Martes, 16 de enero de 2007
UMLAZI, BHEKITHEMBA Y SUS ALREDEDORES

En 1950, el Gobierno del apartheid en Sud?frica hizo pasar el Group Areas Act que establec?a por la dificultad una separaci?n f?sica entre los ciudadanos, creando zonas distintas de residencia para personas de razas diferentes. M?s de 3 millones de personas se desplazaron as? por la fuerza y se asisti? al nacimiento de "townships" en los que se confinaba a la mayor?a de la poblaci?n negra. Se trataba de zonas superpobladas que dispon?an solo de pobres viviendas, de servicios de salud y educaci?n inadecuados y que ofrec?an poco empleo. Umlazi era al inicio uno de estos townships.

La herencia dejada por el apartheid -racismo, desempleo y pobreza ?sigue siendo un formidable reto para los habitantes de Umlazi. Con m?s de un 40% de la poblaci?n desempleada y la mayor parte de la poblaci?n en actividad que gana lo justo para alimentar a sus familias, sus habitantes apenas tienen esperanza de poder dejar el township. La poblaci?n de Umlazi y sus alrededores asciende a 750.000 habitantes y por tanto las infraestructuras est?n muy poco desarrolladas. No existe en efecto ning?n equipamiento de ocios, ni incluso un campo de f?tbol o un cine. No hay bastantes centros escolares, ni centros m?dico-sociales o alojamientos adaptados. Hay que subrayar que los antiguos townships no son las zonas hoy m?s pobres de Sud?frica. Estos ?ltimos son m?s bien regiones rurales poco desarrolladas y los barrios de chabolas -antiguamente llamadas "campos de empleo"- que se encuentran al margen de la mayor?a de grandes ciudades del pa?s.

La pobreza y el desempleo constituyen, pues, un terreno abonado para la criminalidad actualmente muy elevada y los problemas de violencia en las familias y las comunidades. Pero el reto actualmente m?s grande para la poblaci?n de Umlazi es la pandemia del Sida. Se considera que est?n afectados m?s del 50% de los habitantes. Es dif?cil conocer con exactitud el alcance del contagio, pues un gran n?mero de personas que no hacen prueba. Pero queda claro que tiene un peso aplastante sobre la realidad de hoy. Cada uno, en esta regi?n, est? afectado de una manera o de otra por el Sida. M?s del 10% de los nacidos est?n contaminados y muchos de ellos mueren durante sus primeros a?os. La poblaci?n entre los 14-40 a?os ha sido diezmada, numerosos ni?os est?n libres ellos mismos y viven en la calle o solos, mientras que otros viven con sus abuelos.

Ninguna persona, familia, Iglesia o comunidad est? en condiciones de afrontar los problemas del desempleo, de la pobreza, de la criminalidad, de la violencia de la que son objeto las mujeres y los ni?os y del Sida. Estas plagas son demasiado grandes para una Iglesia dividida. ?sta es, pues, una situaci?n extremadamente cr?tica que proporcion? un orden del d?a para el ecumenismo. Los Zul?es dicen: ??No se pasa al lado de alguno que est? construyendo una casa sin echarle una mano!?. El apartheid consigui? hacer caer las barreras entre las Iglesias; actualmente a nivel local, el Sida tiene el mismo efecto.

Las Iglesias de Umlazi y las de otros townships han contribuido a la construcci?n de centros
m?dico-sociales. Tambi?n pusieron en marcha programas de asistencia a domicilio formadas del personal voluntario para ocuparse de los enfermos y de aquellos que se mor?an en su domicilio. Eso implica para estos trabajadores voluntarios, que quieren aportar un cambio en la vida de los que sufren, someterse a un duro trabajo a nivel f?sico, emocional y espiritual. Otros proyectos se ocupan de los hu?rfanos y ni?os con problemas, de la educaci?n de los j?venes, como la iniciativa "romper el silencio" mencionada en la introducci?n de los textos de este a?o. La colaboraci?n entre Iglesias va m?s all? de estos extensos programas e incluye tambi?n la oraci?n y el testimonio com?n as? como otros ejemplos de un ecumenismo de vida, como lo muestra la reflexi?n de los responsables de Iglesias locales siguientes.
Publicado por verdenaranja @ 22:48  | Misiones
Comentarios (0)  | Enviar
Comentarios