S?bado, 17 de febrero de 2007
?Verbum Dei, un carisma al servicio de la Palabra?.



Los congresistas que hemos participado en el Tercer Congreso General, realizado en Loeches, desde el 17 de enero hasta el 14 de febrero, queremos comunicaros las maravillas que hemos experimentado. El ?tiempo favorable?, que todos dese?bamos ha superado en mucho nuestras expectativas, y podemos afirmar un?nimemente: ?S?, grandes cosas hizo Dios con nosotros, el gozo nos colmaba!... Los que siembran entre l?grimas cosechan entre cantares. Al ir, iban llorando, llevando la semilla; al volver, vuelven cantando trayendo sus gavillas (Sal 126,3-6).

Reconocemos con gozo la intervenci?n de Dios en la historia de la Fraternidad en los ?ltimos seis a?os de nuestra historia, Dios intervino poderosamente. Ha sido un Congreso para saborear con nuevo gusto el carisma y el sentido de nuestra identidad y pertenencia en torno a lo esencial, y con ?nimo para proyectar en com?n un futuro de expansi?n misionera. Tenemos la certeza de que el Verbum Dei no es obra de hombres, sino obra de Dios; y de un Dios fiel. El ama nuestra historia, tal como es y ha sido, con sus m?s y con sus menos, con sus fracasos y logros; asume nuestro pasado, ilumina nuestros pasos, y nos se?ala un futuro prometedor, confirm?ndonos que nos quiere para el mundo de hoy.

Desde el inicio hasta el final, la presencia del Esp?ritu se hizo patente. Ven?amos con esperanza, pero tambi?n con temores. ?Reinar?a entre nosotros un esp?ritu fraterno, eclesial y un clima de di?logo, transparencia, suma y comuni?n? ?Ser?amos escuchados? ?Tendr?amos luz para esclarecer temas tan neur?lgicos como los que estaban previstos tratar en comisiones? ?Estar?amos a la altura de participar, representar y ostentar el servicio de la autoridad, como corresponde a los congresistas?

Estos y otros temores se disiparon bien pronto. Comprendimos que Dios estaba con nosotros, recreando el Verbum Dei por su Palabra. La oraci?n diaria, en torno al lema ?Verbum Dei, un carisma al servicio de la Palabra?, nos ha reconfortado, unido y unificado. Dios nos ha ido hablando, abriendo nuestros o?dos a su escucha, y prendiendo en nosotros el fuego de la misi?n. Estamos a punto para volver a echar las redes y creer en nuestro carisma y en la eficacia de la oraci?n y predicaci?n.

Ha rebrotado el valor y fuerza de la eclesialidad con una vitalidad sorprendente. Cuerda de tres cabos no es f?cil de romper (Qo 4,12). Estas palabras traducen el sentido de las tres Ramas, unidas fuertemente en la consistente cuerda de la ?eclesialidad?. El compartir, tan cercana y fraternalmente, entre misioneros, misioneras y matrimonios misioneros nos ha llenado de inmenso gozo. Hemos vivido la misma igualdad, pues hemos reconocido, en todos, la misma llamada, identidad y misi?n que unifica a los miembros de la Fraternidad en el mismo carisma.

Hemos asistido a un nuevo Pentecost?s. La presencia del Esp?ritu nos ha renovado la conciencia de ser Iglesia, la necesidad de ser ayudados por ella y la urgencia de vivir y aportar nuestro carisma responsablemente. Agradecemos la Bendici?n del Santo Padre, el mensaje de S. Enrica Rosanna, el retiro predicado por el Sr. Arzobispo, Excmo. D. Francisco P?rez y la participaci?n del Sr. Obispo de Alcal?, Excmo. D. Jes?s Catal?. ?Y c?mo no agradecer la presencia de nuestro Fundador, P. Jaime Bonet! El nos ha remitido continuamente a lo esencial de nuestra vida consagrada misionera: la presencia de la Trinidad y Mar?a, que convierte nuestros corazones en el m?s valioso sagrario.

Nos alegramos por la espiritualidad de comuni?n y el esp?ritu de colegialidad que ha reinado entre nosotros. ?Qu? bueno vivir los hermanos juntos! ?Qu? sano romper barreras y regalarnos confianza! Damos gracias a Dios por la transparencia, la paz y armon?a que hemos vivido. Suplicamos al Se?or, permanecer unidos, teniendo un solo coraz?n y una sola alma, y que este amor fraterno se viva intensamente en las comunidades, identificando en el rostro del hermano el rostro de Cristo. Creemos que es posible la comuni?n en la diversidad, pues a?n en el caso de que ?no pens?ramos igual, amamos igual?. Valoramos inmensamente el trabajo comunitario, y apuntamos a un futuro de colaboraci?n fraterna y eclesial, sea en ?mbito local como universal.

Desde aqu?, saldremos muy pronto para nuestros destinos, con muchas ganas de estar con los hermanos a quienes representamos. Compartiremos con gusto las decisiones tomadas y, m?s que nada, el fruto de la experiencia vivida, ya que no todo qued? concluido, por lo que ser? preciso seguir organiz?ndonos por comisiones. Deseamos fomentar una ?cultura de corresponsabilidad?, con mayor participaci?n, compromiso y conciencia de que pertenecemos a la generaci?n fundacional. Bien vale la pena reflexionar, redactar y transmitir nuestras vivencias del carisma en toda su amplitud. Hemos respirado aires de confianza, que nos hacen mirar al futuro con novedad. Los signos de los tiempos demandan de nosotros fidelidad creativa, para custodiar y transmitir a nuevas generaciones, el carisma de la Palabra de Dios, que tiene poder de hacer nuevas todas las cosas, y recrear hoy una nueva humanidad.

Antes de despedirnos de vosotros, queremos transmitiros el un?nime agradecimiento que los congresistas de las tres Ramas sentimos hacia el P. Miguel Angel Orcasitas, por su asistencia a la Fraternidad en estos a?os pasados, y por su colaboraci?n en el desarrollo y buena marcha de este Congreso. Tambi?n os queremos expresar que nos hemos sentido sustentados, en todo momento, por vuestra oraci?n personal y la de vuestras respectivas comunidades apost?licas. Os alegrar? saber que hemos trabajado, fundamentalmente, sobre vuestros aportes y propuestas. Os expresamos nuestra gratitud por vuestro trabajo, y a la vez, os invitamos a seguir trabajando juntos. Sinceramente, gracias y ?nimo.

Con Mar?a, Madre del Verbum Dei, estamos seguros de poder vivir el post-congreso como un ?tiempo favorable para reavivar la din?mica interior del carisma, verificar nuestra vitalidad contemplativa, fraterna y apost?lica y proyectar la Fraternidad, poniendo al d?a nuestro carisma al servicio de la Palabra?.

Loeches, 14 de febrero de 2007
Fraternit? Missionaria Verbum Dei (2007-02-16)
Publicado por verdenaranja @ 22:43  | Misiones
Comentarios (0)  | Enviar
Comentarios