Jueves, 01 de marzo de 2007
VATICANO - Camino de oraci?n para la Cuaresma - La VI estaci?n del V?a Crucis: La Ver?nica enjuga el rostro de Jes?s

Ciudad del Vaticano (Agencia Fides) - Proponemos a la reflexi?n y a la meditaci?n, la VI estaci?n del V?a Crucis seg?n el esquema usado el 25 de marzo de 2005, viernes Santo, en el rito celebrado en el Coliseo.

V /. Adoramus te, Christe, et benedicimus tibi.
R /. Quia por sanctam crucem tuam redemisti mundum.

Lectura del libro del profeta Isa?as 53, 2-3
No ten?a figura ni belleza. Lo vimos sin aspecto atrayente, despreciado y evitado por los hombres, como un hombre de dolores, acostumbrado a sufrimientos, ante el cual se ocultan los rostros; despreciado y desestimado.
Del libro de los Salmos 26, 8-9
Oigo en mi coraz?n: ?Buscad mi rostro?. Tu rostro buscar?, Se?or, no me escondas tu rostro. No rechaces con ira a tu siervo, que t? eres mi auxilio; no me deseches, no me abandones, Dios de mi salvaci?n.

Meditaci?n

?Tu rostro buscar?, Se?or, no me escondas tu rostro ? (Sal 26, 8-9). Ver?nica -Berenice, seg?n la tradici?n griega- encarna este anhelo que acomuna a todos los hombres p?os del Antiguo Testamento, el anhelo de todos los creyentes de ver el rostro de Dios. Ella, en principio, en el V?a crucis de Jes?s no hace m?s que prestar un servicio de bondad femenina: ofrece un pa?o a Jes?s. No se deja contagiar ni por la brutalidad de los soldados, ni inmovilizar por el miedo de los disc?pulos. Es la imagen de la mujer buena que, en la turbaci?n y en la oscuridad del coraz?n, mantiene el br?o de la bondad, sin permitir que su coraz?n se oscurezca. ?Bienaventurados los limpios de coraz?n -hab?a dicho el Se?or en el Serm?n de la monta?a-, porque ver?n a Dios? (Mt 5, 8). Inicialmente, Ver?nica ve solamente un rostro maltratado y marcado por el dolor. Pero el acto de amor imprime en su coraz?n la verdadera imagen de Jes?s: en el rostro humano, lleno de sangre y heridas, ella ve el rostro de Dios y de su bondad, que nos acompa?a tambi?n en el dolor m?s profundo. ?nicamente podemos ver a Jes?s con el coraz?n. Solamente el amor nos deja ver y nos hace puros. S?lo el amor nos permite reconocer a Dios, que es el amor mismo.

Oraci?n

Danos, Se?or, la inquietud del coraz?n que busca tu rostro. Prot?genos de la oscuridad del coraz?n que ve solamente la superficie de las cosas. Danos la sencillez y la pureza que nos permiten ver tu presencia en el mundo. Cuando no seamos capaces de cumplir grandes cosas, danos la fuerza de una bondad humilde. Graba tu rostro en nuestros corazones, para que as? podamos encontrarte y mostrar al mundo tu imagen.

Pater noster, qui es in c?lis:
sanctificetur nomen tuum;
adveniat regnum tuum;
fiat voluntas tua, sicut in c?lo, et in terra.
Panem nostrum cotidianum da nobis hodie;
et dimitte nobis debita nostra,
sicut et nos dimittimus debitoribus nostris;
et ne nos inducas in tentationem;
sed libera nos a malo.
Pro peccatis su? gentis
vidit Iesum in tormentis
et flagellis subditum.
(J.M.) (Agencia Fides, 1/3/2007)
Publicado por verdenaranja @ 22:30  | Espiritualidad
Comentarios (0)  | Enviar
Comentarios