Viernes, 23 de febrero de 2007
Colocamos gui?n lit?rgico para el D?a de hispanoam?rica 2007, publicado en el cuaderno para la celebaci?n de la jornada, editado por Conferencia Episcopal Espa?ola..

"LLAMADOS A SER DISC?PULOS Y
MISIONEROS EN AM?RICA"


Gui?n para la
celebraci?n lit?rgica


MONICI?N DE ENTRADA

Celebramos hoy la Jornada de Hispanoam?rica que cada a?o dedica la Iglesia en Espa?a a hacer memoria e impulsar los v?nculos de fraternidad y comuni?n con las Iglesias del continente hermano.

Este a?o concurren adem?s dos importantes eventos para recordar. Por un lado la celebraci?n de los cincuenta a?os de la ordenaci?n de los primeros sacerdotes de la OCSHA en el Seminario Hispanoamericano y, por otro, la preparaci?n de la V Conferencia General del Episcopado Latinoamericano y del Caribe, convocada por el Papa Benedicto XVI en el Santuario de Nuestra Se?ora Aparecida, Brasil, y que inaugurar? en su primera visita a Am?rica Latina. Del lema de esta Conferencia se ha tomado el lema para la Jornada de hoy: "Llamados a ser disc?pulos y misioneros en Am?rica".

Por lo dem?s la liturgia de este II Domingo de Cuaresma refuerza la invitaci?n a vivir con esp?ritu de acci?n de gracias a Dios por la gran obra evangelizadora de la Iglesia y a pedir que todos seamos fie?les a la vocaci?n recibida para ser disc?pulos y misioneros de Jes?s para la vida del mundo.

ACTO PENITENCIAL

Con la mirada de la fe puesta en Jesucristo, invocamos la misericordia del Padre sobre nosotros:

T?, el Mediador de la nueva Alianza. Se?or, ten piedad.

T?, el Hijo elegido del Padre, a quien nos manda escuchar. Cristo, ten piedad.

T?, que nos transformar?s seg?n el modelo de tu cuerpo glorioso. Se?or, ten piedad.

MONICI?N A LAS LECTURAS

Seg?n una antiqu?sima tradici?n en la liturgia del II Domingo de Cuaresma se lee el relato de la Transfiguraci?n del Se?or. El sentido de ello es claro: los disc?pulos deben ser fortalecidos con la esperanza de la resurrecci?n y de la gloria para poder soportar el esc?ndalo de la pasi?n y de la cruz de su Se?or.

Tambi?n nosotros en la vida cotidiana experimentamos la dificultad de una fe en Jes?s sin l?mites, de una esperanza sin sombras y de un amor sin fronteras. La escucha de la Palabra de Dios es la fuente de nuestra adhesi?n sincera, cordial, incondicional y gozosa a Jes?s para ser sus disc?pulos y misioneros.

Escuchemos, pues, la Palabra de Dios por medio de la cual Dios renueva su alianza con cada uno de nosotros y con su Iglesia.


SUGERENCIAS PARA LA HOMIL?A

Dios ha creado al ser humano por amor y ha hecho con ?l una alianza llam?ndole a un di?logo de amor. Dios ha sido siempre fiel a su alianza, aunque los hombres no siempre han escucha
do su palabra y muchas veces han rehusado la mistad que Dios les ofrece. Modelo de la respuesta a la alianza con Dios es Abrah?n, el padre de los creyentes.

La respuesta de amistad con Dios es tambi?n una gracia divi?na. El Padre env?a al Hijo, "compadecido del extrav?o de los hombres" (PE IV), para que ?stos vuelvan de nuevo a su alian?za. Jes?s es consciente de que para realizar esta obra de reconciliaci?n debe entregar su vida. Ante el primer anuncio a los disc?pulos de este misterio, ellos se escandalizan, no lo comprenden.

Jes?s se mantiene firme en su prop?sito, pero, conmovido por la d?bil fe en El de sus disc?pulos, lleva a orar consigo a Pedro, Santiago y Juan al monte Tabor. All? se transfigura delante de ellos, les demuestra que las Escrituras (representadas en Moi?s?s, "la ley" y El?as, "los profetas") hablan de la pasi?n del Mes??as (cf. Lc 24, 27) y les revela la gloria que a trav?s de la cruz vendr? con la resurrecci?n. La voz del Padre confirma el "?xo?do" de Jes?s, como a trav?s de su pasi?n salvadora y su resu?rrecci?n llega a la gloria de la vida eterna, y que de este modo El es el ?nico camino, verdad y vida para los hombres (cf. Jn 14, 6).

