Viernes, 05 de enero de 2007
Gui?n lit?rgico para la Eucarist?a de la Jormada de la Infancia Misionera 2007, propuesto en la Revista Misionera ILUMINARE, n?mero 369, ENERO 2007.


MONICI?N DE ENTRADA

La comunidad cristiana se re?ne los domingos para celebrar la Eucarist?a, el memorial del amor hasta el extremo de Jes?s. Hoy lo hacemos, adem?s, con la peculiaridad de celebrar la Jornada de la Infancia Misionera.
El lema de esta Jornada de hoy. "Ponte en camino... eres misionero", nos recuerda a todos que los cristianos deben tomar parte activa en la misi?n universal de la Iglesia. Los ni?os de la Infancia Misionera nos estimulan a ponernos en camino y ser misioneros. Pidamos, pues, en esta celebraci?n por toda la Iglesia para que siga a su Maestro en los caminos que le marca para su misi?n hoy.

ACTO PENITENCIAL

Dirijamos nuestra mirada a Dios, nuestro Padre, pidiendo la gracia de su misericordia en nuestro caminar hacia El.

Se?or Jes?s que, hecho hombre por nosotros, anduviste los caminos de la Encarnaci?n y de la humildad. Se?or; ten piedad.
Cristo Jes?s, que por amor al Padre y a los hombres recorriste la v?a de la Cruz y de la Pasi?n. Cristo, ten piedad.
Se?or Jes?s, que, resucitado y ascendido a la derecha de Dios, eres el camino de todo hombre hacia el Padre. Se?or, ten piedad.

MONICI?N A LAS LECTURAS

La Palabra de Dios de este d?a es especialmente rica para comprender el lema de la Jornada. En la primera lectura se presenta la vocaci?n de Jerem?as como profeta de las naciones no jud?as; de igual manera, el pasaje del Evangelio recuerda el momento en que Jes?s es rechazado en su propia tierra y anuncia que su mensaje es no s?lo para los jud?os sino tambi?n para todos los pueblos. Y es que la Buena Noticia del Evangelio es el amor, del cual habla san Pablo en el conocido "himno al amor"; y el amor es la aspiraci?n del coraz?n de todo ser humano, que s?lo Dios puede colmar.

Como cristianos, disc?pulos de Jes?s ponernos en camino y ser misioneros es escuchar la llamada que Dios hace a abrir nuestro coraz?n al amor de Cristo y salir de nosotros mis?mos, superando cualquier prejuicio o barrera humana, para ir a todo ser humano. Que la Pa-labra de Dios nos estimule a ponernos en camino tras Aqu?l que es Amor y, por eso, es "el Camino. la Verdad y la Vida".


SUGERENCIAS para la HOMIL?A

- En la Biblia el camino, el peregrinar, el movimiento... es una constante para significar la necesidad del hombre de salir de s? mismo para llegar a conocer a Dios y a unirse a El. Muy significativamente este ponerse en camino est? unido a un env?o a una misi?n, a una entrega de s? mismo a favor de los dem?s: Abrah?n, Mois?s, los profetas... pero tambi?n los Ap?stoles de Jes?s, san Pablo, etc. se ponen en camino para llevar a los hombres un mensaje de parte de Dios.

- La iniciativa nunca es de la propia persona. El que se pone en camino es un enviado de Dios y, como tal, ha sido escogido, llamado y capacitado para la misi?n. Nadie puede arrogarse el ser enviado si antes no ha sido llamado. La vocaci?n de Jerem?as es un caso especialmente paradigm?tico. Se produce en un periodo de la historia de Israel de gran convulsi?n. El profeta se resiste ante las dificultades que intuye que va a encontrar; sin embargo, Dios no s?lo le capacita para ello, sino que adem?s le da a su misi?n un alcance universal.

- Jes?s en un paralelismo muy grande con Jerem?as, sufre el mismo rechazo por parte de la gente de su tierra. A ?sta que cree conocerle y saber lo que les va a decir, les responde que la autenticidad de su mensaje estriba en que, aunque ellos no lo acojan, los m?s aje-nos a la fe jud?a s? lo entender?n y lo acoger?n.

