Lunes, 19 de febrero de 2007
VATICANO - "La no violencia cristiana no consiste en rendirse al mal sino en responder al mal con el bien, rompiendo de tal forma la cadena de la injusticia" recuerda el Papa Benedicto XVI en el ?ngelus; llamamiento para que la v?a del di?logo lleve a superar la crisis en Guinea

Ciudad del Vaticano (Agencia Fides) - Comentando "una de las palabras m?s t?picas y fuertes de la predicaci?n de Jes?s: ?Amad a vuestros enemigos? (Lc 6,27)", contenida en el Evangelio del domingo, el Papa Benedicto XVI ha ilustrado, antes del rezo del ?ngelus del 18 de febrero, el sentido profundo de esta petici?n de Jes?s. "?Cu?l es el sentido de esta palabra suya? ?Por qu? Jes?s pide que se ame a los propios enemigos, o sea, un amor que excede las capacidades humanas? se ha preguntado el Santo Padre. "La propuesta de Cristo es realista - ha continuado el Papa -, porque tiene en cuenta que en el mundo existe demasiada violencia, demasiada injusticia, y por lo tanto no se puede superar esta situaci?n m?s que contraponiendo m?s amor, m?s bondad. Este ?m?s? viene de Dios: es su misericordia, que se ha hecho carne en Jes?s y que sola puede ?desequilibrar? el mundo desde el mal hacia el bien, a partir de ese peque?o y decisivo ?mundo? que es el coraz?n del hombre?.
El Santo Padre ha aclarado despu?s el sentido de la "no violencia cristiana", que ?no consiste en rendirse al mal -seg?n una falsa interpretaci?n del ?poner la otra mejilla? (cfr. Lc 6,29)-, sino en responder al mal con el bien (Rm 12,17-21), rompiendo de tal forma la cadena de la injusticia. Se comprende entonces que la no violencia, para los cristianos, no es un mero comportamiento t?ctico, sino un modo de ser de la persona, la actitud de quien est? as? convencido del amor de Dios y de su poder, que no tiene miedo de afrontar el mal con las ?nicas armas del amor y de la verdad". La llamada "revoluci?n cristiana" no est? basada en estrategias de poder econ?mico, pol?tico o medi?tico, sino en el amor al enemigo. "La revoluci?n del amor - ha continuado el Papa -, un amor que? que es don de Dios que se obtiene confiando ?nicamente y sin reservas en su bondad misericordiosa. He aqu? la novedad del Evangelio, que cambia el mundo sin hacer ruido. He aqu? el hero?smo de los ?peque?os?, que creen en el amor de Dios y lo difunden a?n a costa de la vida?. Antes de rezar la oraci?n del ?ngelus, el Papa ha recordado que la Cuaresma, ya pr?xima, es "tiempo favorable en el que todos los cristianos son invitados a convertirse cada vez m?s profundamente al amor de Cristo?.
Despu?s del ?ngelus el Papa Benedicto XVI ha dirigido un augurio de "serenidad y prosperidad" a todos los pueblos que celebran el a?o nuevo lunar en muchos Pa?ses del Oriente, despu?s ha dirigido su pensamiento a ?frica: "Deseo expresar mi cercan?a espiritual con un pa?s africano que est? viviendo momentos de particular dificultad: Guinea. Los obispos de esa naci?n me han expresado su preocupaci?n por la situaci?n de par?lisis social, con huelgas generales y reacciones violentas, que han causado numerosas v?ctimas. Al pedir el respeto de los derechos humanos y civiles -a?adi?-, aseguro mi oraci?n para que el compromiso com?n a recorrer la v?a del di?logo lleve a superar la crisis". (S.L) (Agencia Fides 19/2/2007; L?neas: 37 Palabras: 564)
Comentarios