Domingo, 14 de enero de 2007
(ACI).- Ante miles de fieles que se reunieron en la Plaza de San Pedro para rezar el ?ngelus dominical el d?a en que la Iglesia celebra la Jornada Mundial del Migrante y Refugiado, el Papa Benedicto XVI hizo un llamado a ver en la migraci?n "no solo un problema" sino una bendici?n para el mundo.

El Santo Padre exhort? a mirar a la ?santa Familia de Nazaret, ?cono de todas las familias, porque refleja la imagen de Dios custodiada en el coraz?n de toda humana familia, incluso cuando a veces es debilitada y desfiguradas por las pruebas de la vida?.

Asimismo el Pont?fice destac? que en el ?drama de la Familia de Nazaret vemos la dolorosa condici?n de tantos inmigrantes? reconocemos en particular las dificultades de la familia inmigrante como tales: malos momentos, humillaciones, dificultades, fragilidades?.

M?s adelante invit? a ?tutelar a los inmigrantes y a sus familias mediante el auxilio de servicios legislativos, jur?dicos y administrativos espec?ficos y con redes de servicios de sectores de escucha y de estructuras de asistencia social y pastoral?.

Tras citar el n?mero creciente de emigrantes en el mundo -200 millones- el Pont?fice destac? que "la realidad de las migraciones no debe ser vista solamente como un problema, sino sobre todo como un gran recurso para el camino de la humanidad".

?Solamente en el respeto de la dignidad humana de todos los inmigrantes y el reconocimiento de parte de estos de los valores de la sociedad que los aloja, hacen posible la justa integraci?n de las familias en los sistemas sociales, econ?micos y pol?ticos de los Pa?ses? concluy? el Papa.
Comentarios