Jueves, 04 de enero de 2007
Reflexi?n Teol?gic-Pastoral para la Jornada de la Infancia Misionera 2007 con el lema "Ponte en camino... Eres misionero", publicada en la revista ILUMINARE, n?mero 369, Enero 2007.


?Yo soy el Camino?;
el ?nico punto de partida


Cualquiera de vosotros habr?a hecho lo mismo ante la tarea de comentar este lema misionero. No soy original, he tomado el Evangelio entre mis manos para buscar ese pasaje que inmediatamente viene al coraz?n, lo he abierto y le he pedido al Esp?ritu sumergirme, una vez m?s, en esa aventura espiritual que se produce cada vez que uno se acerca al libro santo. Y he le?do: ?Yo soy el Camino?. Y el Se?or me ha dicho: ?S?, una vez m?s pronuncio estas palabras para ti: ?Yo soy el Camino, la Verdad y la Vida??.

Y ahora cualquiera de vosotros, lectores, podr?a seguir escribiendo est?s p?ginas. En el fondo os invito a hacerlo, a orar con la palabra del Se?or y a disfrutar con el emocionante mundo que se abre si t?, al conocer el lema de la Infancia misionera 2007: ?Ponte en camino. Eres misionero?, lo recibes como palabra del Se?or para ti. Entonces comienzas a buscar tu camino, y das en ?l tu primer paso, o si ya hace tiempo que lo descubriste, renuevas la ilusi?n, te desperezas, te entusiasmas...

Y es que este lema, tiene vida propia, provoca un dialogo, hace despertar, llena de ilusi?n, transmite coraje y alegr?a.

Entra en la aventura... ?Y adonde yo voy ya sab?is el camino. Le dice Tom?s: ?Se?or, no sabemos a donde vas, ?c?mo podemos saber el camino?? Le dice Jes?s: ?Yo soy el Camino, la Verdad y la Vida y nadie va al Padre sino por m?.?? (Jn 14, 6).

Como en tantos otros momentos del Evangelio, nadie pod?a haberse imaginado antes esa situaci?n. Pero llega un momento en el que por primera vez en la historia se pronuncia la frase y el mundo cambia. Los deseos del hombre, expresados en la pregunta ?c?mo podemos saber?, se ven cumplidos y las expectativas son superadas por esa afirmaci?n de Cristo ?Yo soy el Camino? Y la afirmaci?n transciende la historia y tambi?n a nosotros nos impacta. S?, ?l es el camino... nos sentimos seguros y decimos: ?Caminamos contigo, en ti, por ti y hacia ti?.

?Jes?s es el Camino?, y por eso podemos acompa?arle en tantos caminos que fue recorriendo de Nazaret a Jerusal?n, a Galilea, a Samar?a, y ver c?mo realmente ?l fue el ?nico camino hacia el Padre para todo hombre. En el camino se encuentra con el ciego, al que da la vista; con el sordo, al que le dice ?Effeta. ?brete?; con la mujer, a la que cura de la enfermedad o aquella otra a quien perdona todos sus pecados. En el camino se encuentra con aquellos hombres a los que les invita a caminar unidos a ?l y les dice ?venid conmigo?, recorred el mismo camino que Yo. Y as? Pedro, Juan, Andr?s, Felipe, la samaritana, Zaqueo, L?zaro, el paral?tico, Mar?a Magdalena y tantos otros, vieron c?mo su vida se transformaba y comprendieron que ya s?lo les quedaba una forma de vivir. ?Y ellos tambi?n se pusieron en camino.

Podemos orar con esta oraci?n de la Beata Teresa de Calcuta para unirnos a esta larga lista de personas en camino: ??l es el camino, que debe ser recorrido; ?l es la vida que debe ser vivida; ?l es la luz que debe ser encendida; ?l es la palabra que debe ser proclamada; ?l es el amor que debe ser amado?.



Historias de caminantes;
?podr?a ser
tambi?n mi historia?


La historia de nuestra fe es una historia de caminantes, de hombres y mujeres que en un momento de la vida se encontraron con Dios y escucharon la misma llamada: ??Ponte en camino!? Al recordar ahora algunas de ellas deber?amos sentirnos tocados por el Se?or que nos va susurrando a cada uno: ??eh, tu, (escribe aqu? tu nombre), ponte en camino!?

Abraham escuch? un d?a: ??Vete de tu tierra y de tu patria y de la casa de tu padre a la tierra que yo te mostrar?. De ti har? una naci?n grande...? y march? Abraham como se lo hab?a dicho Yahv?... Ten?a Abraham 75 a?os? (Gn 12, 1-4).

...Ya ves, sorprendente, a cualquier edad y sin m?s explicaciones. ?Te arriesgar?as como Abraham?

