Domingo, 18 de febrero de 2007
18 Febrero (ACI).- Miles de fieles se reunieron este mediod?a en la Plaza de San Pedro para rezar el ?ngelus dominical con el Papa Benedicto XVI, quien al introducir la oraci?n mariana record? que la revoluci?n cristiana del amor se consigue confiando sin reservas en la bondad misericordiosa de Dios.

?La revoluci?n del amor, un amor que no se basa en definitiva en los recursos humanos, sino don de Dios que se consigue confiando ?nicamente y sin reservas en su bondad misericordiosa?, dijo el Santo Padre al referirse al Evangelio de hoy .

Continu? diciendo que ?el amor por el enemigo constituye el n?cleo de la ?revoluci?n cristiana?, una revoluci?n que no se basa en estrategias de poder econ?mico, pol?tico o medi?tico?.

El Pont?fice hizo notar c?mo ?la propuesta de Cristo es realista, porque considera que en el mundo hay demasiada violencia, demasiada injusticia, y no se puede superar esta situaci?n si no es contraponiendo demasiado amor, demasiada bondad?.

?Este ?demasiado? ?prosigui?- viene de Dios: es su misericordia, que se ha hecho carne en Jes?s y que por s? misma puede vencer el mundo del mal con el bien, partiendo desde aquel peque?o y decisivo ?mundo? que es el coraz?n del hombre?.

Finalmente hizo un llamado a la conversi?n en vistas al tiempo de Cuaresma, pidiendo ?a la Virgen Mar?a, d?cil disc?pula del Redentor, que nos ayude a dejarnos conquistar sin reservas por aquel amor, a aprender y amar como ?l nos ha amado, para ser misericordiosos como es misericordioso nuestro Padre que est? en los cielos?.
Comentarios