Martes, 06 de marzo de 2007
Enmtrevista a un capell?n de hospital con motivo de la celebraci?n de la XV Jornada Mundial del Enfermo, publicado en la revista "Iglesia Nivariense", FEBRERO 2007 N? 72.

El servicio de un capell?n de hospital
Carlos P?rez

"YO S? QUE CRISTO EST? AQUI
QUE ME A YUDA Y ME DA FUERZAS"


El 11 de febrero de 2007, d?a en que la Iglesia celebra la memoria lit?rgica de Nuestra Se?ora de Lourdes, se celebr? la XV Jornada mundial del enfermo. "Una vez m?s la Iglesia vuelve sus ojos a quienes sufren y llama la atenci?n hacia los enfermos incurables, muchos de los cuales est?n muriendo a causa de enfermedades terminales", escribi? el Papa. La enfermedad conlleva inevitablemente un momento de crisis y de seria confrontaci?n con la situaci?n personal. Los avances de las ciencias m?dicas proporcionan a menudo los medios necesarios para afrontar este desaf?o, por lo menos con respecto a los aspectos f?sicos. Sin embargo, la vida humana tiene sus l?mites intr?nsecos, y tarde o temprano termina con la muerte. Esta es una experiencia a la que todo ser humano est? llamado, y para la cual debe estar preparado.


A pesar de los avances de la ciencia, prosegu?a Benedicto XVI, "no se puede encontrar una curaci?n para todas las enfermedades; por consiguiente, en los hospitales, en los hospicios y en los hogares de todo el mundo nos encontramos con el sufrimiento de numerosos hermanos nuestros". Para acercarles precisamente, el mundo hospitalario y su pastoral, hemos aprovechado un reportaje emitido recientemente por Popular TV sobre uno de los capellanes de nuestros grandes centros hospitalarios. Gabriel Morales.
Gabriel lleva casi una d?cada visitan-do enfermos y transmitiendo la medicina del evangelio desde este servicio de la Pastoral de la Salud, pero...

P.- ?C?mo es la labor del capell?n?

R.- Un d?a normal de trabajo comienza a las 8 de la ma?ana. El compa?ero que sale y el que llega desayunan juntos y conversan sobre la guardia anterior. Se dan pormenores y, luego, el que se incorpora al trabajo empieza a desarrollar una serie de tareas. Las visitas a los enfermos comienzan a las 11:30, ya que antes los hospitalizados est?n recibiendo visitas m?dicas, ase?ndose, etc. Nosotros intentamos acompa?ar al enfermo, escuchar, consolar, darle la Comuni?n, acudir a alguna urgencia, ya que a veces nos llaman de la UCI para dar la unci?n de enfermos, etc. En definitiva, una labor en la que siempre est?s activo.

P.- Entonces, es muy parecido el itinerario que realizan ustedes al del buen samaritano.

R.- S?. Hay que tener en cuenta que no s?lo sufre el enfermo, sino que tambi?n se unen en el dolor la familia y los amigos. Por lo tanto. el capell?n no ha de dar un rodeo, sino que se tiene que compadecer del que est? enfermo y de su familia.

El paciente tiene mucho tiempo para pensar y casi siempre piensa en negativo. Por lo tanto, nuestra tarea ha de ser una labor constante de ?nimo y de esperanza, para hacerle ver al enfermo que no est? solo y que su enfermedad es un camino a seguir, ya que, en definitiva, tambi?n es una forma de vivir.

P.- ?C?mo debemos afrontar el sufrimiento?

R.- Los m?dicos me dicen que los libros de medicina no curan. Se puede leer mucha teor?a sobre el comportamiento humano en la enfermedad pero luego est? la propia forma de ser. Hay personas que se rebelan contra la enfermedad y, otras, gente muy sencillita que apenas sabe leer ni escribir, que asume perfec?tamente y con una madurez encomiable su sufrimiento y su caducidad. Yo creo que se aprende a afrontar el sufrimiento en el d?a a d?a. Los que trabajamos por aqu? descubrimos que el Se?or nos abre caminos inimaginables. Son muchos lo casos de personas que cre?amos que se iban a caer, que no iban a aguantar y que, sin embargo, hoy d?a son punto de apoyo de muchos. O por el contrario, aquel que cre?amos que era todo fortaleza ahora est? hundido. Nadie nace afrontando el dolor de manera innata sino que va aprendiendo poco a poco a vivir con la enfermedad.

P.- Ustedes pasan las horas atendiendo enfermos, prestando su ayuda, su escucha, en definitiva, un servicio pastoral en el que se entregan plenamente. Pero, ?qui?n cuida al capell?n?

