Viernes, 02 de marzo de 2007
VATICANO - Camino de oraci?n para la Cuaresma - La VII estaci?n del V?a Crucis: Jes?s cae por segunda vez

Ciudad del Vaticano (Agencia Fides) - Proponemos a la reflexi?n y a la meditaci?n, la VII estaci?n del V?a Crucis seg?n el esquema usado el 25 de marzo de 2005, viernes Santo, en el rito celebrado en el Coliseo.

V /. Adoramus te, Christe, et benedicimus tibi.
R /. Quia per sanctam crucem tuam redemisti mundum.

Lectura del libro de las Lamentaciones 3, 1-2.9.16
Yo soy el hombre que ha visto la miseria bajo el l?tigo de su furor. El me ha llevado y me ha hecho caminar en tinieblas y sin luz. Ha cercado mis caminos con piedras sillares, ha torcido mis senderos. Ha quebrado mis dientes con guijarro, me ha revolcado en la ceniza.

Meditaci?n

La tradici?n de las tres ca?das de Jes?s y del peso de la cruz hace pensar en la ca?da de Ad?n -en nuestra condici?n de seres ca?dos- y en el misterio de la participaci?n de Jes?s en nuestra ca?da. ?sta adquiere en la historia for-mas siempre nuevas. En su primera carta, san Juan habla de tres obst?culos para el hombre: la concupiscencia de la carne, la concupiscencia de los ojos y la soberbia de la vida. Interpreta de este modo, desde la perspectiva de los vicios de su tiempo, con todos sus excesos y perversiones, la ca?da del hombre y de la humanidad. Pero podemos pensar tambi?n en c?mo la cristiandad, en la historia reciente, como cans?ndose de tener fe, ha abandonado al Se?or: las grandes ideolog?as y la superficialidad del hombre que ya no cree en nada y se deja llevar simplemente por la corriente, han creado un nuevo paganismo, un paganismo peor que, queriendo olvidar definitivamente a Dios, ha terminado por desentenderse del hombre. El hombre, pues, est? sumido en la tierra. El Se?or lleva este peso y cae y cae, para poder venir a nuestro encuentro; ?l nos mira para que despierte nuestro coraz?n; cae para levantarnos.

Oraci?n

Se?or Jesucristo, has llevado nuestro peso y contin?as llev?ndolo. Es nuestra carga la que te hace caer. Pero lev?ntanos t?, porque solos no podemos reincorporarnos. L?branos del poder de la concupiscencia. En lugar de un coraz?n de piedra danos de nuevo un coraz?n de carne, un coraz?n capaz de ver. Destruye el poder de las ideolog?as, para que los hombres puedan reconocer que est?n entretejidas de mentiras. No permitas que el muro del materialismo llegue a ser insuperable. Haz que te reconozcamos de nuevo. Haznos sobrios y vigilantes para poder resistir a las fuerzas del mal y ay?danos a reconocer las necesidades interiores y exteriores de los dem?s, a socorrerlos. Lev?ntanos para poder levantar a los dem?s. Danos esperanza en medio de toda esta oscuridad, para que seamos portadores de esperanza para el mundo.

Pater noster, qui es in c?lis:
sanctificetur nomen tuum;
adveniat regnum tuum;
fiat voluntas tua, sicut in c?lo, et in terra.
Panem nostrum cotidianum da nobis hodie;
et dimitte nobis debita nostra,
sicut et nos dimittimus debitoribus nostris;
et ne nos inducas in tentationem;
sed libera nos a malo.
Quis non posset contristari,
Christi matrem contemplari,
dolentem cum Filio?
(J.M.) (Agencia Fides, 2/3/2007)
Publicado por verdenaranja @ 22:40  | Espiritualidad
Comentarios (0)  | Enviar
Comentarios