La Iglesia, comunidad de creyentes en Jesucristo, invita a todos los hombres a la escucha de la Palabra de Dios y a la participaci?n en su vida lit?rgica y caritativa para que los hombres pue?dan tomar parte de la vida de Dios en Cristo por el Esp?ritu. Del encuentro con Jes?s surge la luz que ilumina al creyente y le hace luz para el mundo (cf. Mensaje de la CAL, 1).

El cristiano es invitado constantemente a vivir el seguimiento de Cristo, a ser su disc?pulo, es decir, ser testigo de su pasi?n, de su cruz y de su resurrecci?n, con su vida de fe. De esta manera es tambi?n misionero, anunciando a los dem?s el Evangelio de Jes?s e, impulsado por la caridad de Cristo, extiende su acci?n misionera a todos los ?mbitos humanos (cf. Mensaje de la CAL, 3). Precisamente la Conferencia General del Episcopado Latinoamericano tiene como fin suscitar una aut?ntica "ola misionera" en todo el continente (Ibidem, 4).

La Iglesia en Espa?a, por una gracia especial de Dios, ha sido siempre generosa en vocaciones misioneras y particularmente hacia Am?rica Latina (Mensaje de la CAL, 4). En este d?a nos uni?mos de coraz?n a los misioneros que ejercen su labor pastoral en el continente americano, pedimos por la fidelidad de todos a la misi?n encomendada, as? como nuevas vocaciones misioneras.


ORACI?N DE LOS FIELES


Despu?s de escuchar la Palabra de Dios y profesar nuestra fe, dirij?monos con confianza al Padre, que en Jesucristo nos manifiesta su fidelidad eterna a su Alianza de amor con los hombres.

R. Padre nuestro, esc?chanos.

1. Por toda la Iglesia, para que escuchando siempre a Jes?s siga fielmente el camino de su pasi?n que conduce a los hombres a la vida eterna. Oremos.

2. Por la Iglesia en Espa?a, para que los cristianos avivemos la vocaci?n recibida en el Bautismo para ser disc?pulos y misio?neros de Jes?s y contribuyamos a la acci?n misionera en Am?rica Latina. Oremos.

3. Por todos los que tienen responsabilidades de gobierno en el mundo, para que sean sol?citos con la vida del hombre en sen?tido integral y trabajen por el desarrollo humano y social en todas sus facetas. Oremos.

4. Por todos los misioneros, para que sean testigos cre?bles de la pasi?n, muerte y resurrecci?n salvadoras de Jes?s. Oremos.

5. Por las Iglesias locales en Am?rica Latina, para que aviven la fe y el esp?ritu misionero en todos los cristianos de este conti?nente. Oremos.

6. Por los misioneros espa?oles en Am?rica, especialmente lo que cumplen el cincuentenario de su ordenaci?n, para que sigan ejerciendo su labor con generosidad y alegr?a. Oremos.

7. Por todos los que sienten la vocaci?n misionera, para que no se desalienten ante las dificultades y respondan con generosi?dad y prontitud. Oremos.

Escucha, Padre de bondad, la oraci?n de tu Iglesia, a la que man?daste escuchar a tu Hijo, que vive y reina por los siglos de los siglos. Am?n.


MONICI?N DE LAS OFRENDAS

En las ofrendas del pan y del vino de hoy, representamos tambi?n la ofrenda de nuestras vidas para que el Se?or nos conceda ser gene?rosos y fieles como los misioneros que recordamos hoy y que llevan cincuenta a?os en la misi?n.


MONICI?N DE DESPEDIDA

Hemos escuchado en el Evangelio que los disc?pulos bajaron con Jes?s del monte Tabor y le acompa?aron en su viaje a Jerusal?n; luego, despu?s de su ascensi?n, ser?an testigos de su pasi?n, muerte y resurrecci?n ante todos los pueblos.
Al concluir esta celebraci?n recibimos la gracia del env?o: la celebraci?n sacramental del misterio pascual nos capacita y compromete a ser testigos de la salvaci?n en nuestros ambientes y ante todos los hombres.

Que el SE?or, que nos conf?a la vida de todas las personas y pueblos nos ayude a ser sus disc?pulos y misioneros siempre y en todo lugar.

BENDICI?N SOBBRE EL PUEBLO Y ENV?O

Dios, que en la Transfiguraci?n de su Hijo
os ha llenado de la esperanza
os fortalezca para compartir la cruz salvadora de Jes?s,
y ser testigos de su resurreccci?n-

Am?n

Y la bendici?n de Dios Todopoderoso,
Padre, Hijo y Esp?ritu Santo
descienda sobre vosotros.

Am?n

Juan F. Mart?nez S?eez, FMVD
Colaborador del SEcretariado de la
Comisi?n Episcopal de Misiones

Publicado por verdenaranja @ 23:34  | Liturgia
Comentarios (0)  | Enviar
Comentarios