Domingo, 28 de enero de 2007
Informe de Manos Unidas publicado en el Bolet?n n?mero 166, Enero-Marzo 2007.


Sabes leer, ellos no.
Podemos cambiarlo.


Seg?n el Informe Objetivos del Milenio 2005 de Naciones Unidas, "la educaci?n brinda opciones a los seres humanos en cuanto al tipo de vida que desean llevar; les permite, asimis?mo, expresarse con confianza en sus relaciones personales, en la comunidad y en el trabajo" Sin embargo, hay m?s de 130 millones de ni?os (Informe PNUD 2006) en edad de asistir a la escuela primaria que, al no poder acudir a ella, se ven privados de ejercer este derecho humano. Hay distintas razones, pero, en su mayor?a, se trata de ni?os procedentes de hogares pobres, cuyas madres con frecuencia tampoco han recibido educaci?n formal.

I.- T? SABES LEER, ELLOS NO.
Las p?rdidas de la falta de educaci?n


Que los ni?os y las ni?as no vayan a la escuela supone graves p?rdidas para ellos mismos y para el conjunto de la sociedad. Esta p?rdida de potencial no s?lo afecta a los ni?os. La educaci?n, especialmente de las ni?as, encierra beneficios sociales y econ?micos para toda la comunidad. Las mujeres que han recibido educaci?n tienen mayores oportunidades econ?micas y participan de forma m?s activa en la vida p?blica.
Cuando estas mujeres son madres, suelen tener menos hijos, pero m?s sanos y con m?s probabilidades de asistir a la escue?la. Las poblaciones africanas son las m?s j?venes del planeta. El gran n?mero de ni?os en edad escolar y el hecho de que una proporci?n importante de ?stos viva en zonas rurales, en las que cuentan con muy escasos recursos educativos, plan-tea problemas considerables.

Los efectos del SIDA y otras pandemias

La pandemia del SIDA es un problema muy grave que ha condicionado la crisis de la educaci?n, sobre todo en ?frica Subsahariana. S?lo en 1999, casi un mill?n de ni?os de esa regi?n se quedaron sin maestros debido a esta enfermedad, imponiendo, de este modo, una carga insostenible a muchos pa?ses en donde ya eran pocos los maestros debidamente capacitados. Adem?s, cuando un padre o una madre enferma de SIDA, con frecuencia los hijos tienen que abandonar la escuela para cuidarlos, para hacerse cargo de otras responsabilidades en el hogar o para trabajar y as? obtener el sustento para la familia. Cuando los padres o las madres mueren, sobrevienen graves dificultades econ?micas que, casi siempre, hacen que los hijos tengan que abandonar la escuela. Sin embargo, es en esos momentos cuando la educaci?n supone un elemento de estabilidad en la vida de esos ni?os. Todos los implicados reconocen, adem?s, que la educaci?n es, quiz?, la forma m?s eficaz de impedir la propagaci?n del VIH, por eso, cada vez m?s, se incluye en los planes de formaci?n, informaci?n sobre la enfermedad, sus modos de transmisi?n y las formas de prevenirla.

Pobreza y oportunidades educativas

Hay una relaci?n estrecha entre pobreza y asistencia a la escuela. As?, en todos los pa?ses en desarrollo los ni?os que provienen de las familias pertenecientes al 20% de la poblaci?n m?s acomodada tienen tres veces m?s probabilidades de asistir a la escuela que los ni?os del 20% m?s pobre. Las poblaciones ind?genas y otros grupos minoritarios son los que presentan niveles m?s bajos de asistencia a la escuela.

Una larga historia de acuerdos y declaraciones

La Declaraci?n Universal de los Derechos Humanos (1948) reconoce que "toda persona tiene derecho a la educaci?n. La educaci?n debe ser gratuita, al menos en lo concerniente a la instrucci?n elemental y fundamental. La instrucci?n elemental ser? obligatoria. La educaci?n tendr? por objeto el pleno desarrollo de la personalidad humana y el fortalecimiento del res-peto a los derechos humanos y a las libertades fundamentales; favorecer? la comprensi?n, la tolerancia y la amistad entre todas las naciones y todos los grupos ?tnicos o religiosos, y promover? el desarrollo de las actividades de las Naciones Unidas para el mantenimiento de la paz".

La importancia atribuida por la comunidad internacional a la educaci?n ha obligado al desarrollo de este derecho en sucesivas convenciones, pactos y declaraciones:

? Convenci?n Relativa a la Lucha contra las Discriminaciones en la Educaci?n (UNESCO, 1960): "Los Estados miembros en la presente Convenci?n se comprometen a formular, desarrollar y aplicar una pol?tica nacional encaminada a promover... la igualdad de posibilidades y de trato... y, en especial, a: hacer obligatoria y gratuita la ense?anza primaria"
?
? Pacto Internacional de Derechos Econ?micos, Sociales y Culturales (1966): "La ense?anza primaria debe ser obligatoria y asequible a todos gratuitamente'.'
La Declaraci?n Universal de los Derechos Humanos reconoce que toda persona tiene derecho a la educaci?n para el pleno desarrollo de la personalidad humana.