Mois?s viv?a seguro y feliz y tambi?n escuch?: ??Ahora pues, ve, yo te env?o?. Mois?s replicaba y dec?a: ??Qui?n soy yo para ir?? Y el Se?or insisti?: ?Vete, Yo estar? contigo?? (Ex 3, 9).

...Tambi?n para misiones imposibles el Se?or sigue enviando. ?Te llamar? hoy a ti?

Vinieron despu?s otras grandes misiones a las que Dios enviaba y diversas personas que escuchaban el mensaje, a veces de forma sorprendente. Al joven Samuel Dios le dijo: ???Hasta cu?ndo vas a estar llorando?... llena tu cuerno de aceite y vete. Voy a enviarte...? Y Samuel se fue? (1Sa 16). A Jon?s le indic?: ?Lev?ntate, vete a N?nive, la gran ciudad y proclama el mensaje que yo te diga? (Jon?s 3, 2). Y al profeta Ezequiel, de forma inesperada: ?Ahora pues, prep?rate un equipo y sal deportado en pleno d?a a sus ojos. Saldr?s del lugar en que te encuentras a otro lugar, ante sus ojos? (Ez 12, 2).

...No creas que no hay llamadas especificas ni misiones concretas para todos, est?s donde est?s y seas como seas.

Damos un gran salto en el tiempo y nos encontramos con S. Jos?, en los primeros momentos de la vida de Jes?s. ?l tambi?n, trastocada su vida por el nacimiento del ni?o, escucha del ?ngel que le dice: ?Lev?ntate, ponte en camino, coge al ni?o y a su madre? (Mt 2, 23).

?Si dejas entrar a Jes?s en tu vida, tu vida ser? llamada a la misi?n, guiada por el esp?ritu. Hay que dar el primer paso, y escuchar.

Nos acercamos a un nuevo personaje, Felipe del que se nos dice que ya se hab?a puesto en camino y que en Samaria predicaba a Cristo y en medio de esa misi?n escuch? ?Lev?ntate y marcha hacia el mediod?a por el camino que baja de Jerusal?n a Gaza. Es desierto. Se levant? y parti? (Hch 8, 26). Y en ese camino llen? de alegr?a el coraz?n de un hombre al bautizarle.

...Porque tambi?n, ya en la misi?n, el Se?or abre nuevos caminos del Esp?ritu que es necesario acoger.

Y llegamos a Pablo, el gran caminante, que tuvo que rehacer su camino porque el Se?or le quer?a para ?l. Tras el emocionante relato autobiogr?fico de su conversi?n nos dice: ?Le vi a ?l que me dec?a: ?Date prisa, y marcha inmediatamente de Jerusal?n... marcha que yo te enviar? lejos, a los gentiles.?? (Hch 22, 16).

...?No habr? tambi?n en ti un poco del fuego evangelizador de san Pablo para continuar esta maravillosa historia de caminantes?

?Id al mundo entero y
anunciad el Evangelio?.
El reto de caminar hoy


Y aquel que dijo un d?a: ?Yo soy el Camino?, nos invit? a todos a continuar su obra. Esa obra para la que ?l hab?a sido enviado y que consist?a en anunciar a todos la salvaci?n. Es la gran obra de la evangelizaci?n, que la Iglesia continua realizando en cada rinc?n de nuestro mundo y que comienza en cada uno de nosotros el d?a de nuestro Bautismo, cuando al ser bautizados en el nombre del Padre, del Hijo y del Esp?ritu Santo, recibimos la fe, como vida, luz y palabra y nos convertimos en misioneros.

Por ello, actualizando la llamada del Se?or de hacer llegar a todos la salvaci?n, y reconociendo la urgencia del mandato, podemos reconocer nuestra propia llamada a la misi?n, seamos quienes seamos y estemos donde estemos.

"Iglesia, ponte en camino, eres misionera"

Lo reconocemos as? en la llamada continua del Esp?ritu que nos ha indicado que hoy, el camino primero de la Iglesia, es el camino hacia Cristo. ?Es necesario que todos nosotros, cuantos somos seguidores de Cristo, nos encontremos y nos unamos en torno a ?l mismo? (RH 32). Y en este primer camino la Iglesia desea servir a un ?nico fin ?que todo hombre pueda encontrar a Cristo, para que Cristo pueda recorrer con cada uno el camino de la vida? (RH 38). Por eso la Iglesia dice de s? misma que ?el hombre en la plena verdad de su existencia, de su ser personal... es el primer camino que la Iglesia debe recorrer en el cumplimiento de su misi?n, ?l es el camino primero y fundamental de la Iglesia, camino trazado por Cristo mismo? (RH 41).

?Joven ponte en camino, eres misionero?

