S?bado, 03 de febrero de 2007
Comentario al Evangelio, Mc 6,30-40, del s?bado de la Cuarta Semana del Tiempo Ordinario, sacado del libro "Ens??ame tus caminos" de Guillermo Guti?rrez.


Sentido cristiano del tiempo libre. Al regresar los disc?pulos de su primera experiencia apost?lica son sometidos a una revisi?n de vida. No les queda tiempo libre, pero un tiempo de descanso es exigencia del cuerpo y del esp?ritu. Alternar el trabajo con descanso es ley f?sica y quien no la observa pierde nervios, equilibrio ps?quico y eficacia en su trabajo. Los ap?stoles son hombres del remo y de la gleba, vulnerables sin embargo a la fatiga. Jes?s sabe que necesitan tambi?n des-canso y se lo da.

Una de las conquistas de la sociedad moderna es el descanso legal en forma de vacaciones. Son semanas codiciadas, planificadas con ilusi?n y deber?an ser vividas en plenitud. Se consumen en la modalidad m?s habitual del turismo, que por eso se ha convertido en uno de los fen?menos socialmente masivos. Juan XXIII lo inclu?a ya en su tiempo dentro del fen?meno de las migraciones masivas, que tienen su propia ra?z, su propio desarrollo y filosof?a.

Se huye de la ciudad en busca de sedantes en la naturaleza. El centro de un pa?s se centrifuga a la periferia y las fronteras se rompen para permitir el trasvase de culturas, experiencias, contactos y costumbres. Es enriquecimiento de la persona. Lo hasta ahora conocido no es necesariamente lo mejor, hay cosas buenas y bellas en otras partes y siempre se puede aprender algo de otros.

Una interpretaci?n reduccionista centrar?a el fen?meno del turismo y vacaciones en un materialismo con matices cambiantes de evasi?n, diversi?n, placer... Profundizando m?s en el fen?meno se detecta la existencia y valores del esp?ritu. El ?rbol, la roca, m?quina o animal... no necesitan turismo aunque puedan necesitar una pausa de refrigeraci?n. El hecho del turismo afirma la existencia del esp?ritu y sus valores. ?Pasaporte de la paz, factor de cultura y lazo de amistad entre los pueblos?, lo defini? Pablo VI, porque abate prejuicios, descubre riquezas y conduce a la estima de lo mejor.

?Gracias al turismo pueden los hombres injertarse en la naturaleza para encontrar serenidad, armon?a interior y disponerse mejor para un di?logo espiritual que ampl?a los horizontes de la vida espiritual y de la gracia? (Juan XXIII).
Publicado por verdenaranja @ 15:46  | Espiritualidad
Comentarios (0)  | Enviar
Comentarios