? Convenci?n sobre los Derechos del Ni?o (1989): "Los Estados miembros reconocen el derecho del ni?o a la educaci?n y, a fin de que se pueda ejercer progresivamente y en condiciones de igualdad de oportunidades ese derecho, deber?n en particular: a) Implantar la ense?anza primaria obligatoria y gratuita para todos"

? Declaraci?n Mundial sobre la Supervivencia, la Protecci?n y el Desarrollo del Ni?o (Cumbre Mundial a favor de la Infancia, 1990).

? Declaraci?n Mundial sobre Educaci?n para Todos: Satisfacci?n de las Necesidades de Aprendizaje B?sico. Conferencia Mundial de Educaci?n para Todos (Jomtien, Tailandia, 1990): "Las Necesidades B?sicas de Aprendizaje abarcan tanto las herramientas esenciales para el aprendizaje (como la lectura y la escritura, la expresi?n oral, el c?lculo, la soluci?n de problemas) como los contenidos b?sicos del aprendizaje (conocimientos te?ricos y pr?cticos, valores y actitudes) necesarios para que los seres humanos puedan sobrevivir, desarrollar plenamente sus capacidades, vivir y trabajar con dignidad, participar plenamente en el desarrollo, mejorar la calidad de su vida, tomar decisiones fundamentadas y continuar aprendiendo. La amplitud de las necesidades b?sicas de aprendizaje y la manera de satisfacerlas var?an seg?n cada pa?s y cada cultura y cambian inevitablemente con el transcurso del tiempo"

? Foro Mundial sobre la Educaci?n (Dakar, Senegal, 2000), a los diez a?os de la Declaraci?n de Jomtien.

? Objetivos de Desarrollo del Milenio (2000): "Lograr la ense?anza primaria universal para 2015" "Promover la igualdad entre los g?neros y la autonom?a de la mujer; eliminar las desigualdades entre los g?neros en la ense?anza primaria y secundaria, preferiblemente para el a?o 2005, y en todos los niveles de la ense?anza para 2015"

II.- ESTAMOS LEJOS DE LA META
Hay fortalezas y debilidades para lograr la ense?anza primaria universal. La meta relativa al objetivo en cuesti?n persigue velar por que, para el a?o 2015, los ni?os y ni?as de todo el mundo puedan terminar un ciclo completo de educaci?n pri?maria. Esta meta dispone de tres indicadores con los que se vienen evaluando los logros: la tasa de matr?cula neta en ense?anza primaria; el porcentaje de los estudiantes que comienzan el primer grado y llegan al quinto grado; la tasa de alfabetizaci?n de las personas entre los 15 y los 24 a?os.

?Qu? datos concretos nos hacen pensar si vamos o no en el buen camino de alcanzar la meta?

Seg?n el Informe Objetivos de Desarrollo del Milenio 2005, varias regiones parecen encaminarse al logro de este objetivo, como Europa Central y del Este, la Comunidad de Estados Independientes (ECE/CEI), Am?rica Latina y el Caribe. Asia Oriental y el Pac?fico, 10 a?os antes, casi han logrado el objetivo. Pero es previsible que en ?frica Subsahariana no se logre ninguno de los objetivos, y 75 millones de ni?os, un 70% de ellos en ?frica subsahariana, no ver?n respetado su derecho a recibir una educaci?n b?sica en el a?o 2015.

Cinco regiones (Asia Sudoriental, ?frica Septentrional, CEI Asia, Asia Oriental, Am?rica Latina y el Caribe) se acercan a una tasa de matriculaci?n del 100% en la educaci?n primaria. Sin embargo, en otras regiones, como ?frica Subsahariana o Asia Meridional y Ocean?a, esta cifra llega a menos del 50%. En estas regiones, como en el resto del mundo, tratar de con-seguir un aumento de la escolaridad deber? ir acompa?ado de programas de acci?n y actividades, con el fin de que ning?n
ni?o abandone la escuela y que todos reciban una educaci?n de buena calidad.

El ?frica Subsahariana ha progresado, pero todav?a tiene m?s de un tercio de sus ni?os sin escolarizar. En cinco pa?ses africanos, menos de la mitad de los ni?os en edad de asistir a la escuela primaria est?n escolarizados. Asia Meridional, Ocean?a y Asia Occidental tambi?n est?n rezagadas a este respec?to, con aproximadamente un 20% de ni?os sin escolarizar.

