Viernes, 26 de enero de 2007
Comentario al Evangelio del S?bado de la Tercera Semana del Tiempo Ordinario, sacado del libro "Ens??ame tus caminos", de Guillermo Guti?rrez.


Seguridad en la fe. El tema de la fe como motor de las audacias de los antiguos encuentra una aplicaci?n en la situaci?n descrita en el texto evang?lico, donde se echa de menos esa fe. Marcos escribe para todos los cristianos de todos los tiempos, porque en todos los tiempos atraviesan los creyentes temporales adversos.
El relato establece un doble nivel descriptivo y simb?lico. A nivel descriptivo se describe un fen?meno c?smico seg?n determinadas leyes naturales. El miedo en este caso es una reacci?n natural y no es ?se el objeto del reproche de Jes?s.
A nivel simb?lico se trata de la turbaci?n de unos hombres que se sienten solos e impotentes en lucha desigual contra las fuerzas del mar.

La Iglesia se representa aleg?ricamente desde tiempos antiguos por una barca. Entrar en la Iglesia es como embarcarse con Jes?s para correr su misma suerte.
El mar embravecido y los vientos desatados son s?mbolo de las potencias sueltas del mar. El agua, y m?s en concreto el mar, se utilizan en la Biblia para predecir y describir las dificultades que esperan a la Iglesia, especialmente en el Apocalipsis.
El sue?o es efecto natural del cansancio, pero aqu? es ante todo un s?mbolo de la ?ausencia? de Dios.
El miedo que se reprocha no es el temor ante un peligro real sino la falta de fe en Jes?s, presente aunque dormido.
Todos estos elementos son tambi?n elementos de nuestra vida. Ser disc?pulo de Jes?s no es un privilegio para vivir mejor, protegido contra toda adversidad. No se ha prometido a la Iglesia ni a los creyentes excepciones ni privilegios. Se les ha anunciado persecuciones y tormentas. Tambi?n la seguridad de que no saldr?n vencedoras las fuerzas del mal.
?Maestro, ?no te importa que nos hundamos?? La palabra de Jes?s no se dirige primero al mar embravecido sino a los disc?pulos turbados. Antes de calmar el mar quita el p?nico: ??Por qu? sois tan cobardes? ?A?n no ten?is fe??. Son muchos los miembros de la Iglesia que se identifican bien con los disc?pulos a bordo en la tormenta del mar de Galilea.
Publicado por verdenaranja @ 22:47  | Espiritualidad
Comentarios (0)  | Enviar
Comentarios