- La misi?n implica a veces sufrir la incomprensi?n, el rechazo y hasta la persecuci?n. Pero Jes?s "se abri? camino en medio de ellos y se fue". Nunca las dificultades son un freno para el que se sabe enviado de Dios y hecho por Dios como "plaza fuerte, en pilar de hierro, en muralla de bronce". No se trata de la arrogancia de la testarudez, sino de la fidelidad a un mensaje de salvaci?n que proviene de Dios.

- Si en el Antiguo Testamento este mensaje a veces est? velado por las expresiones, en el Nuevo la propia persona de Jes?s y la literalidad de las palabras nos hablan de un amor que no conoce l?mites ni barreras: el amor infinitamente misericordioso de Dios que el cristiano debe vivir y reproducir en su vida..

- El Papa Benedicto XVI dec?a en su mensaje para el DOMUND pasado: "la caridad es el alma de la misi?n". Por tanto "ser misioneros es inclinarse, corno el buen Samaritano, sobre las necesidades de todos, especialmente de los m?s pobres y necesitados, porque quien ama con el amor de Cristo, no busca el propio inter?s, sino ?nicamente la gloria del Padre y el bien del pr?jimo. Se encuentra aqu? el secreto de la fecundidad apost?lica de la acci?n misionera, que traspasa las fronteras y las culturas, llega a los pueblos y se difunde hasta los extremos confines del mundo".

ORACI?N DE LOS FIELES

Dirigirnos nuestra oraci?n de peregrinos a Dios, que est? siempre en el camino de la vi-da, respondiendo. Camina con nosotros, Se?or.

? Por la Iglesia, el Papa, los Obispos y todos los que tienen responsabilidad en la Iglesia, para que conduzcan a todos los fieles a escuchar la llamada y el env?o de Dios. Camina con nosotros, Se?or.

Por los que ejercen la autoridad en los pa?ses del mundo, para que lo hagan movidos por el esp?ritu de servicio y el amor a las personas. Camina con nosotros, Se?or.

Por todos los ni?os del mundo, especialmente los que m?s sufren en su cuerpo o en su esp?ritu, para que experimenten la cercan?a y el amor. Camina con nosotros, Se?or.
Por los ni?os de la Infancia Misionera, para que se pongan en camino y sean verdaderos misioneros en sus familias y colegios. Camina con nosotros, Se?or.

Por todos los misioneros, que se fatigan al recorrer los caminos para llegar a todas las personas, para que les llenes de alegr?a y constancia en su misi?n. Camina con nosotros, Se?or.

Por los que nos hemos reunido aqu? a celebrar la Eucarist?a, para que el contacto con Jes?s en su Palabra y en el Sacramento nos impulse a ir a quienes m?s necesitan de su amor. Camina con nosotros, Se?or.

Escucha, Padre, la oraci?n de tu pueblo que peregrina en este mundo y que necesita de ti para no desfallecer en su camino y poder cumplir con la misi?n que le encomiendas. Por Jesucristo, nuestro Se?or.

MONICI?N A LAS OFRENDAS

La presentaci?n de las ofrendas se realiza como una procesi?n. Este hecho indica la disponibilidad del Pueblo de Dios a dar no s?lo de sus cosas sino a ponerse a disposici?n de Dios para cumplir con la misi?n que le encomienda, a ponerse en camino y ser enviado.
Procedamos en este momento lit?rgico siguiendo el camino interior, espiritual, que nos sugiere tambi?n el lema de la Jornada de Infancia Misionera: ponemos en camino para ser misioneros, ofreciendo la ayuda de nuestra cooperaci?n econ?mica para a los ni?os del mundo que pasan necesidad a trav?s de la Pontificia Obra de la Infancia Misionera.

MONICI?N DE DESPEDIDA

El ?ltimo rito de la celebraci?n, la despedida de la asamblea, es una clara invitaci?n a andar por los caminos del mundo llevando la gracia, la paz y el amor de Jesucristo experimentado en la misma. Por eso es, a la vez, despedida y env?o. La celebraci?n de la Eucarist?a nos llena de alegr?a y tambi?n nos compromete, nos hace misioneros. Es imposible acercarse a Jes?s en el sacramento de su amor universal y no sentir de una manera u otra la necesidad de comunicarle. Caminemos hacia los otros... porque somos misioneros.

P. Juan Mart?nez, colaborador de las OMP
Publicado por verdenaranja @ 23:24  | Liturgia
Comentarios (0)  | Enviar
Comentarios