Domingo, 28 de enero de 2007
Entrevista publicada en el Bolet?n n?mero 166, Enero-Marzo 2007 de Manos Unidas.

Bego?a de Burdos
Una presidenta enamorada
de Manos Unidas



Amar y servir

Desde el a?o 2002, cuando descubri? Manos Unidas, se entreg? en cuerpo y alma a la tarea de amar y servir a los pueblos del Sur, a las gentes del Tercer mundo; ella, como todas las presidentas de Manos Unidas, es voluntaria. Bego?a lleva muy adentro ese prioritario valor evang?lico del servicio a los dem?s en la familia, en su profesi?n y en Manos Unidas. Su jornada no tiene horas, es intensa, pero considera el "activismo" peligroso si no se contrarresta con una intensa vida espiritual. Su libro preferido, Los salmos. Sus h?roes, Teresa de Jes?s y Juan de la Cruz, adem?s de Martin Luther King.
Tambi?n, puntualiza, aquellas dos mujeres, Pilar Belosillo y Mary Salas, promotoras y organizadoras de la primera Campa?a contra el Hambre.


Siete meses lleva Bego?a de Burgos como presidenta de Manos Unidas, una de las ONG para el desarrollo m?s antiguas de Espa?a y de mayor prestigio social. Ha presidido, en circunstancias personales muy especiales, la Asamblea y las Jornadas de Formaci?n, en las que ha recibido afecto, apoyo y fuerza ilusionada. Bego?a es una malague?a transplantada a Madrid, arquitecto de profesi?n, madre de familia con cuatro hijos, a los que ha educado m?s que con palabras, que a veces no convencen, con el testimonio del ejemplo que arrastra, me dice, son-riente, mientras conversamos en su des?pacho una ma?ana soleada. No es ning?n secreto, se le nota mucho: Bego?a est? enamorada de Manos Unidas.

Es una mujer de car?cter que sabe escuchar y atender las razones del otro. Tiene gran capacidad de persuasi?n, grandes talentos y sabe mantener con ductilidad su criterio. Su trato es amable y exquisito. Se advierte en ella una rica vida espiritual.

El nombre de Manos Unidas es elocuente y atractivo, ?qui?n lo invent??

No fue ninguna idea externa, surgi? de la propia Manos Unidas. En un momento dado, se plante? la idea de adoptar un nombre que reflejara mejor la actividad que ven?amos desarrollando con nuestros hermanos m?s pobres de otros pa?ses. El Comit? Rector pidi? sugerencias al conjunto de las delegadas y, una vez recibidas, se tom? la decisi?n de adoptar el nombre y de utilizarlo conjunta-mente con el de la Campa?a contra el Hambre. Por tanto, fuimos nosotras con la participaci?n de todas las delegadas quienes acu?amos el nombre; esto mismo hacemos cada a?o con los lemas y los carteles.

?Qu? cree usted que la sociedad espa?ola conoce y desconoce a?n de Manos Unidas?

Como responsable que fui del ?rea de Comunicaci?n y Presencia P?blica me he formulado esta pregunta muchas veces. En cierta encuesta aparec?amos en tercer lugar, que no est? nada mal. Pero desde ese momento consideramos que era necesario que se conociera m?s y sobre todo m?s profundamente nuestra realidad, el estilo tan diferente que tenemos de trabajar, y los resultados tan positivos que con este estilo de hacer cooperaci?n obtiene Manos Unidas, tanto en la sensibilizaci?n de la poblaci?n espa?ola, como en las acciones de desarrollo que apoyamos en favor de los m?s desfavorecidos.

?Qu? es para usted lo m?s valioso de esta ONGD?

Que desde hace casi 50 a?os es una casa cimentada en una s?lida roca: los Evangelios y la Doctrina Social de la Iglesia, creada y sustentada en su gran mayor?a por generaciones de mujeres. Esto da un estilo propio de luchar contra el hambre y las causas que lo producen, es la forma femenina y la dimensi?n mariana de la Caridad.

Adem?s, al ser Manos Unidas una Asociaci?n P?blica de fieles tiene una nota peculiar, no act?a a t?tulo particular, sino en nombre de la Iglesia, de la cual recibe la misi?n para realizar su tarea con las personas m?s pobres de los pa?ses empobrecidos, como un ejercicio de comuni?n y corresponsabilidad en la misi?n global de la Iglesia y en la tarea que la propia Iglesia le ha encomendado. Ayudamos y palpamos lo que supone la Catolicidad, tener el coraz?n y nuestros recursos abiertos a todos, sin distinci?n de raza, pa?s o religi?n. Esto es para m? el tesoro, la perla escondida.

?Qu? le atrajo de Manos Unidas y qu? le ha impactado m?s?

Fueron y son muchas cosas; mi acerca-miento fue casual, pero hay que decir que antes de que surgiera esa oportunidad ya me atra?a su origen femenino, el poner nuestro trabajo gratuitamente al servicio de los m?s necesitados, aunque no los veamos, y su relaci?n directa con la Iglesia. Luego, surgi? la oportunidad y no lo dud?. En cuanto a lo m?s impactante, le aseguro que son las personas que hacen posible aqu? y ahora el traba-jo y la realidad de Manos Unidas. Su calidad humana, la fe en su trabajo, la dedicaci?n para que est? bien hecho, la ale?gr?a compartida cuando las cosas salen bien, como quer?amos, y la fuerza que nos anima cuando existen dificultades. A d?a de hoy, lo que m?s me impacta es que, d?a tras d?a, siga descubriendo nuevas razones para trabajar en Manos Unidas y por Manos Unidas.

?Cu?les son sus principales preocupaciones en el inicio de su mandato?