Lo expres? maravillosamente Juan Pablo II en uno de sus ?ltimos encuentros con j?venes, a quienes dijo as?: ?Os quiero hacer una invitaci?n: ?ponte en camino?. No te limites a discutir, no esperes para hacer el bien, las ocasiones tal vez no se presenten nunca. ?Ha llegado el tiempo de la acci?n! En los albores de este tercer milenio, tambi?n vosotros j?venes est?is llamados a proclamar el mensaje del Evangelio con el testimonio de vuestra vida. La Iglesia necesita vuestras energ?as, vuestro entusiasmo, vuestros ideales juveniles... Hoy m?s que nunca, en un mundo a menudo sin luz y sin la valent?a de ideales nobles, no es tiempo para avergonzarse del Evangelio. M?s bien es tiempo de proclamarlo desde las terrazas. J?venes, poneos en camino. El Se?or camina con vosotros. Llevad en vuestras manos la cruz de Cristo; en vuestros labios, las palabras de la vida; y en vuestro coraz?n la gracia salvadora del Se?or resucitado?. (Juan Pablo II. Discurso a los j?venes de Suiza. 6 Septiembre de 2004)

?Familia, ponte en camino, eres misionera?
?sta es, quiz?, la gran urgencia, la gran tarea que debe suscitar renovadas energ?as. La familia cristiana, en misi?n, en camino, para renovar la sociedad y la misma Iglesia, retomando, y en muchos casos descubriendo, esa tradici?n educativa que encuentra su fuerza en el car?cter de Iglesia dom?stica que es propio de la familia. Desde Espa?a, el Papa Benedicto XVI alentaba a todas las familias del mundo a vivir en tensi?n misionera: ?La familia es el ?mbito privilegiado donde cada persona aprende a dar y a recibir amor... los padres cristianos est?n llamados a dar un testimonio cre?ble de fe y de esperanza cristiana. Han de procurar que la llamada de Dios y la buena nueva de Cristo lleguen a sus hijos con la mayor claridad y autenticidad?. La familia en misi?n, desde su peculiar responsabilidad, siendo comunidad de oraci?n, de transmisi?n de fe y de formaci?n en el esp?ritu.

?Quien quiera que seas,
ponte en camino, eres misionero?


No te dejes llevar de la comodidad de quien cree que todo est? ya hecho. Ponte en camino y da algo m?s de ti mismo; pote en camino y entra en relaci?n con otras personas y lugares; cuando te parezca que la fe se apaga, que no merece la pena seguir, ponte en camino y siente que ?l camina a tu lado. Ponte en camino, pues ponerse en camino es amar, porque el amor es salir de nosotros mismos en busca de quien lo necesita. Atr?vete a caminar y conf?a en el Esp?ritu que nos va conduciendo por el camino de la vida.

Y Mar?a se puso en camino

Y no me hab?a olvidado de Mar?a. ?C?mo hablar del camino, de la misi?n, de la Iglesia, de la fe y de la vida cristiana sin mirarla a Ella! Porque tambi?n Ella, la primera de todas, se puso en camino. Qu? bien resuenan ahora las palabras del Evangelio: ?Y Mar?a se levant? y se puso en camino con prontitud a la monta?a? (Lc 1, 39). No pod?a ser de otra manera, porque el Esp?ritu le hab?a mostrado el lugar de la misi?n: ?mira tu prima...? y llevaba ya a Cristo en sus entra?as, que la empujaba a entregar el amor que en ella habitaba. As? cada cristiano es enviado a la misi?n por el Esp?ritu y con Cristo dentro nos lanzamos sin miedo a la misi?n.

Y en esta primera misionera del amor, y en esta primera misi?n de la historia del cristianismo, lo que resplandece es la alegr?a, el don de Dios y la amistad. Que Mar?a nos conceda que al ponernos en camino, sobre todo y por encima de todo, llevemos la aut?ntica alegr?a, la que hizo saltar a Isabel y al ni?o en su seno. Porque s?lo as? seremos de verdad misioneros, porque es el primer argumento para la misi?n, porque es la clave para ver la vida y encontrar en el camino a los sedientos de Dios. Porque s?lo as? el cristiano, que se ha lanzado a la misi?n, se alegrar? cada d?a ?en Dios mi Salvador?.

Junto a un grupo numeroso de j?venes recorr? hace a?os el camino de Santiago, en un aut?ntico camino hacia el Se?or. Para ellos escrib? esto que ahora comparto con vosotros:

Caminar, esta es la palabra,
Tener una meta, superar dificultades,
continuar cueste lo que cueste,
compartir con todos y salir de uno mismo,
descubrir verdaderos amigos,
avanzar en la vida,
sentir la necesidad de Dios.
Todo esto es caminar,
hacer juntos el camino de la vida,
recorrer el camino de la fe.
Publicado por verdenaranja @ 23:07  | Misiones
Comentarios (0)  | Enviar
Comentarios