansemos, todos los interrogantes, de todos los tiempos, s?lo tienen su verdadera respuesta en la fe en Cristo. A esta misi?n estamos llamados todos los cristianos, como personas de Cristo. Esto es aproximarse "Adviento" a Navidad y vivirla. Y as? podremos responder siempre y con acierto a todas las preguntas que las diversas circunstancias nos vayan presentando,

* Capell?n de la Cl?nica S. Juan de Dios
Publicado por verdenaranja @ 14:18  | Espiritualidad
Comentarios (0)  | Enviar
Comentarios