Martes, 13 de febrero de 2007
13 Febrero (ACI).- Al recibir el lunes por la tarde a los participantes del Congreso Internacional sobre el Derecho Natural promovido por la Pontificia Universidad Lateranense, el Papa Benedicto XVI critic? el llamado ?positivismo jur?dico? y se?al? que las legislaciones que desconocen el derecho natural se vuelven contra el hombre.

El Papa comenz? destacando "las grandes ventajas" del progreso tecnol?gico; pero advirti? del peligro, ?menos visible, pero no menos inquietante: el m?todo que nos permite conocer cada vez con m?s profundidad las estructuras racionales de la materia, nos hace siempre menos capaces de ver la fuente de esta racionalidad, la Raz?n creadora".

Por eso, sigui? el Santo Padre, ?es urgente reflexionar sobre el tema de la ley natural y encontrar su verdad com?n a todos los seres humanos?. ?Esta ley tiene como principio primero y general el de ?hacer el bien y evitar el mal?".

De esa verdad, se?al? el Pont?fice, ?se derivan los otros principios m?s particulares, que regulan el juicio ?tico sobre los derechos y los deberes de cada uno?.

?Este es el principio del respeto por la vida humana, desde su concepci?n hasta su ocaso natural, sin ser este bien de la vida propiedad del hombre, sino don gratuito de Dios?; dijo el Pont?fice; quien explic? que otro principio fundamental es ?el deber de buscar la verdad, presupuesto necesario de toda madurez aut?ntica de la persona?.

Benedicto XVI se?al? luego que en la exigencia de justicia y de solidaridad se expresan ?normas inderogables que no dependen de la voluntad del legislador y ni siquiera del consenso que los estados pueden prestarles. Son normas que preceden a toda ley humana: como tales, nadie las puede derogar?.

Cr?tica al positivismo jur?dico
Al respecto, Benedicto XVI explic? que ?la ley natural es el manantial del que brotan, junto a los derechos fundamentales, los imperativos ?ticos que se deben cumplir. En la actual ?tica y filosof?a del Derecho est?n ampliamente difundidos los postulados del positivismo jur?dico?.

?La consecuencia ?advirti? es que la legislaci?n se transforma a menudo solo en un compromiso entre intereses diversos: se intenta transformar en derechos intereses privados o deseos que contrastan con los deberes que se derivan de la responsabilidad social?.

?En esta situaci?n es oportuno recordar que todo ordenamiento jur?dico, tanto en el ?mbito interno como en el internacional, se funda en ?ltimo t?rmino en la legitimidad de su radicaci?n en la ley natural, en el mensaje ?tico grabado en el ser humano?, agreg?.

Por eso, ?la primera preocupaci?n de todos y, especialmente de aquellos que tienen responsabilidades p?blicas es promover la maduraci?n de la conciencia moral?.

Aplicaciones para la vida y la familia
?Todo lo dicho ?explic? el Papa? tiene aplicaciones muy concretas si se hace referencia a la familia, es decir a esa ?ntima comunidad de vida y de amor conyugal, fundada por el Creador y estructurada con leyes propias?. Ninguna ley hecha por los seres humanos puede por lo tanto subvertir la norma escrita por el Creador sin que la sociedad sufra una herida dram?tica en aquello que constituye su fundamento b?sico".

Luego, el Papa urgi?: ?siento el deber de afirmar una vez m?s que no todo lo que es cient?ficamente factible es ?ticamente l?cito ?agrega el Santo Padre?. La t?cnica, cuando reduce al ser humano a objeto de experimentaci?n, termina por abandonar al sujeto d?bil al arbitrio del m?s fuerte. Confiar ciegamente en la t?cnica como la ?nica garante del progreso, sin ofrecer al mismo tiempo un c?digo ?tico equivaldr?a a hacer violencia a la naturaleza humana con consecuencias devastadoras para todos?.

Benedicto XVI se?al? que los cient?ficos ?tambi?n deben contribuir a ayudarnos a comprender profundamente nuestra responsabilidad hacia el ser humano y hacia la naturaleza que se le ha confiado. Sobre esta base es posible desarrollar un di?logo fecundo entre creyentes y no creyentes, te?logos, fil?sofos, juristas y cient?ficos, que pueden ofrecer al legislador un material precioso para la vida personal y social?.

El Papa concluy? su discurso auspiciando que las jornadas de estudio desemboquen "no solo en una mayor sensibilidad de los expertos con respecto a la ley moral natural, sino que contribuyan a crear las condiciones para que sobre esta tem?tica se llegue a una conciencia cada vez m?s plena del valor inalienable de la ?lex naturalis? para el progreso real y coherente de la vida personal y del orden social?.
Comentarios