A m? me gusta m?s decir y pensar esta nueva responsabilidad como un servicio que la Asamblea General de Delegadas diocesanas de Manos Unidas me ha encomendado y, de esta manera, la Iglesia. Cuando me propusieron por primera vez ser candidata, me temblaron las piernas y eso que estaba sentada. Al coment?rselo a un amigo carmelita descalzo, me dijo: "Claro, pero si piensas que no es una obra tuya, sino de quien es, de Dios, entonces no tiene por qu?, ?l te ayudar?" Oro todos los d?as y pido discernimiento y fuerzas para seguir haciendo su obra y no la m?a. De esta manera, ver, hacer y sentir esta responsabilidad es algo as? como sentirse "de alquiler'; la propiedad no es m?a. Adem?s, me gustar?a vivir con alegr?a y desprendimiento el momento de dejar de serlo; es importante en cualquier servicio de este tipo, tan gratificante, el prepararse desde el comienzo para el momento de la despedida.

Usted recibe una ONGD consolidada en su identidad cat?lica y eclesial ?la podr? fortalecer a?n m?s? ?De qu? manera?

Lo podremos hacer en la medida en que todos queramos: en Manos Unidas las cosas se dialogan, se razonan, pero rara-mente se imponen, ya que tenemos una forma de trabajar donde lo que nos importa es el convencimiento de todos nosotros y no las imposiciones. La identidad cat?lica est? clara, pero, como dice el poeta, "se hace camino al andar" y el camino del cristiano, su vida, la de cualquier organizaci?n cristiana y que vive su cristianismo, es una carrera de fondo que dura toda la vida.

Los ?rboles crecen externamente en la medida en que crecen y profundizan sus ra?ces buscando nutrientes nuevos y fuentes puras. Eso nos pasar? a nosotros. Es el misterio de la vida, de la plenitud humana, de la vida encarnada de Dios en nosotros.

?Puede explicarnos el lema y los obje?tivos de la Campa?a de Manos Unidas para 2007?

A partir del 2007 comenzaremos a difundir y trabajar cada a?o uno de los ocho Objetivos del Milenio. Empezaremos por el segundo de ellos "Alcanzar la educaci?n primaria universal" Manos Unidas desde siempre ha estado convencida de la importancia de la educaci?n para el desarrollo integral del ser humano y de los pueblos, de ah? el peso, los recursos que aplica a sus proyectos educativos en el Tercer mundo. En 2005 se apoyaron 288 proyectos educativos, que han beneficiado a 3.716.714 personas. Tenemos que pensar que 130 millones de ni?os en edad escolar no pueden asistir a la escuela primaria y se ven privados de este derecho humano.
El lema que nos ayudar? en la sensibilizaci?n ser? "Sabes leer, ellos no; podemos cambiarlo': y pediremos a toda la sociedad que nos ayude a conseguirlo.

?Son o no son papel mojado los Objetivos del Milenio?

No basta con buenas intenciones; los gobiernos tienen que querer de verdad, estar convencidos de que cumplirlos no s?lo es bueno, sino que es el ?nico camino. Sin embargo, hay demasiados intereses creados. Es la sociedad la que tiene que exigir a sus gobiernos el cumplimiento de los compromisos adquiridos, como se ha hecho con la cuesti?n del 0,7%.

?Qu? sensaci?n le produce saber que Manos Unidas es el orgullo de la Iglesia en Espa?a, como dijo en la inauguraci?n de curso Mons. J. Jos? Omella?

En primer lugar, una enorme satisfacci?n; siempre que alguien nos dice que nosotros y nuestro trabajo, somos su orgullo, sentimos esa satisfacci?n, pero acto seguido pensamos ?menuda responsabilidad! Pero dijo algo m?s, enormemente bello, el por qu? de ello; dijo que provoc?bamos en los que nos ve?an la pregunta admirada de ?qu? les mueve... qu? les alienta para hacer lo que ha?cen y c?mo lo hacen? Yo me quedar?a con esto ?ltimo, no se puede pedir m?s... bueno, s?, seguir haci?ndolo.

?Qu? cabida tienen en Manos Unidas los no creyentes, los miembros de otras religiones cristianas o no cristianas?

El fin de Manos Unidas es la lucha contra el hambre, la deficiente nutrici?n, la miseria, la enfermedad, el subdesarrollo y la falta de instrucci?n, de forma que como dice la enc?clica Populorum Progressio: "el hombre sea por s? mismo, agente responsable de su mejora material, de su progreso moral y de su desarrollo espiritual"; no hablamos de ninguna distinci?n, como tampoco lo hacen los misioneros, principales gestores de nuestras financiaciones.

Pero adem?s se da el hecho de que llegan a Manos Unidas personas no creyentes o pertenecientes a otras religiones, que la han conocido, se han identificado con su fin y se prestan a colaborar en las tareas que realiza. Son generalmente voluntarios, que nos dedican parte de su tiempo desde un altruismo humanitario. Otros son personas que han perdido la fe, no se consideran cat?licos, o viven alejados de la Iglesia. Sin embargo se consideran de Manos Un?das, ala que dedican tiempo, dinero, energ?as, sentimientos e ilusiones.

Cuando termine su mandato, ?qu? impronta la gustar?a dejar?

Simplemente mirar hacia arriba, hacia el Due?o y pensar, sentir que he caminado por el camino adecuado. Mirar para atr?s, reconocer los signos que me hayan sido dados y comprobar que no me he desviado demasiado. Eso ser? la certeza de un trabajo bien hecho.

Mercedes Gordon
Departamento de Comunicaci?n

Publicado por verdenaranja @ 20:20  | Entrevistas
Comentarios (0)  | Enviar
Comentarios