Martes, 09 de enero de 2007
Cr?nica de la celebraci?n de acci?n de grancias por la fundaci?n de las Hermanas de la Caridad de Santa Ana en Tenerife, publicada en el Bolet?n Oficial del Obispado, n?m. 8, 9 y 10 de 2006.

CELEBRACI?N DE ACCI?N DE GRACIAS POR LA FUNDACI?N DE LAS HERMANAS DE LA CARIDAD DE SANTA ANA EN TENERIFE

La Camella Arona 7 de Septiembre de 2006


PALABRAS DE HERMANA TERESA BAJADOR


Sr. Obispo, Don Bernardo ?lvarez, presente en esta celebraci?n, en la persona del Sr. Vicario General, Don Domingo Navarro, Don Oscar Guerra, Secretario del Obispo, Sres. Arcipreste y Vicearcipreste del Arciprestazgo de Granadilla, Sr. P?rroco de esta Parroquia, Sacerdotes todos de la Di?cesis de Tenerife, presentes y ausentes por no poder estar aqu? hoy.

Feligreses de las distintas parroquias de la di?cesis y, especial-mente de este, querido ya, Arciprestazgo de Granadilla: Hoy es un d?a gran-de, un d?a de gozo y de acci?n de gracias para la Congregaci?n de Hermanas de la Caridad de Santa Ana, para la gran familia de Mar?a Rafols y Juan Bonal.

Las Hermanas M' Luisa, Carmen y Beatriz comienzan llenas de ilusi?n su andadura como comunidad religiosa en esta di?cesis, en la que nuestra Congregaci?n, hasta ahora, no hab?a estado presente. El esp?ritu y el recuerdo de nuestros Fundadores est?n hoy, de manera especial vivos en nuestras mentes y corazones.

Ella, Mar?a Rafols, est? ya en los altares, y ?l, el sacerdote Juan Bonal, est? en camino. El d?a 26 de Septiembre (lo digo como informaci?n), una comisi?n de historiadores, se re?ne en el Vaticano para dar su veredicto sobre las virtudes heroicas de este santo, porque lo es. Es un paso firme en el proceso de canonizaci?n. Estamos contentas. Ellos respondieron incondicionalmente a la llamada de Dios, supieron combinar imagina?ci?n, fe, esperanza y mucho amor, dej?ndonos una rica herencia como manantial del que brota la vida.

Su respuesta hizo posible que el carisma que ellos recibieron se extienda por todo el mundo. Hoy somos 2.500 Hermanas de todas las razas las que formamos la Congregaci?n y un buen n?mero de laicos que se sien-ten enriquecidos con nuestro carisma y con los que formamos la gran Familia Congregacional, dentro de la Iglesia Universal e Iglesias locales con las que estamos en total comuni?n y a las que queremos servir fielmente.

La Comunidad que va a prestar su servicio en el Arciprestazgo de Granadilla, como Mar?a Rafols y Juan Bonal quiere estar atenta, para dar respuesta, en la medida de sus posibilidades e indicaciones de sus pastores, a las necesidades de este Arciprestazgo, que con el cari?o y la cercan?a de sus gentes ya se est? ganando nuestro coraz?n.

He comenzado hablando de gozo y gratitud: De gozo en el Se?or y de gratitud en primer lugar a El, porque es El quien mueve losa hilos de la Historia de cada persona. Y desde El: Agradezco, en nombre de toda la Congregaci?n, a Don Bernardo ?lvarez, Obispo de Tenerife, el que haya solicitado, de acuerdo con sus colaboradores inmediatos y dem?s sacerdo?tes de la di?cesis, a Fina. Josefina V?laz, nuestra Superiora general, la presencia de las Hermanas de la Caridad de Santa Ana, en la Di?cesis de Tenerife y concretamente en el Arciprestazgo de Granadilla.

Agradecemos la acogida cari?osa, cercana e incondicional, cargada de detalles, que todos, desde que llegamos al aeropuerto hasta ahora, nos hab?is dispensado. Es muy gratificante llegar por primera vez a un lugar y sentirse, desde el primer momento, como en casa.

Gracias a los Se?ores Vicario General, Arcipreste, Vicearcipreste, P?rroco, sacerdotes y feligreses de las distintas Parroquias de la di?cesis que nos est?is acompa?ando en esta celebraci?n de la Eucarist?a que con tanto cari?o y mimo la hab?is preparado.

Nos sentimos muy agradecidas y afortunadas:

Por carisma: caridad universal, hecha Hospitalidad y acogida, tenemos vocaci?n de ir por todo el mundo haciendo vida y anunciando el amor que Dios tienen a todos sus hijos, a todas las personas. Y aqu? en Tenerife, es precisamente el mundo, con toda la diversidad de sus gentes, quien viene hasta nosotros. Nos dais la oportunidad de compartir con muchos, desde un mismo lugar; y con vuestra acogida c?lida y cercana, recibirnos de todos la Hospitalidad que queremos vivir, Gracias!

Tened presente en vuestra oraci?n a la nueva comunidad, y sabed que su casa, donde ellas van a vivir, queremos que est? abierta para todos vosotros, todos los que vay?is a ella ser?is bien recibidos. Contad con las hermanas para todo lo que necesit?is. Una de ellas es enfermera, ante cual?quier urgencia, no dud?is en pedir su ayuda.

Y termino dirigi?ndome a vosotras, M' Luisa, Carmen y Beatriz: Que vuestra alegr?a y vuestro gozo siga siendo siempre el Se?or. Y as? en todos los momentos y circunstancias, que los tendr?is de todo tipo, vuestra actitud ser? como la aurora que va robando espacio a la noche y acaba imponi?ndose a la oscuridad.

Que vuestro coraz?n rebose siempre de esperanza, sed testigos de la luz que procede del Misterio, del Amor y de la Vida.

Que la primac?a de vuestra vida sea siempre Dios y que los dem?s, especialmente los m?s necesitados, ocupen el centro de vuestro coraz?n. Experimentar?is la alegr?a que no es sino el fruto maduro de la generosidad.

Esta es mi oraci?n por vosotras. Se la presento al Se?or por medio de Mar?a, Madre del Divino Pastor, a cuyo cuidado hemos confiado la comunidad. Gracias de nuevo a todos.
Comentarios