S?bado, 13 de enero de 2007
Introducci?n explicativa a la Semana de Oraci?n por la Unidad de los Cristianos.

Hace o?r a los sordos y hablar a los mudos (Mc 7,37)

La Semana de oraci?n por la unidad de los cristianos de este a?o nos propone dos temas, dos invitaciones dirigidas a las Iglesias y a los cristianos: por una parte, orar por la unidad de los cristianos y buscarla juntos; por otra parte, unir nuestras fuerzas para responder a los sufrimientos humanos. Estas dos responsabilidades est?n estrechamente vinculadas.

Una y otra est?n vinculadas a la curaci?n del cuerpo de Cristo, por lo que el texto principal elegido para la Semana de Oraci?n de este a?o es una historia de curaci?n. Mc 1, 31-37 refiere c?mo Jes?s cura a un hombre sordo e incapaz de hablar. Jes?s conduce al hombre lejos de la muchedumbre con el fin de estar solo con ?l. Pone sus dedos en los o?dos del hombre, escupe y toca la lengua del hombre, y "le dice Ephata, es decir: ?brete", una f?rmula a veces utilizada en la liturgia del bautismo. La buena noticia proclamada incluye aqu? varias dimensiones. Como en numerosos pasajes del Evangelio, este relato de curaci?n nos da a entender la respuesta total a la solicitud del Se?or ante el sufrimiento y las necesidades, y constituye un testimonio elocuente de la misericordia de Dios. Dando al hombre la escucha y la palabra, Jes?s manifiesta el poder y el deseo de Dios de salvar a todo hombre, realizando la profec?a de Isa?as: "Entonces, se despegar?n los ojos de los ciegos, los o?dos del sordo se abrir?n, brincar? el cojo como un ciervo, la lengua del mudo cantar? (35, 5-6). La curaci?n del hombre sordo le permite comprender la buena noticia proclamada por Jesucristo. El hecho de que recupera la palabra le permite proclamar a los otros lo que vio y oy?. Estas distintas perspectivas se encuentran en la respuesta de los que son testigos de la curaci?n y son "impresionantes": "Hace o?r a los sordos y hablar a los mudos" (v. 37).

Como este hombre, curado por Jes?s, todos los que han sido bautizados en Cristo han tenido los o?dos abiertos al Evangelio. En su primera carta, San Juan nos habla de la fraternidad de los que recibieron esta buena noticia: ?Lo que hemos o?do, lo que hemos visto con nuestros ojos, lo que hemos contemplado y han tocado nuestras manos acerca de la palabra de la vida? (1,1). El Se?or deseaba (Jn 17) que sus disc?pulos, que hab?an acogido su mensaje, fueran una sola cosa, unidos los unos a los otros en una unidad arraigada en su comuni?n con el Padre y el Esp?ritu Santo. Como cuerpo de Cristo, la Iglesia est? llamada a ser una, a ser la comunidad que ha visto y o?do las maravillas que Dios hizo, y que ha sido enviada para proclamarlas por todo el mundo. Como cuerpo de Cristo, estamos llamados a estar unidos en la realizaci?n de su misi?n, a saber tambi?n estar al servicio de los que sufren y est?n en la necesidad. Como Dios escuch? los gritos y vio los sufrimientos de su pueblo en Egipto (v?ase Ex 3, 7-9), como Jes?s respondi? con solicitud a los que lo imploraban, la Iglesia debe tambi?n comprender la voz de todos los que sufren, debe estar animada por la compasi?n y dar la palabra a los que est?n sin voz.

Reanudando estos dos aspectos de la vida y la misi?n de la Iglesia, la Semana de oraci?n por la unidad de los cristianos de este a?o desea hacer resaltar el v?nculo esencial existente entre, por una parte, la oraci?n por la unidad de los cristianos y su b?squeda concreta y, por otra parte, las iniciativas de apoyo a los que est?n en la indigencia y el sufrimiento. El Esp?ritu, que hace de nosotros hermanos y hermanas en Cristo, nos da tambi?n la fuerza de ir hacia todo ser humano que est? en la necesidad. Es el mismo Esp?ritu que est? actuando en todos nuestros esfuerzos para hacer visible la unidad de los cristianos y nos da la fuerza para renovar la faz de la tierra. Cada vez que contribuimos a aliviar los sufrimientos de nuestro semejantes, nuestra unidad se hace m?s visible; cada paso dirigido a la unidad refuerza el cuerpo todo el Cristo.
Publicado por verdenaranja @ 23:41  | Misiones
Comentarios (0)  | Enviar
Comentarios