Jueves, 22 de febrero de 2007
Desde la oficina de prensa del obispado de Tenerife se nos remite la siguiente nota:

El Tribunal Constitucional confirma la constitucionalidad de los acuerdos con la Santa Sede sobre la elecci?n de los profesores de religi?n

El Alto Tribunal se?ala que para la elecci?n de los docentes de esa materia puede tenerse en cuenta tambi?n la conducta personal

EFE - Madrid - 22/02/2007

El Tribunal Constitucional (TC) ha resuelto no admitir la cuesti?n de inconstitucionalidad de un conjunto de art?culos sobre la designaci?n de los profesores de Religi?n y el contenido de esta asignatura del Acuerdo de Ense?anza que el Gobierno y la Santa Sede suscribieron en 1979. Asimismo, el alto tribunal ha decidido desestimar la inconstitucionalidad del resto del contenido de dicho Acuerdo. El fallo del TC se produce a ra?z de la remisi?n, por el Tribunal Superior de Justicia de Canarias, del caso de una profesora de Religi?n a quien las autoridades eclesi?sticas de las islas no renovaron el contrato por mantener una relaci?n sentimental con un hombre que no era su marido, del que se hab?a separado previamente.

La docente, una vez desestim? su demanda el juzgado pertinente, recurri? al Tribunal Superior de Justicia de Canarias, que a su vez, antes de pronunciarse, elev? el caso al TC para que determinara si se ajustan a la Carta Magna los contenidos del Acuerdo sobre Ense?anza y Asuntos Culturales que el Gobierno y la Santa Sede firmaron en 1979.
Los preceptos y art?culos de ese acuerdo cuya inconstitucionalidad no ha admitido el TC son los p?rrafos tercero y cuarto del art?culo III y los art?culos IV y VII. Tambi?n analiz? la constitucionalidad del primer p?rrafo de la Disposici?n Adicional Segunda de la Ley Org?nica de Ordenaci?n General del Sistema Educativo, de diciembre de 1998.

Los apartados citados del art?culo III del Acuerdo con la Santa Sede se refieren a la designaci?n por las autoridades eclesi?sticas del personal que impartir? la ense?anza religiosa, y el art?culo IV prescribe que a la jerarqu?a de la Iglesia corresponde se?alar los contenidos de la ense?anza religiosa cat?lica, as? como proponer los libros de texto y el material did?ctico. El art?culo VII indica que la situaci?n econ?mica de los profesores de Religi?n se concertar? entre la Administraci?n central y la Conferencia Episcopal Espa?ola, mientras que la Disposici?n Adicional Segunda antes citada alude al r?gimen de contrataci?n laboral, que durar? lo que el curso escolar, "a tiempo completo o parcial".

El TC resuelve, respecto a estos aspectos, que "ha de corresponder a las confesiones la competencia para el juicio sobre la idoneidad de las personas que hayan de impartir la ense?anza de su respectivo credo". El alto tribunal considera, adem?s, que esta elecci?n no tiene por qu? ce?irse a "los conocimientos dogm?ticos o las aptitudes pedag?gicas", sino que puede extenderse a la conducta de los profesores "en la medida en que el testimonio personal" supone para la comunidad religiosa "un componente definitorio de su credo", hasta el extremo de que este supuesto es "determinante" en la cualificaci?n para la docencia.
Comentarios