En cualquier caso, una cosa es estar escolarizado y otra permanecer hasta el final del ciclo. En el ?frica Subsahariana, donde viven ocho de cada diez ni?os sin escolarizar, muy poco m?s de la mitad de los ni?os llega al ?ltimo grado. En Asia Meridional, Asia Occidental y Ocean?a, la proporci?n var?a entre 60% y 75%. Los mayores progresos en cuanto a cursar toda la educaci?n primaria se han logrado en Asia Sudoriental, Am?rica Latina y el Caribe, donde m?s del 90% de los ni?os llegan al ?ltimo grado y en Asia Oriental, donde todos los ni?os terminan la educaci?n primaria.

En todas las regiones en desarrollo, con excepci?n de Am?rica Latina y el Caribe y Asia Oriental y Sudoriental, las ni-?as tienen menos probabilidades que los ni?os de seguir asistiendo ala escuela. La disparidad entre las ni?as y los ni?os a este respecto es mayor en los 22 pa?ses donde menos del 60% de la poblaci?n infantil termina la educaci?n primaria. En la mayor?a de las regiones en desarrollo, las ni?as tienen me-nos probabilidades que los ni?os de terminar la escuela. Sin embargo, la igualdad entre los hombres y las mujeres es un derecho humano y es esencial para la consecuci?n de los Objetivos de Desarrollo del Milenio.

Relaci?n entre necesidades educativas e inversi?n

Seg?n el informe de Naciones Unidas sobre los Objetivos de Desarrollo del Milenio, podemos decir que la humanidad cuenta con los medios necesarios para lograr que todos los pa?ses puedan salir de la pobreza extrema.. En los pa?ses in?dustrializados se invierten 7372 d?lares por ni?o y a?o, mien?tras que en ?frica Subsahariana, por ejemplo, se invierten 38 d?lares por ni?o y a?o, es decir, 200 veces menos.
Seg?n el Informe sobre el Estado Mundial de la Infancia 2005, lograr el objetivo de la ense?anza primaria universal, para el a?o 2015, costar?a unos 9.100 millones de d?lares al a?o, lo que supondr?a menos de 100.000 millones en los a?os que quedan. Para poner esta cifra en perspectiva, en el a?o 2003 los gastos mundiales en Defensa ascendieron a 956.000 millones de d?lares. La reducci?n de un 1% de los gastos mili-tares mundiales durante un a?o podr?a proporcionar educaci?n primaria a todos los ni?os del mundo, y una reducci?n de un 10%, en un solo a?o, servir?a para cubrir todos los costos que representa eliminar el analfabetismo a escala mundial durante el pr?ximo decenio. "Las cifras dejan algo muy claro: el mundo s? puede costear la eliminaci?n del analfabetismo" (Joseph Stiglitz, Premio Nobel de Econom?a).


III.- RESPONSABILIDAD POL?TICA Y OBLIGACI?N MORAL

La Declaraci?n del Milenio recoge la afirmaci?n de los mandatarios mundiales respecto de la responsabilidad de res-petar y defender los principios de la dignidad humana, la igualdad y la equidad de todos los habitantes del planeta, en especial de los m?s vulnerables y, en particular, de los ni?os del mundo, a los que pertenece el futuro.


La educaci?n es objetivo y motor del desarrollo

El futuro de los ni?os y ni?as de hoy, como expres? el Concilio Vaticano II (1965) al tratar el derecho a la educaci?n, exige darles la oportunidad de vivir el derecho inalienable ala educaci?n, cuyo ejercicio debe orientarse a su formaci?n integral, como personas y como miembros de comunidades en las cuales deber?n tomar parte y asumir responsabilidades. Hay que ayudar a los ni?os y a los adolescentes a prepararse "para la participaci?n en la vida social, de forma que, bien instruidos con los medios necesarios y oportunos, puedan participar activamente en los diversos grupos de la sociedad humana, est?n dispuestos para el di?logo con los otros y presten su fructuosa colaboraci?n gustosamente a la consecuci?n del bien com?n" (Decreto Conciliar sobre la educaci?n, 1).

Ampliando este pensamiento, el Papa Pablo VI, en la enc?clica sobre el desarrollo de los pueblos (1967), afirma que la-m educaci?n es, a la vez, un objetivo y un motor del desarrollo. "La educaci?n b?sica es el primer objetivo en un plan de desarrollo. Porque el hambre de cultura no es menos deprimente que el hambre de alimentos... Saber leer y escribir es tanto como volver a encontrar la confianza en s? mismo, y la convic?ci?n de que se puede progresar personalmente junto con los otros" (Populorum progressio, 35). Para lograr estos objetivos en la educaci?n, como dijo Juan Pablo II. es indispensable esp?ritu de iniciativa por parte de los mismos pa?ses que necesitan emprender su propio desarrollo. "Todo lo que favorezca la alfabetizaci?n y la educaci?n de base, que la profundice y complete es una contribuci?n directa al verdadero desarrollo" (Sollicitudo rei socialis, 44).

