Lunes, 19 de febrero de 2007
Carta de monse?or Virginio D. Bressanelli, obispo de Comodoro Rivadavia con motivo del comienzo de las celebraciones de los 50 a?os de la creaci?n de la Di?cesis de Comodoro Rivadavia

Hagan todo lo que ?L les diga, Carta del obispo de Comodoro Rivadavia


Queridos hermanos y hermana del Chubut:

Hace 50 a?os, el 11 de febrero de 1957, fiesta de Nuestra Se?ora de Lourdes, nac?a, junto a otras once Di?cesis del pa?s, la de Comodoro Rivadavia. La celebraci?n de este evento, encuentra hoy a toda la Iglesia de Chubut espiritualmente unida en torno a nuestra Madre, en el Santuario Mar?a Auxiliadora de Rawson. Desde aqu?, como Padre y Pastor de esta Iglesia Local me parece oportuno dirigirles un sencillo mensaje.

La Iglesia es la gran familia de los hijos de Dios, una familia universal, formada por creyentes de todos los pueblos, razas y lenguas. Pero es tambi?n familia cercana, integrada por todas aquellas personas que vivimos la fe dentro de un territorio encomendado por el Papa a la atenci?n pastoral de un obispo. Eso es la Di?cesis: Iglesia Local, familia cercana.

En la Iglesia Diocesana, con su historia y sus tradiciones, con las familias que la integran, con sus parroquias, comunidades religiosas, asociaciones y movimientos de apostolado, animados por el Esp?ritu Santo, vivimos la alegr?a de nuestra fe en Cristo Jes?s. En ella acogemos el don de la Palabra de Dios, recibimos la catequesis, celebramos la Eucarist?a y los dem?s sacramentos y crecemos como hijos de Dios. Bajo la gu?a de nuestros sacerdotes y con el testimonio y trabajo de los religiosos/as, consagrados y agentes pastorales laicos, nos vamos constituyendo en una comunidad eclesial viva, eucar?stica, fraterna y misionera.

Sus signos visibles son sus templos, sus capillas, sus colegios, sus obras sociales, y los 64 lugares distribuidos en todo Chubut donde Caritas presta sus servicios e implementa sus proyectos de promoci?n humana, colaborando en la construcci?n de un mundo m?s justo y feliz, socorriendo a los m?s pobres y marginados.

?No son motivos m?s que suficientes para sentirnos a gusto en esta gran familia, apoyar la Iglesia, participar en su vida y en su misi?n? En este d?a en que la Di?cesis peregrina hasta los pies de Mar?a Auxiliadora en su santuario de Rawson quiero que afiancen su sentido de pertenencia a esta Iglesia y oren por ella. Sus Bodas de Oro son ocasi?n de ocuparnos de una manera arm?nica por su crecimiento, por descubrir cada uno su vocaci?n y sus carismas, por hacerla visible de una forma m?s completa aqu? y ahora en su servicio evangelizador, en su apertura a todos los que viven junto a nosotros.

El a?o jubilar es un tiempo de gracia

Este es el tiempo oportuno para experimentar y agradecer la fidelidad del Se?or para con su Iglesia. La Iglesia que El so?? y que fund? sobre el cimiento de Pedro y de los Ap?stoles, y que llega ininterrumpidamente hasta nosotros, a trav?s de muchas vicisitudes hist?ricas, sostenida, purificada y santificada por la gracia de Jesucristo.

Por eso es para nosotros tambi?n un tiempo de renovaci?n interior y de compromiso pastoral, deseosos de ser y de responder a lo que Jes?s quiere de su Iglesia en Chubut.

Todos estamos llamados a profundizar y renovar nuestra fe cat?lica, y a reavivar la alegr?a de ser la Iglesia de Jesucristo.

