S?bado, 27 de enero de 2007
Entrevista a Sebasti? Taltavull, director de la Comisi?n de Pastoral de la Conferencia Episcopal Espa?ola,publicada en "Iglesia Nivariense", Enero 2007 n?mero 71.

"Despu?s de una buena acogida, es importante
que haya una buena propuesta"


Carlos P?rez


Hemos iniciado el segundo trimestre del curso. Los agentes de pastoral y, entre ellos, los catequistas reemprenden su traves?a capacit?ndose, de la mejor forma, para sortear los oleajes que, sin duda, ir?n apareciendo con el tiempo. Y es que la catequesis, sigue siendo una misi?n compleja en el contexto que nos envuelve. Sin embargo, esta labor catequizadora es de las que m?s satisfacciones aportan, muchas de ellas a largo plazo, cuando un joven, un adulto, o una persona de avanzada edad, recogen los frutos que en su d?a, infatigablemente, sembr? y cuid?. Sebasti? Taltavull, director de la Comisi?n de Pastoral de la CEE, abord? con nosotros esta nueva misi?n catequ?tica.

P.- Ha venido a Tenerife para impartir un cursillo a catequistas. El mismo llevaba por t?tulo "Familia y Catequesis". ?Qu? pretendi??

R.- Principalmente, trat? de la transmisi?n de la fe a trav?s de unos m?todos muy concretos como, por ejemplo, la catequesis en familia. Por otro lado, abordarnos el despertar religioso, algo fundamental en este momento ya que se trata de empezar la iniciaci?n cristiana no a los siete u ocho a?o cuando los padres inscriben a los hijos para la primera comuni?n, sino empezar en los primeros a?os de la vida, desde el nacimiento.

P.- A menudo solemos escuchar que los padres y madres deben ser los principales catequistas. ?Realmente lo est?n siendo?

R.- Tienen que serlo obligatoriamente por-que ellos han asumido la responsabilidad de educar en la fe a sus hijos. La parroquia, los catequistas y la escuela son ayudas para los padres en su misi?n catequ?tica y no al rev?s, como a veces se cree.

P.- ?C?mo est? actualmente la preocupaci?n de los padres por la catequesis? ?Existe un convencimiento pleno de que la formaci?n cristiana es importante?

R.- Creo que se ha avanzado, no masivamente, pero s? que hay esfuerzos en todas las parroquias. Adem?s, se nota en algunas familias que son muy responsables y muy conscientes. Estamos pasando de un tipo de cristianismo de masas o de sociedad de cristiandad, a otro tipo de propuesta cristiana que parte de una actitud m?s misionera. muy directamente relacionada con cada persona. Por eso, siguen existiendo madres y padres que no valoran el proceso cristiano que un ni?o desde su m?s tierna edad tiene que hacer. A veces, vemos incluso adultos que no han crecido en la fe. Son adultos en a?os y en muchas otras cosas pero, a nivel cristiano, es una l?stima que no hayan recorrido ese mismo proceso.

P.- Una de las eternas preocupaciones de los catequistas es c?mo transmitir a Cristo de la mejor forma. ?Qu? pistas les dar?a?

R.- No se trata tanto de los medios. Estos ayudan y son instrumentos para facilitar el anuncio y la profundizaci?n pero yo dir?a que lo fundamental para la transmisi?n de la fe es el testimonio de cada uno. Lo que pasa es que el testimonio tambi?n hay que educarlo. El testimonio es expresi?n de una madurez cristiana y. fundamentalmente, se da cuando la persona pasa por la experiencia de un encuentro personal con Jesucristo. Este es el objetivo de la iniciaci?n cristiana y de toda transmisi?n de la fe. Provocar el encuentro personal con Cristo. La catequesis no es transmitir ideas, ni conceptos abstractos. La persona llega a formular bien la fe si realmente la vive en su vida y ve su trascendencia. Por lo tanto, lo importante es educar para ser testigos, a partir del encuentro personal con Cristo. Esto se hace a trav?s de la oraci?n, de la catequesis y de la experiencia de vivir en una comunidad cristiana.

P.- Los chicos y chicas de hoy d?a tienen una amplia oferta de actividades extraescolares. Muchos de ellos est?n en clases particulares, k?rate, baloncesto, f?tbol, judo, manualidades, etc. ?Priorizan las madres y padres con la catequesis en esa apretada agenda?

R.- En esto hay que ser muy serios porque creo que el problema est? en la escala de valores que tiene la familia. Si los padres valoran la formaci?n cristiana, todo lo que est? relacionado con ella tendr? un sitio prioritario en la educaci?n. Si lo consideran una actividad m?s entre tantas, puede que incluso no le lleguen a dar importancia porque ver?n que no tiene una eficacia pr?ctica, como suelen decir algunos.

P.- ?Qu? importancia tiene en todo esto el acompa?amiento?

R.- Fundamentalmente tiene que darse, por parte de las parroquias y todos los agentes de pastoral, una acogida muy cuidada y exquisita. Cuando a una persona se le acoge bien se encuentra a gusto all? donde est?. En la catequesis hay que conseguir que todos nos encontremos a gusto dentro de la comunidad cristiana; que el celebrar la fe sea un gozo, y que decir que creemos en Jes?s sea una convicci?n. Cuando esto no se da, se pierde el tiempo. Sin embargo cuando se hace con gusto el reloj no cuenta. Cuando se hace una buena acogida lo importante es que luego haya una buena propuesta. Ah? es donde entra el acompa?amiento. A una persona que le has propuesto algo, tienes que acompa?arla en todas las circunstancias de la vida. Es important?simo que el educa?dor en la fe conozca los ambientes de los j?venes por ejemplo.

P.- ?Cu?l es la misi?n de la Comisi?n de Pastoral?

R.- Va dirigida a todas las iglesias de las di?cesis de Espa?a y coordina el trabajo de los vicarios o responsables de pastoral. Precisamente, porque a partir de ellos, estamos en contacto con las di?cesis. Tambi?n hay un equipo de obispos en cada comisi?n que facilita el trabajo. Esta comisi?n tiene tres departamentos: Pastoral de la Salud, Pastoral del Sordo y Pastoral de Santuarios, Peregrinaciones y Turismo. Cada uno de estos departamentos tiene tambi?n sus encuentros nacionales, sus cursos de formaci?n, etc.

P.- ?Cu?les son los principales retos que tiene la comisi?n?

R.- La comisi?n se llama de pastoral nombre que viene del ejercicio de ser buen pastor. Creo que este es un reto para toda la Iglesia como colectivo, hacer lo que Jesucristo dijo que hici?ramos. Ser un buen pastor es no sustituir el trabajo de las personas sino andar delante, al lado, detr?s y donde haga falta, muchas veces en el silencio, pero con eficacia y proporcion?ndoles todo lo que necesitan para realizar su propia identidad y su propia misi?n. El evangelio dice una cosa muy clara cuando afirma que el buen pastor no s?lo acompa?a a las ovejas y las lleva a buenos pastos, sino que da la vida por ellas. Esto hay que hacerlo realidad en todo nuestro trabajo pastoral, en las familias, en las organizaciones de la Iglesia y en cualquier trabajo que un cristiano hace.

Otro gran desaf?o es que hay que estar muy presente en las realidades temporales para transformarlas seg?n el evangelio y anunciar expl?citamente a Jesucristo haciendo una buena y ade?cuada transmisi?n de la fe.
Publicado por verdenaranja @ 23:18  | Entrevistas
Comentarios (0)  | Enviar
Comentarios