Jueves, 01 de febrero de 2007
Art?culo publicado en la revista "Iglesia Nivariense" Enero 2007 n?mero 71 en la secci?n "La calle opina".

Salvador Fern?ndez


NO DESFALLEZCAMOS


En m?s de una ocasi?n he hecho m?a la frase que dice que lo que se mama en casa es lo que m?s tarde o m?s temprano termina aflorando en nuestras vidas. Y por eso es tan importante cara a nuestros hijos, a nuestra familia, a nuestros amigos y compa?eros de trabajo el no desfallecer en nuestro empe?o.

Un empe?o que, al menos en nuestra iglesia dom?stica que es la familia, cifra?mos en educar y criar a nuestros hijos en una escala de valores como es la doctrina de Jes?s, teniendo que librar la batalla diaria en un ambiente hostil en lo que a la religi?n cristiana se refiere.

Y la clave est? en el testimonio que damos no solo en el ?mbito familiar ?que es el m?s importante ya que son los m?s pr?ximos sino, tambi?n, en el profesional y social.

Es importante hablar de temas de actualidad, dialogarlos, pero m?s importante a?n es ser constantes y consecuen?tes en nuestra vida diaria.

Se dice por ah? que numerosos ni?os hacen la Primera y la Ultima Comuni?n. La Primera porque la hemos convertido ?salvo excepciones en un acto social, una fiesta muy mundana. Y la Ultima porque si nuestros hijos ven que nosotros los padres ni vamos a misa ni comulgamos terminan pasando del tema.

Si los padres somos consecuentes y nuestros hijos ven que para nosotros la eucarist?a es importante, aunque en alguna ?poca de su juventud se distancien las ofertas y tentaciones son muchas m?s tarde o m?s temprano lo mamado en casa sale a flote.
Si viven en un ambiente familiar donde se respira el mutuo respeto, donde se bendice la mesa, donde qui?n preside la Navidad no es Pap? Noel sino el Nacimiento de Jes?s, donde nos ven participando en actividades de la parroquia o de un movimiento apost?lico, o en una ONG o escribiendo preocupados por situaciones que necesitan resol-verse, o compartiendo nuestro dinero, eso lo captan y all? en el fondo de sus corazones el mensaje queda grabado para aflorar en el momento oportuno, cuando Dios quiera.

En el tiempo que nos ha tocado vivir, si no queremos desfallecer, hemos de ser constantes en la oraci?n y depositar la confianza nuestra fe, en ese Dios del que estamos convencidos no nos vas a fallar, aunque en ocasiones parezca que no ha atendido nuestra s?plica.

Que consolador es ese evangelio donde el mismo Dios nos dice "venid a Mi los que est?is cansados y agobiados que yo os aliviar?", un mensaje muy actual en un mundo donde los problemas -en especial en las familias son abundantes, situaciones que ni el dinero puede resolver: la muerte de un ser querido, el paro, un enfermo...

Y el Se?or nos vuelve a alentar y nos da la soluci?n: "pedid y recibir?is, buscad y encontrareis, llamad y se os abrir?".
Pero si nos hemos limitado a quedarnos con lo aprendido en la catequesis mucho ya olvidado- ignoraremos ese mensaje de Amor y Paz que encierra el evangelio, y la desesperanza se adue?ar? de nuestras vidas.

Y en lugar de anunciar con nuestro testimonio la gran noticia del Dios con nosotros, sembraremos un mensaje negativo, y caminaremos "como ovejas sin pastor".
Ojal? que con la celebraci?n de este nuevo Nacimiento afloren en nuestras familias las semillas del mensaje de Jes?s, del gran Sembrador, del que, con nuestros fallos, queremos ser sus testigos.

Feliz 2007 para todos.
Publicado por verdenaranja @ 0:05  | Art?culos de inter?s
Comentarios (0)  | Enviar
Comentarios