R.- Nos cuidamos nosotros con el Se?or. Puede parecer una respuesta aprendida porque la hemos escucha-do muchas veces, pero es as?. Nosotros no somos una ONG, estamos aqu? por el Se?or. La Pastoral de la Salud es un servicio hermoso porque atender al hermano que sufre tambi?n es estar en oraci?n. Hacer oraci?n no es s?lo rezar v?speras o laudes, sino tambi?n lo es cuando llevas al Se?or en la Eucarist?a, cuando administras la Unci?n de Enfermos, cuando tienes que "hacer tuyos" los dolores y agobios del pa?ciente cuando tienes que hacer frente a sus interrogantes, etc. Nosotros somos enviados a esta tarea por un tiempo y no nos quejamos. Si ves a cualquiera de mis compa?eros, notar?s que est?n contentos, felices con este servicio. Para nada van al hospital como si fuera un suplicio. Todos sabemos que debemos realizar nuestra misi?n de la mejor forma posible, porque no estamos tra?bajando con madera o con cualquier otro material, sino con las personas m?s d?biles de nuestra sociedad.

P.- ?C?mo afronta el capell?n la posible negativa total del enfermo a Dios?

R.- Hay preguntas que, a veces, no tienen respuestas. Por tanto, hay silencios que gritan. No siempre se tiene una respuesta para todo. Creo que en ocasiones, podemos tener respuestas infantiles o esteriotipadas ante un dolor duro como la muerte de un ni?o o de un joven. No hay respuesta para todo. Lo que si es real es que la muerte est? ah?, que la enfermedad est? ah? y que es palpable. A m? lo que me ayuda es saber que soy segui?dor de un crucificado que ha resucitado y que a los pies de la cruz estaba su madre. Muchas veces sufrimos lo incomprensible pero tenemos al lado a alguien que nos quiere y nos ayuda a luchar contra la enfermedad, la familia, los enfermeros. los m?dicos, aquel capell?n aquel sacerdote. Pero es verdad, que no siempre tienes respuesta para todo. incluso no creo que tenga respuesta la psicolog?a. Yo me he encontrado con personas que se han negado en rotundo a Dios, muy respetuosamente, eso s? pero que no quieren saber nada.

P.- ?Qu? papel juega la Virgen Mar?a en el Hospital?

R.- Yo creo que si hay un momento en el que la persona abra del todo su coraz?n, es en dolor. Tanto el enfermo como las personas que lo rodean, todos est?n esperando una palabra de esperanza. Mucha gente que viene a la capilla llora, habla, se interroga, etc. Yo creo que la Virgen sabe acoger el mensaje de cada

Mi experiencia ha sido
fant?stica. En este hospital hay
casi 4.000 personas trabajando
y tanto yo como mis
compa?eros, nos llevamos muy
bien con el resto del personal.


uno, por eso las personas entran de una manera y salen de otra cuando vienen a la capilla. En el silencio. Mar?a habla y reconforta. Muchas veces yo he llegado a la capilla cansado y con problemas y el Se?or me habla: noto la protecci?n de la Virgen. De igual forma les ocurre a muchas personas que acuden a este lugar con devoci?n, aferr?ndose a la maternidad de la Virgen de Candelaria.

P.- ?Se fomenta la ayuda religiosa desde las parroquias?

R.- Antiguamente hab?a grupos que se dedicaban a visitar enfermos. Hoy d?a es diferente porque hay que pedir permisos. A?n as? yo creo que la parroquia tambi?n se deber?a integrar, porque desde este n?cleo, a las personas se les podr?a informar de los enfermos que hay en el hospital. Yo creo que la definici?n "visitador de enfermos" est? mal aplicada, porque deber?a hablarse de cooperaci?n parroquial. No solo se visita al enfermo sino que se comparten los gozos y las sombras. Creo que la pastoral de la salud es fundamental para una parroquia porque ayuda a impulsar todos los servi?cios, desde C?ritas hasta la pastoral m?s elemental.

P.- ?C?mo es la relaci?n con los m?dicos y los enfermeros?

R.- Mi experiencia ha sido fant?stica. En este hospital hay casi 4.000 personas trabajando y tanto yo como mis compa?eros, nos llevamos muy bien con el resto del personal. De tal manera que gracias a esta relaci?n puedes ayudar a ciertas personas a que el m?dico los vea y les solucione sus dolencias.

P.- A lo largo de todo este tiempo, ?qu? testimonios destacar?as?

R.- Todos los d?as hay algo aqu? que nos indica. Justamente, antes de esta entre-vista, ?bamos bajando por las escaleras de traumatolog?a, cuando me encontr? a una doctora que me dijo: "Ya s? que pasaste ayer por una se?ora que acababa de fallecer". Efectivamente, esta mujer, creyente ten?a c?ncer. Yo la encontr? con sus familiares alrededor de la cama al llevarle la unci?n de enfermos. Su hija, tambi?n cristiana al venme me dijo: "Creernos que Dios vive. Esto s?lo es un tr?nsito". Y claro que sufr?a, es una madre que muere pero comprobar esa fe en el otro, la otra, te hace crecer a ti tambi?n, te ayuda. Estoy convencido de que Dios nos sigue dando testimonios de hombres y mujeres sencillos, que quiz?s no sepan mucho de teolog?a pero que tienen una fe inquebrantable en Jesucristo. "Creo" ?me dec?a esta chica. "Yo s? que Cristo est? aqu?, que me ayuda y me da fuerzas".
Publicado por verdenaranja @ 23:28  | Entrevistas
Comentarios (0)  | Enviar
Comentarios