S?bado, 03 de febrero de 2007
ZENITPublicamos el discurso que dirigi? Benedicto XVI el jueves, 1 de Febrero de 2007, a los miembros de la Comisi?n conjunta internacional para el di?logo teol?gico con las Iglesias ortodoxas orientales.


Queridos hermanos en Cristo:

Con gran alegr?a os doy la bienvenida, miembros de la Comisi?n conjunta internacional para el di?logo teol?gico con las Iglesias ortodoxas orientales, con motivo de vuestra cuarta asamblea plenaria. A trav?s vuestro, env?o mi saludo fraterno a mis hermanos venerables, los pastores de las Iglesias ortodoxas orientales: Su Santidad el Papa Shenouda III, Su Santidad el Patriarca Zakka I Iwas, Su Santidad el Catolic?s Karekin II, Su Santidad el Catolic?s Aram I, Su Santidad el Patriarca Paulus, Su Santidad el Patriarca Antonios I Su Santidad Baselios Marthoma D?dimo I.

Vuestra reuni?n sobre la constituci?n y la misi?n de la Iglesia es de gran importancia para nuestro camino com?n hacia la restauraci?n de la comuni?n plena. La Iglesia cat?lica y las Iglesias orientales ortodoxas comparten un patrimonio que procede de los tiempos apost?licos y de los primeros siglos del cristianismo. Este ?patrimonio de experiencia? deber?a modelar nuestro futuro ?guiando nuestro camino com?n hacia el restablecimiento de la comuni?n plena? (Cf. ?Ut Unum Sint?, 56).

El Se?or Jes?s nos ha confiado el mandato: ?Id por todo el mundo y proclamad la Buena Nueva a toda la creaci?n? (Marcos 16,15). Muchas personas siguen esperando que se les anuncie el Evangelio para poder conocerlo. Que su sed por la Buena Nueva fortalezca nuestra determinaci?n por trabajar y rezar con diligencia por esa unidad, requerida por la Iglesia para ejercer su misi?n en el mundo, seg?n la oraci?n de Jes?s: ?para que sean perfectamente uno, y el mundo conozca que t? me has enviado y que los has amado a ellos como me has amado a m?? (Juan 17, 23).

Muchos de los vosotros ven?s de pa?ses de Oriente Medio. La dif?cil situaci?n que los individuos y las comunidades cristianas afrontan en el ?rea es motivo de profunda preocupaci?n para todos nosotros. De hecho, a las minor?as cristianas les resulta dif?cil sobrevivir en medio de este panorama geopol?tico inestable, y a menudo se sienten tentadas a emigrar. En esas circunstancias, los cristianos de todas las tradiciones y comunidades de Oriente Medio est?n llamados a ser valientes y decididos con el poder del Esp?ritu Santo (Cf. Mensaje del Papa con motivo de la Navidad a los cat?licos que viven en Oriente Medio, 21 de diciembre de 2006). ?Que la intercesi?n y el ejemplo de los muchos m?rtires y santos, que dieron un valiente testimonio de Cristo en esas tierras, sostenga y fortalezca a las comunidades cristianas en su fe!

Gracias por vuestra presencia y por vuestro continuo compromiso en el camino del di?logo y de la unidad. Que el Esp?ritu Santo os acompa?e en vuestras deliberaciones. Os imparto a todos vosotros mi bendici?n apost?lica.

[Traducci?n del original ingl?s realizada por Zenit
Publicado por verdenaranja @ 0:24  | Habla el Papa
Comentarios (0)  | Enviar
Comentarios