Mi?rcoles, 28 de febrero de 2007
Art?culo semanal del Padre Fernando Lorente, o.h., publicado en EL D?A el mi?rcoles 28 de Febrero de 2007 en la secci?n CRITERIOS, bajo el ep?grafe "Luz en el Camino".

Luz en el Camino Fernando Lorente, o.h. *


Reflexi?n cuaresmal: ?qu? estoy haciendo?


CON MI VIDA. La llamada y decisi?n a la conversi?n cristiana siempre evoca en nosotros el recuerdo del esfuerzo exigente y el desgarro propio de todo trabajo de renovaci?n y purificaci?n. Sin embargo, las palabras de Cristo: "Convert?os y creed en la buena noticia" nos invitan a descubrir la conversi?n como paso a una vida m?s plena y gratificante.

No faltan textos en el Evangelio que nos vienen a decir algo que nunca debemos olvidar. Aqu? tenemos unos, entre tantos: "Es bueno convertirse. Nos hace bien. Nos permite experimentar un modo nuevo de vivir, m?s sano, m?s gozoso". Y muchos de nosotros nos preguntaremos: Pero, ?c?mo vivir esa experiencia y qu? pasos debemos dar? Pues, lo primero, sin dudarlo, decididamente, es pararnos. No tengamos miedo a quedarnos a solas con nosotros mismos para hacernos las preguntas importantes de la vida, como ?stas: ?Qui?n soy yo? ?Qu? estoy haciendo con mi vida? ?Con qu? y c?mo quiero vivir? Pero estos interrogantes, por m?s sinceros que los sintamos, no bastan. Lo decisivo es no seguir enga??ndonos por m?s tiempo. Imponernos en la b?squeda de la verdad de lo que estamos viviendo. No empe?arnos en ocultar lo que somos y en parecer lo que no somos. Aqu? es cuando nos resultar? f?cil poder experimentar el vac?o y la mediocridad que tal falsamente estamos viviendo por m?s que lo disimulemos. Descubriremos ante nosotros actuaciones y posturas que est?n arruinando nuestra vida. No es esto lo que hubi?ramos querido. En el fondo, deseamos vivir algo mejor y m?s gozoso y gratificante. Todav?a algo m?s y muy importante.

Que descubrir c?mo estamos da?ando de esta forma nuestra vida no tiene por qu? hundirnos en el pesimismo o en la desesperanza. Esta conciencia de pecado es saludable. Nos dignifica y nos ayuda a recuperar la autoestima personal. No todo es malo y ruin en nosotros. Dentro de cada uno est? operando siempre una fuerza que nos atrae y empuja hacia el bien, hacia el amor, hacia la bondad. Por supuesto, la conversi?n nos exigir? introducir cambios concretos en nuestra manera de actuar. Pero la conversi?n no consiste s?lo en esos cambios, pues ella misma es el cambio. Convertirse es cambiar el coraz?n, adoptar una postura nueva en la vida, tomar una direcci?n plenamente sana en lo humano y en lo divino.

Todo creyente y no creyente puede dar pasos hasta aqu? evocados. La suerte del creyente es poder vivir esta experiencia abri?ndose confiadamente a Dios. Un Dios que se interesa por nosotros, m?s que nosotros mismos, para resolver no nuestros problemas sino "el problema", esa vida mediocre y fallida que parece no tener soluci?n.

Un Dios que nos entiende, nos espera, que nos perdona y quiere vernos vivir de manera m?s plena, gozosa y gratificante. Esto es reflexionar y vivir la cuaresma cristiana: Un tiempo decisivo para iniciar y perseverar en una nueva vida.

* Capell?n de la Cl?nica S. Juan de Dios
Publicado por verdenaranja @ 21:58  | Espiritualidad
Comentarios (0)  | Enviar
Comentarios