Jueves, 22 de febrero de 2007
ZENIT publica la carta, difundida este mi?rcoles por la Sala de Prensa de la Santa Sede, que Benedicto XVI escribi? a monse?or Stanislaw Wielgus tras su dimisi?n como arzobispo de Varsovia.

Nombrado al frente de la archidi?cesis primada de Polonia, monse?or Wielgus, acusado de haber colaborado con los servicios secretos del pasado r?gimen comunista del pa?s, acept? tal implicaci?n y renunci? a la sede arzobispal.

El d?a previsto para su solemne ingreso en la catedral de Varsovia como arzobispo metropolita ?el pasado 7 de enero-, se confirm? que el Papa aceptaba la renuncia de monse?or Stanislaw Wielgus a la citada sede.

La Eucarist?a de ese d?a la presidi? entonces el cardenal Jozef Glemp ?administrador apost?lico de Varsovia-, cuya homil?a traz? una fuerte acusaci?n a los servicios comunistas de su pa?s. Al lado del purpurado, durante la Misa, lloraba monse?or Wielgus.


Carta de Benedicto XVI a monse?or Wielgus, arzobispo em?rito de Varsovia

Al amad?simo hermano
Arzobispo Stanislaw Wielgus

He le?do con atenci?n la preciosa carta de Vuestra Excelencia, del pasado 8 de enero, y calurosamente le doy las gracias por la confianza con la que usted ha abierto su alma ante m?, mostrando el doloroso sufrimiento de su coraz?n durante toda su vida de sacerdote y obispo, hasta la renuncia del encargo como Arzobispo de Varsovia.

En este ?ltimo per?odo he participado en sus sufrimientos y deseo asegurarle mi espiritual cercan?a y fraterna comprensi?n.

En lo relativo al pasado, soy plenamente consciente de las excepcionales circunstancias en las que usted desarrollaba su servicio, cuando el r?gimen comunista en Polonia usaba todos los medios para sofocar las libertades de los ciudadanos y de manera especial del clero.

Como Rector de la Universidad en Lublin, y como Obispo de Plock, usted ha dado prueba de la gran piedad y del profundo amor por Jesucristo y por la Iglesia.

Cuando hace un mes usted present? su dimisi?n, consciente de que la situaci?n creada no le permite iniciar el servicio episcopal con la indispensable autoridad, vi claramente en este acto una profunda sensibilidad por el bien de la Iglesia de Varsovia y de la de Polonia, y tambi?n su humildad y desapego de los cargos.

Desear?a sobre todo alentarle a proseguir con confianza y serenidad en el coraz?n. Expreso el deseo de que usted reanude de nuevo su actividad al servicio de Cristo, en la forma en que sea posible, a fin de que utilice el vasto y profundo conocimiento y piedad sacerdotal por el bien de la amada Iglesia en Polonia.

La misi?n episcopal, hoy, como en el pasado, est? marcada por el sufrimiento. Que Nuestro Se?or no deje de sostenerle con su gracia. De ayuda ser? tambi?n la amistad de los hermanos obispos y de las personas que le han conocido y estimado.

Con vivo sentimiento, record?ndole en la constante oraci?n ante el Altar del Se?or y ante la Sant?sima Virgen Mar?a, de coraz?n le imparto la especial Bendici?n Apost?lica en la esperanza de la abundante gracia del cielo.

Desde el Vaticano, 12 de febrero de 2007

[Traducci?n del texto en italiano distribuido por la sala de Prensa de la Santa Sede.]
Publicado por verdenaranja @ 21:23  | Habla el Papa
Comentarios (0)  | Enviar
Comentarios