Nuestro gozo nos estimula a hacer memoria de todos los hermanos, varones y mujeres que, colaborando con Cristo, d?ciles a la acci?n del Esp?ritu, se han involucrado a lo largo de estos a?os para anunciar el Evangelio a todos, y para hacer m?s digna, justa , feliz y humana la vida de todos.

La Iglesia Cat?lica ha escrito muchas p?ginas importantes de la historia de Chubut y quiere seguir siendo en esta realidad signo del amor de Dios, v?nculo de comuni?n e instrumento de salvaci?n, de promoci?n humana y de dignidad para todos los habitantes de este suelo.

Algunos signos convocantes para este a?o

Quisiera proponer a los fieles de la Di?cesis y a todos los hombres y mujeres de buena voluntad algunas metas que sean hitos o signos de este a?o jubilar. A saber:

- Priorizar la atenci?n pastoral y social de los j?venes y de la familia. Su futuro est? amenazado. Como Iglesia, desde nuestra pobreza de recursos y medios, queremos comprometernos para darles fe, esperanza, sost?n y ayuda para que construyan un futuro digno y feliz.

- Este ha de ser un A?O VOCACIONAL, para que todos encuentren su lugar y su misi?n en la Iglesia, en la sociedad y en la historia. Necesitamos muchos y santos sacerdotes, consagrados/as y laicos entregados generosamente a Dios, al anuncio del Evangelio y al servicio de los hermanos. Hay que orar mucho; pero no basta. Hay que ser capaces de entregar generosamente la vida como la entregaron Jesucristo, Mar?a y los Santos de todos los tiempos. Cada miembro de la Iglesia debe asumir la responsabilidad de la misi?n y tarea que le tocan; y todos juntos hemos de desarrollar la Pastoral Vocacional en todos sus niveles y formas.

- Les propongo tambi?n embellecer, reparar y terminar la Catedral, Templo Madre de la Di?cesis, signo visible de la unidad de nuestra Iglesia de Chubut. Es uno de los lugares m?s visitados de Comodoro Rivadavia y me gustar?a que estuviera m?s linda, mejor conservada. Es un gran desaf?o ya que es la casa de toda la Di?cesis en la que se celebran los grandes acontecimientos de esta familia cercana, la Iglesia Local.

- Asimismo tengo la ilusi?n de que comience la Escuela de Ministerios y Diaconado Permanente. Es otro gran desaf?o para afrontar la misi?n de la Iglesia de un modo m?s pleno. El primer paso ser? implementar el Seminario Catequ?stico Diocesano para dar oportunidad de formarse, de una manera sistem?tica y amplia, a todos los bautizados que lo deseen y puedan hacerlo.

- Tenemos otro desaf?o urgente como Iglesia Diocesana: la acogida cordial de tantos hermanos nuestros que desde otras provincias u otros pa?ses vienen a nuestra provincia por distintos motivos, sobretodo, de trabajo. ?Ser?a posible crear alg?n hogar de tr?nsito, especialmente en las ciudades m?s grandes?. Es una necesidad que hace a la dignidad de las personas. No puede ser que haya hermanos que deban vivir por mucho tiempo en la calle o refugi?ndose en la Terminal de ?mnibus.

Sabemos que hay otros grandes desaf?os tanto a nivel Diocesano como de Decanato o Parroquias. A lo largo del a?o los podemos compartir, evaluar e ir dando respuestas seg?n nuestras posibilidades.

Ahondemos en el sentido de nuestro lema: ?Iglesia de Chubut: Vocaci?n y Futuro?.

Los bendigo de todo coraz?n como Padre y Pastor de esta familia que celebra sus 50 a?os. Escuchemos las palabras de Mar?a: ?Hagan todo lo que El les diga?. Unidos en Cristo movidos por el Esp?ritu cantemos himnos de alabanza a Dios nuestro Padre.

Mons. Virginio D. Bressanelli scj, obispo de Comodoro Rivadavia
Publicado por verdenaranja @ 23:26  | Hablan los obispos
Comentarios (0)  | Enviar
Comentarios