S?bado, 03 de marzo de 2007
Art?culo publicado en la revista "Iglesia Nivariense", n?mero 72, Febrero 2007, escrito por Carmen Luisa Gonz?lez, presidenta de la Comisi?n Diocesana de Justicia y Paz.


LA PAZ UN DON Y UNA TAREA (II)


III.- "Derechos humanos y organizaciones internacionales", "Una paz estable y verdadera presupone el respeto de los derechos humanos. Pero si ?stos se basan en una concepci?n d?bil de la persona humana, ?c?mo evitar que se debiliten tambi?n estos derechos?". Se pone as? de manifiesto la insuficiencia de una concepci?n relativista de la persona cuando se trata de justificar y defender sus derechos. "S?lo si los dere?chos humanos est?n arraigados en bases objetivas de la naturaleza que el Creador ha dado al hombre, ?stos pueden ser afirmados sin temor de ser desmentidos".

"La pervivencia de las Naciones Unidas como organizaci?n internacional recalca el Papa depende de esta legitimidad que proviene no de una concepci?n positivista del derecho o de la vida, sino de una concepci?n natural".

El Papa hace referencia a episo?dios concretos del a?o 2006: la situaci?n en el continente africano, el terrorismo y el conflicto del sur del L?bano. En este punto, reclama la vigencia del Derecho Internacional Humanitario como forma de poner unas normas que regulen el comportamiento de los beligerantes en la guerra, haciendo, de paso [en el n. 14 del Mensaje], una condena total y absoluta de la misma:

"La guerra es siempre un fracaso para la comunidad internacional y una gran p?rdida para la humanidad. Y cuando, a pesar de todo, se llega a ella, hay que salvaguardar al menos los principios esenciales de humanidad y los valores que fundamentan toda convivencia civil, estableciendo normas de comportamiento que limiten lo m?s posible sus da?os y ayuden a aliviar el sufrimiento de los civiles y de todas las v?ctimas de los conflictos".

Una grave inquietud, seg?n el Pont?fice, suscita "la voluntad, manifestada recientemente por algunos Estados, de poseerarrnas nucleares", en clara referencia a Ir?n y Corea del Norte. Recuerda, a este respecto, lo ya ense?ado por el Concilio Vaticano II en su Constituci?n pastoral Gaudium et Spes, sobre la Iglesia en el mundo actual, n. 80: "Toda acci?n b?lica que tiende indiscriminada-mente a la destrucci?n de ciudades enteras o de amplias regiones con sus habitantes es un crimen contra Dios y contra el hombre mismo que hay que condenar con firmeza y sin vacilaciones".

Al concluir el Mensaje. Benedicto XVI, nos invita a los cristianos "a hacernos firmes defensores de la dignidad humana y audaces constructores de la paz". En esta conclusi?n, se pueden encontrar resumidas, en dos frases, la centralidad de la persona de Jes?s y la revelaci?n m?xima de Dios Amor con la llamada universal de Cristo a cada persona a realizarse plenamente en el amor.

El Papa nos pide tambi?n a los cristianos que seamos "educadores para la paz". Educar para la paz es educar en el respeto a los dem?s, ense?ar a valorar las mutuas diferen?cias y dependencias, a anteponer lo com?n a lo diferente, la convergen?cia a la divergencia, el acercamiento y la colaboraci?n a la contraposici?n y al conflicto. Tenemos que sentir y hacer sentir el valor de la unidad y de la convivencia por encima de la disgregaci?n y los enfrentamientos.

No es peque?a la tarea que en este principio de a?o se nos hace asumir pero sabemos que para ello, contamos son el don del Se?or. De este modo seremos felices y haremos felices a los dem?s.

Ver:Primera parte
Publicado por verdenaranja @ 0:10  | Art?culos de inter?s
Comentarios (0)  | Enviar
Comentarios