La finalidad y el sentido de la educaci?n es el hombre mismo
La finalidad y el sentido de la educaci?n es el hombre mis?mo que se desarrolla, se perfecciona y se convierte as? en pro?tagonista de su propio desarrollo y del desarrollo de los dem?s.

La educaci?n de las ni?as encierra beneficios para roda comunidad.

Seg?n este estudio, con una aportaci?n del 0"5 del PIB de los pa?ses desarrollados se cumplir?an todos los ODM para el 2015.
La finalidad y el sentido de la educaci?n es el hombre mismo que se desarrolla, se perfecciona y se convierte en protagonista de su propio desarrollo y del desarrollo de los dem?s.

IV.- PODEMOS CAMBIAR LA SITUACI?N Y
HACER UN MUNDO UN POCO MEJOR


En el Foro Mundial sobre la Educaci?n (2000), se aprobaron seis objetivos y los compromisos de los pa?ses donantes, que hoy son el referente de la comunidad internacional para lograr el Objetivo del Milenio:

1. Extender y mejorar la educaci?n integral de la primera infancia, especialmente para los ni?os m?s vulnerables y desfavorecidos.

2. Velar por que para el 2015 todos los ni?os, y sobre todo las ni?as y los ni?os en situaciones dif?ciles y los que pertenecen a minor?as ?tnicas, tengan acceso a una ense?anza primaria gratuita y obligatoria de calidad y la terminen.
3. Velar por que las necesidades de aprendizaje de todos los j?venes y adultos sean atendidas mediante el acceso equitativo a un aprendizaje adecuado y a programas de preparaci?n para la vida activa.
4. Aumentar en un 50% el n?mero de adultos alfabetizados para el a?o 2015, especialmente las mujeres, y facilitar a todos los adultos el acceso equitativo a la educaci?n b?sica y a la educaci?n permanente.
5. Eliminar las disparidades entre los g?neros en primaria y secundaria para el 2005 y alcanzar la igualdad de g?nero en educaci?n para el 2015, en particular garantizando a las ni?as un acceso pleno y equitativo a una educaci?n b?sica de buena calidad, as? como un buen rendimiento.
6. Mejorar todos los aspectos cualitativos de la educaci?n, garantizando los par?metros m?s elevados, para que todos consigan resultados de aprendizaje reconocidos y medibles, especialmente en lectura, escritura, aritm?tica y habilidades b?sicas para la vida.

Llevar a cabo este compromiso supone para los gobiernos donantes la puesta en pr?ctica de las siguientes medidas:

? Aumentar la financiaci?n externa de la educaci?n, y en 7articular de la educaci?n b?sica.
? Lograr prever mejor el flujo de la ayuda externa.
? Coordinar m?s eficazmente la actividad de los donantes.
? Consolidar los enfoques sectoriales.
? Intensificar y ampliar la adopci?n de medidas encamina-das a reducir la deuda o a suprimirla, y adoptar una posici?n firme en pro de la educaci?n b?sica.
? Proceder a un seguimiento m?s eficaz y regular de los avances realizados en el cumplimiento de las finalidades y objetivos de la educaci?n para todos.

Manos Unidas: 50 a?os al servicio de la educaci?n

Manos Unidas, desde hace casi cincuenta a?os, trabaja para mejorar esta situaci?n: ampliando la dotaci?n de infraestructuras y equipamiento de las escuelas; ayudando para que las familias obtengan recursos sin tener que echar mano del trabajo de los ni?os; reduciendo o eliminando los pagos escolares; proporcionando almuerzos en las escuelas; implementando la complementariedad entre la educaci?n formal y no formal; mejorando la condici?n y formaci?n de los profesores; mejorando la calidad de la educaci?n; acercando las escuelas a los hogares. En esta labor, en las ?ltimas seis Campa?as (41-46), Manos Unidas ha financiado m?s de 1.935 proyectos edu?cativos y beneficiado a cerca de 30 millones de personas.

Los proyectos educativos de Manos Unidas est?n centrados en el ser humano y orientados a su desarrollo integral y solidario, en orden a participar activamente en los diversos ?mbitos y grupos de la sociedad. De este modo damos fe de que es posible un mundo mejor donde los ni?os y las ni?as disfruten del derecho a la educaci?n primaria universal.

Departamento de Estudios y Documentaci?n de Manos Unidas


1 PNUD: Informe Invirtiendo en desarrollo: un plan pr?ctico para conseguir los Objetivos de Desarrollo del Milenio. 2005-
Comentarios (0)  | Enviar
Comentarios